11 principios de marketing de Joseph Goebbels

Joseph Goebbels, Ministro de propaganda de Hittler

Joseph Goebbels, Ministro de propaganda de Hittler

Los movimientos radicales son muy negativos, la alienación mental alrededor de una causa imaginaria o racial es uno de los peores flagelos que puede vivir una sociedad. En internet se valoran muy positivamente los principios del Ministro de propaganda Nazi, Joseph Goebbels, que para mi concepto son estrategias cargadas de malas intenciones.

Hoy estudiaremos los principios de “Marketing Negativo” que utilizó Joseph Goebbels y que se utilizan aún por muchos gobiernos en el mundo.

Posiblemente para un Gobernante sea necesario utilizar estos principios, dada la naturaleza agresiva de los partidos de oposición, sea cual fuere la tendencia política. Finalmente la política se convierte en un juego de estrategias de múltiples bandos que ambicionan el mismo poder.

1.- Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo. En este caso un político puede crear una característica negativa al adversario que clásicamente puede ser “inseguridad”, “desempleo”, “explotación”. De esta manera, el gobernante toma la bandera opuesta y se convierte en el dueño de la seguridad, el empleo o el pueblo libre de opresiones económicas.

2.- Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada. Para un gobernante  o líder político de oposición, darle una característica diferente a cada opositor es muy difícil de manejar. Es más fácil agruparlos todos en una categoría como “enemigos de la paz” o “entregarán el país a los violentos”. Cada bando escogerá su propio atributo negativo para etiquetar al contrario.

3.- Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”. Un ejemplo clásico de esto, es que cuando hay recesión económica los gobernantes buscan excusas como “diferendos limítrofes”, “inmigrantes peligrosos” y otras estrategias que pretenden desaparecer los problemas reales en medio de una bruma espesa.

4.- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave. Como cuando dicen que el contrario tiene peligrosas armas prohibidas, cuando en realidad no tienen ni con qué defenderse. 

5.- Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”. Esto no tiene que explicarse demasiado: La ignorancia es el mejor negocio para muchos gobernantes porque la masa es más manipulable. La estrategia es llenar la cabeza del pueblo de información errada o carente de valor.

6.- Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”. Tanto se acusa al contrario de haber cometido una falta, que todos terminan por creer que es verdad, sin derecho al debido proceso.

josephgoebbelsadolphhittler

Joseph Goebbels en compañía de Adolph Hittler durante la segunda guerra mundial

7.- Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones. Esta es una estrategia de generar información a un volumen tan grande, que se convierte en una bola de nieve imparable para el adversario.

8.- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias. Esto consiste en demostrar una supuesta verdad, utilizando elementos circunstanciales, adornados con conclusiones malintencionadas para generar una conclusión negativa e irrefutable.

9.- Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10.- Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas. Si se quiere hablar de los opresores, algunas naciones se inventan “Imperios del mal”, “Inmigrantes radicales”, “Superioridad racial”, todo esto, para enardecer las masas e impulsarlas a realizar acciones convenientes para el partido político.

11.- Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad. De esta forma, se hacen encuestas en los medios, donde el resultado es el que un gobernante o partido opositor necesita. A las personas les encanta ser parte de una masa y pensarán lo que la mayoría supuestamente piensa.

Author: por Dineroclub

Share This Post On

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *