¿Para qué sirve vender en Amazon?

0
185

¿Destacará mi producto?

Amazon te da principalmente dos ventajas frente a iniciar la venta directamente a través de tu propia tienda online: en primer lugar es que no tienes unos costes fijos para empezar a vender, pues no necesitas crear tu tienda online, tan solo cargar tu producto en Amazon; en segundo lugar no necesitas atraer tráfico para que vean tu producto en tu tienda online, Amazon ya tiene millones de visitas diarias y tu producto será más fácilmente visible, eso sí, entre otros muchos y sin destacar tu marca (salvo que seas fabricante y vendas tus propias marcas de forma exclusiva), pues  aunque Amazon atraiga una cantidad tan grande de vistas esto no asegura que el producto que quieres vender sea visto por mucha gente.

En la misma línea, tu producto se puede perder entre muchos productos casi iguales o iguales que el tuyo, pues Amazon te pide el código EAN del producto que quieres vender para poder comparar precios y muchas veces el comprador escoge la opción más económica. Esto genera el reto de diferenciarnos,  pues aunque tu producto tenga unas características superiores a los demás, aunque sea el que tenga una mejor calidad-precio, será difícil hacerlo destacar en medio de tantos productos casi idénticos: habrá que trabajar bien las imágenes, descripciones, precio, y conseguir opiniones positivas de los compradores.

¿Vender en Amazon dará visibilidad a mi marca?

La respuesta es un no categórico. Si quieres vender productos en Amazon solo para que la gente conozca tu marca y que la próxima vez te compré directamente en tu tienda online estás cometiendo un error, ya que cuando la gente compra en Amazon, en la mayoría de los casos no se da cuenta a qué empresa le está comprando el producto en concreto.

Por tanto, Amazon es un buen instrumento para dar salida a tus productos, pero no puedes esperar que los compradores se acuerden de a quién se lo han comprado y la próxima vez vayan a tu tienda online a comprarte, más que probablemente volverán a Amazon. Pero si no necesitas dar más nombre a tu marca, si combinar la venta directa con la indirecta tiene sentido para tu negocio, si quieres probar mercados en los que no tienes presencia online y Amazon sí, Amazon puede ser tu canal, y puede aportar ventas sin tener que hacer una inversión de capital muy grande.

¿Dónde obtendré más beneficios?

Esto depende de muchos factores y en cada empresa y producto será diferente, pero sí que hay que tener algunos factores claros. Por ejemplo, Amazon se queda una parte de las ventas como comisión por su servicio, por lo que tu margen en Amazon será menor al que en principio puedas conseguir en tu propia web (además de que normalmente estás en un entorno competitivo con tendencia de precios a la baja).

Incluso en algunos mercados o productos con poco margen la comisión podría hacer que tuvieras pérdidas por cada producto vendido, y que por tanto te sea inviable como canal de ventas. Por tanto, antes de adentrarte en el mundo de Amazon tienes que hacer cuentas y ver si vender en su marketplace te podría dar más beneficios gracias a un tráfico mucho más grande o si por contrario te quedaría un margen demasiado pequeño como para ser un buen negocio.

¿Donde tendré más posibilidades para realizar marketing digital?

Claramente si quieres realizar marketing y diferenciarte, debes vender en tu propio ecommerce, porque Amazon tiene sus propios algoritmos para escoger qué  productos ve primero el comprador en función de antiguas compras, la valoración del producto, precio, etc.

En tu tienda virtual podrás presentar los productos en el orden que a ti te interese más, especificar tanto como quieras las propiedades o las características del producto, crear promociones cuando necesites, incentivar tus vendas, y sobretodo el cliente será tuyo y podrás ir creando tu base de  datos… En resumen, tendrás una libertad que Amazon ni en ningún otro marketplace tendrás. Pero volviendo al inicio tendrás que luchar por cada visita que tengas en tu web.

En resumen:

Amazon es en muchas ocasiones un muy buen canal para dar salida a los productos de tu empresa, pero siempre dependerás de su plataforma y cualquier cambio que pueda realizar en su algoritmo o política podría afectar a tus productos y que tus ventas bajaran significativamente. Además el margen que obtendrás por venta siempre será más pequeño que vendiendo directamente, y tus compradores serán clientes de Amazon, no tuyos.

Si eres además un distribuidor o detallista más, tus productos los venderán con toda probabilidad otros muchos vendedores, no tendrás diferenciación y competirás a precio, incluso con la propia Amazon que también vende directamente.

Pero todos estos puntos negativos se puede contrarrestar si te sabes mover con precios competitivos y aquellos productos que sabes y puedes trabajar bien, no con todos, de forma que puedas conseguir ventas con una inversión pequeña. Por otro lado, tu propia web de ecommerce es un proyecto a medio-largo plazo y requiere una inversión importante de tiempo y dinero pero te permitirá crear un branding del cual te sientas orgulloso, tus compradores serán clientes tuyos y podrás ir haciendo base de datos para comunicarles directamente, y serás libre de crear las estrategias de marketing que tu negocio necesite sin tener que depender de nadie.

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí