Consideraciones al momento de distribuir porcentajes con un capitalista

0
250

Calcular el porcentaje justo en distribución de sociedades es un asunto muy complejo, porque cada parte tiene unas ambiciones y expectativas diferentes. Este tema es extenso y tiene muchas aristas.  Pero en este artículo reflexionaremos sobre varios aspectos que debes tomar en cuenta cuando te enfrentes a la situación de una sociedad al 50% en donde uno pone el dinero y el otro pone el trabajo o el conocimiento.

Aspectos a tomar en cuenta:

  1. Lo primero es que te olvides de este mito: “Las sociedades al 50% son las más justas”.  El mito NO es cierto.
  2. Las sociedades justas son las sociedades en las cuales los aportes son valorados al precio de mercado, en el mejor de los casos o a un precio justo y las acciones se distribuyen de acuerdo con el valor de esos aportes individuales.
  3. Antes de invertir en un nuevo negocio debes tener claro el Flujo de Caja que tendrá ese negocio a través del tiempo.  Lo usual son proyecciones a doce meses.  Lo ideal son proyecciones a cinco años.   En este flujo proyectas los ingresos y los egresos de caja estimados para obtener el flujo neto de caja mensual, que determinará tus necesidades de capital y la recuperación del dinero invertido.
  4. Antes de invertir y de comenzar un nuevo negocio debes tener claro el capital de inversión inicial: instalaciones, maquinaria, equipo, inventarios y capital de trabajo.  El capital incluye las necesidades de dinero para cubrir el crédito a los clientes, las planillas de los trabajadores y los gastos de los primeros meses hasta que la empresa alcance el punto de equilibrio.
  5. El socio que pone el capital o dinero para las primeras compras debe tener claro que ese dinero ya no es de él, pasa a ser propiedad de la empresa.  No debe esperar que se le devuelva, como se le devolvería un préstamo.  A este socio se le pagarán utilidades cuando la empresa las empiece a producir.
  6. El socio que aporta una idea de negocios, pero no aporta trabajo ni dinero, debe negociar con sus socios el valor de esa idea, de ese conocimiento y de ese producto.  De igual forma no debe esperar recibir a cambio una mensualidad por ese conocimiento.  Él recibirá utilidades cuando la empresa las empiece a generar.
  7. El socio que aporta trabajo NO puede esperar recibir un salario de acuerdo con la profesión, la posición privilegiada de socio o por su presupuesto familiar personal.  Tampoco puede esperar un salario por ser “los ojos del dueño en la empresa”.  El socio que trabaja debe esperar un salario de acuerdo con el puesto que desempeñe propiamente en la empresa.  La mejor forma de estimar ese salario, es saber cuál sería el salario que se pagaría a una persona capaz y competente en el mercado para ocupar ese puesto.  El socio que trabaja debe cumplir las normas de horarios y desempeño de cualquier otro trabajador.
  8. ¿Cómo paga las acciones el socio que trabaja?  Generalmente el socio que trabaja no tiene dinero para invertir o tiene poco.  La cantidad de acciones que desea adquirir las puede pagar de dos formas:

a. Dejando una parte de su salario, cada mes como pago de esas acciones.

b. No retirando utilidades cuando empiecen a girarse, hasta pagar el valor de las acciones.

Pasos para establecer el porcentaje de acciones

La forma correcta de establecer el porcentaje de acciones en una nueva sociedad se logra siguiendo este orden:

PASO #1:

Calculen el capital de inversión inicial que será necesario para montar la empresa: instalaciones, maquinaria, equipo, permisos, gastos legales, gastos de organización, marcas, diseños, etc.

PASO #2:

Establezcan un valor a la idea de negocios o al producto que estará aportando uno de los socios a la empresa.  Esta valoración es una actividad que debería realizar un experto, pero lo socios pueden hacerlo estimando las ventas o las ganancias potenciales.   Valorar este aporte es tan importante como estimar la inversión inicial.

PASO #3:

Definan el puesto que ocupará el socio que aportará trabajo.  Definan las obligaciones y responsabilidades de ese puesto, igual como si estuvieran contratando a un particular.  Luego establezcan el salario que ganará ese socio mientras trabaje en la empresa.

PASO #4:

Elaboren el Flujo de Caja proyectado a 12 meses o, mejor aún, a 5 años.   En el mismo muestren los ingresos y egresos que se estiman para la empresa.  Siempre sugiero al menos dos escenarios: uno optimista y otro más conservador.

PASO #5:

Definan y escriban un acuerdo sobre la forma en que serán distribuidas las utilidades cuando la empresa empiece a generarla.  Cómo se distribuirán las utilidades y cada cuándo debe hacerse.

PASO #6:

Definan un capital social inicial y la cantidad de acciones u cuotas que lo representarán.  Un ejemplo:  cien mil dólares es el capital social y estará representado por 100 acciones de 1,000 dólares cada mes.    Tomen en cuenta que no siempre todo el aporte de capital inicial será aportado como capital social.  Los socios podrían acordar que una parte de ese aporte será devuelta a los socios.

PASO #7:

Luego deben sumar los aportes que cada socio estará haciendo a la empresa: efectivo aportado, propiedad intelectual (ideas o productos), o trabajo en especie (el salario que no retirará el socio que trabaje).  Estas partidas se suman y se calcula el porcentaje.  Sucede con frecuencia que el socio que invierte capital resulta “favorecido” con un porcentaje mayor y que el que trabaja con menos, porque no puede dejar una suma muy alta de su salario.  En este punto comienzan a surgir los conflictos; pero es mejor ahora que después, cuando ya la empresa tenga muchos años en marcha.

El porcentaje de los que tienen menos aporte se puede mejorar, acordando devolver al socio que invierte capital una parte de su dinero, reconociendo una tasa de interés como si fuera un préstamo.  También se puede mejorar, generando en la empresa una cuenta por cobrar a los socios, que luego pagarán de la forma en que se acuerde: sea con un pago mensual o mediante retención de utilidades.

“Elaboren un documento o acta en donde todos estos acuerdos queden por escrito.  Cuanto más detallado mejor.  Todos firman el documento y cada uno se queda con una copia.  Algunos de estos acuerdos formarán luego parte de la constitución de la sociedad, pero el documento original será como el estatuto de la sociedad.”

Esperamos que en los comentarios, nos compartas tu experiencia y opiniones sobre este importante tema para todo Empresario.

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí