10 frases de Thomas Alva Edison @alvarodabril

Thomas Alva Edison, el menor de cuatro hermanos, nació el 11 de febrero de 1847, en Milan, una pequeña población de Ohio en la que se había establecido su padre, Samuel Edison, seis años antes. Su padre tuvo que abandonar precipitadamente Canadá a consecuencia de una rebelión contra los ingleses en la que tomó parte y que terminó en fracaso. Marginada por el ferrocarril, la actividad en Milan fue disminuyendo poco a poco, y la crisis afectó a la familia Edison, que tuvo que emigrar de nuevo a un lugar más próspero cuando su hijo Thomas ya había cumplido la edad de siete años.

thomasalbaedison

Como buen emprendedor Thomas Alva Edison se mantuvo en constante movimiento y a los 10 años de edad ya tenía un laboratorio en el sótano de su casa. A los 11 empezó a vender diarios en el tren matutino que iba de Port Huron a Detroit, así como verduras, mantequilla y moras. Se puede decir que ese fue su primer negocio.

En Detroit, el tren hacia una parada de seis horas, las cuáles aprovechaba pasándolas en el salón de lectura de la Asociación de Jóvenes (después Biblioteca Gratuita de Detroit). En ese momento empezó a probar diferentes experimentos basándose en lo que leía en los libros de ciencia. Aprende telegrafía y a los 16 años abandona su casa en busca de nuevas oportunidades, época en la que pasa 5 años de vida errante de pueblo en pueblo con empleos ocasionales, hasta que a los 21 años inicia su andadura como inventor autónomo.

THOMASALBAEDISON3

THOMASALBAEDISON4En 1868, ideó un inventó: un recuento mecánico de votos que presentó en el Comité de Washington, no obstante la valoración del artilugio no fue favorable y determinaron que este tipo de aparatos favorecían el fraude en elecciones. Aún así, no se rindió y siguió buscando nuevas ideas, cuándo en 1869 en Nueva York, consiguió un empleo de condiciones muy ventajosas tras reparar una grave avería en un indicador telegráfico que señalaba los precios del oro en la Bolsa.

Ese sería el inicio de una vida de creación de más de mil inventos (durante su etapa adulta realizaba un invento cada quince días) y contribuyó a darle, tanto a Estados Unidos como a Europa, los perfiles tecnológicos del mundo contemporáneo, ya que estableció los fundamentos de la válvula de la radio y de la electrónica (el denominado efecto Edison), la lámpara incandescente, el fonógrafo y las películas, entre otros. 

El laboratorio de Menlo Park

Bien pronto se planteó Edison la construcción de un verdadero centro de investigación, una «fábrica de inventos», como él lo llamó, con laboratorio, biblioteca, talleres y viviendas para él y sus colaboradores, con el fin de realizar no importa qué investigaciones, mientras fuesen prácticas, ya fueran por encargo o por puro interés personal. Los recursos económicos no le faltaban y las proporciones de sus proyectos se lo exigían. Buscó un lugar tranquilo en las afueras de Nueva York hasta que encontró una granja deshabitada en el pueblecito de Menlo Park. Fue el lugar elegido para construir su nuevo cuartel general, el primer laboratorio de investigaciones del mundo, de donde habrían de salir inventos que cambiarían las costumbres de buena parte de los habitantes del planeta.

Su último gran invento fue el Kinetograph, cuya patente registró en 1891. Se trataba de una rudimentaria cámara de cine que incluía, sin embargo, un ingenioso mecanismo para asegurar el movimiento intermitente de la película. En 1894 Edison abrió el Kinetoscope Parlor en Broadway, Nueva York, donde un solo espectador se sentaba frente a una mirilla en una cabina de madera para ver la película, que se iluminaba desde atrás por una lámpara eléctrica. Aunque el Kinetoscope Parlor despertó inmediatamente la atención como atracción de feria, Edison no creyó nunca que fuese importante encontrar algún sistema de proyección para mayores auditorios, lo que le impidió dar el paso definitivo al cinematógrafo de los hermanos Lumière. 

La actividad de este genial inventor se prolongó más allá de cumplidos los ochenta años, completando la lista de sus realizaciones tecnológicas hasta totalizar las 1.093 patentes que llegó a registrar en vida. La arteriosclerosis, sin embargo, fue minando la salud de este inquieto anciano.

A continuación, te presentamos la recopilación de esas reflexiones que le acompañaron durante su creativa carrera.

1.  “El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración

2. “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla “

3. “Para tener una idea genial, ten montones de ellas”

4. “Yo no hice nada por accidente, ni tampoco fueron así mis invenciones; ellas vinieron por el trabajo.”

5. “Toda persona debe decidir una vez en su vida si se lanza a triunfar, arriesgándolo todo, o si se sienta a ver el paso de los triunfadores”

6. “Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito

7. “Hay una forma de hacerlo mejor -encuéntrala”.

8. “Que algo no funcione como tú esperabas no quiere decir que sea inútil”.

9. “Muéstrame un hombre satisfecho y te mostraré a un hombre fracasado

10. “Muchos fracasos ocurren en personas que no se dieron cuenta lo cerca del éxito que estuvieron”.

Author: por Dineroclub

Share This Post On

1 Comment

  1. Excelente biografia favor enviar mas ami correo cordial saludo.

    Post a Reply

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *