Medina Azahara, la ciudad más bella del mundo que existió menos de 100 años

0
382

Medina Azahara, castellanización del nombre en árabe, مدينة الزهراء Madīnat al-Zahrā’ (“la ciudad brillante”), fue una ciudad palatina o áulica que mandó edificar Abderramán III (Abd al-Rahman III, al-Nasir) a unos 8 km en las afueras de Córdoba en dirección oeste, más concretamente, en Sierra Morena.

Cosas que ni te imaginas de Medina Azahara

1. Es uno de los mayores yacimientos arqueológicos de España

El Conjunto Arqueológico de Medina Azahara es uno de los yacimientos más grandes de España y uno de los más representativos de Europa de época medieval. Su forma es rectangular y sus dimensiones son, aproximadamente, 1.515 metros por 745 metros, con una superficie intramuros de unas 112 hectáreas. Además, Medina Azahara está considerada uno de los complejos monumentales más originales de la arquitectura andalusí y del arte islámico.

2. Sólo un 10% del yacimiento está a la vista

Uno de los datos más impresionantes sobre Medina Azahara es que lo que podemos ver cuando lo visitamos supone tan sólo el 10% de la extensión del primitivo conjunto califal, una ciudad palatina del siglo X cuyo carácter excepcional reside en haber mantenido ocultos e inalterados en su integridad sus restos, en uno de los momentos de mayor plenitud de la arquitectura y la cultura andalusí.

3. Medina Azahara significa ‘la ciudad brillante’

La ciudad de Medina Azahara fue mandada a construir por el primer califa de Al-Andalus, el califa omeya Abd al-Rahman III a tan sólo 8 kilómetros al oeste de la antigua Córdoba. El califa la bautizó como Madinat al-Zahra, que en árabe significa ‘la ciudad brillante’. Por este motivo, el eslogan de la campaña para la candidatura a Patrimonio Mundial es ‘Medina Azahara, ciudad califal. Enamórate de la ciudad que brilla’.

4. Una ciudad creada para escenificar, mostrar y simbolizar el poder del Califa

Frente a la versión legendaria de que fue una ciudad creada por el amor del califa hacia una de sus favoritas, la investigación revela que responde a un acto simbólico, con antecedentes en el mundo islámico, de crear una nueva capital, representativa de una nueva situación política mediante la cual Abd al-Rahman III pretende reforzar su autoridad frente al coetáneo califato fatimí, que se encontraba en expansión en el norte de África.

5. Fue una de las ciudades más impresionantes del mundo

Las ruinas ya nos dan una idea de la envergadura y la espectacularidad de la antigua Madinat Al-Zahra. Grandes jardines, salas preciosamente decoradas, vistosas fuentes y estanques y espectaculares arcadas hicieron de ella una especie de Versalles de la época, hasta el punto de que muchos autores árabes llegaron a concluir que Medina Azahara era una de las ciudades más impresionantes jamás construidas por el hombre.

6. Embajadores de todo el mundo la visitaron

El Salón Rico, denominado así por la riqueza de su decoración, se erige en una posición central dentro de la ciudad y fue el lugar en el que se recibía a las embajadas extranjeras. Así, comitivas procedentes de los reinos cristianos del norte de la Península, del Imperio Romano Germánico, de Bizancio y, sobre todo, del Magreb desfilaron por la ciudad califal y contemplaron su opulencia, extendiendo después por todo el mundo la imagen de una ciudad poderosa e impresionante para el viajero.

7. Pasó del esplendor al olvido en menos de un siglo

La ciudad de Medina Azahara fue construida en torno al año 936 como símbolo de la grandeza y el esplendor del reinado del califa. Sin embargo, fue destruida tan sólo unas décadas después fruto de las guerras que terminaron con la dinastía de los Omeyas en Al-Andalus, entre los años 1010 y 1013, tal y como se revela en diversas crónicas de la época.

8. Madinat Al-Zahra frente a Madinat Al-Zahira

Almanzor, primer ministro de Hisham II, que se hizo con el control de facto del califato tras la muerte de al-Hakam II, debido a la minoría de edad del heredero, construyó su propia ciudad palatina, llamada Madinat al-Zahira. Situada al este de Córdoba, hasta hoy no ha podido ser encontrada y en su momento llegó a hacer sombra a la mismísima Madinat al-Zahra.

9. Una ciudad perdida en el tiempo

Tras la destrucción de Madinat al-Zahra, las ruinas fueron sometidas a un prolongado expolio, incluso en época cristiana, los sillares de las murallas y otros edificios se extrajeron para ser reaprovechados en nuevas construcciones en Córdoba. Poco a poco la vegetación acabó cubriendo de manera total su extensión y se olvidó donde se ubicaba Medina Azahara. No es hasta mediados del siglo XIX, cuando se recupera la memoria histórica de la ubicación de la mítica ciudad.

10. El logo de la campaña se inspira en los arcos de Medina

Para la candidatura de Medina Azahara a Patrimonio Mundial de la Unesco, se ha diseñado una campaña de imagen basada en un logo que simula los tres arcos de herradura entrelazados que se repiten en muchas de las construcciones de la ciudad, en concreto, los de la puerta de la ‘casa de Yafar’. El color básico es el propio color rojo característico de los arcos y, junto al logo, aparece el título de la candidatura ‘Medina Aza-hara, ciudad califal’.

Sobre la ciudad

Los principales motivos de su construcción son de índole político-ideológica: la dignidad de califa exige la fundación de una nueva ciudad, símbolo de su poder, a imitación de otros califatos orientales y sobre todo, para mostrar su superioridad sobre sus grandes enemigos, los fatimíes de Ifriqiya, la zona norte del continente africano. Además de oponentes políticos, lo eran también en lo religioso, ya que los fatimíes, chiíes, eran enemigos de los omeyas, mayoritariamente de la rama islámica suní.

La cultura popular también dice que fue edificada como homenaje a la mujer favorita del califa: Azahara.

El yacimiento arqueológico de Medina Azahara está declarado Bien de interés cultural en la categoría de monumento desde el año 1923. El 27 de enero de 2015 «Madínat al-Zahra» fue inscrito en la Lista Indicativa de España del Patrimonio de la Humanidad, en la categoría de bien cultural (nº. ref 5978).

El 12 de enero de 2017 se registró el documento definitivo de la candidatura de la ciudad para formar parte de la Lista de Patrimonio de la Humanidad,​ siendo declarada oficialmente como Patrimonio de la Humanidad el 1 de julio de 2018.​ En 2016 recibió 181.653 visitantes, siendo el cuarto espacio cultural más visitado de la ciudad de Córdoba.

Está situada a unos 8 kilómetros al oeste de Córdoba, en las últimas estribaciones de Sierra Morena, en la ladera del Yabal al-Arus, frente al valle del Guadalquivir y orientada de norte a sur, sobre un espolón de la sierra, entre dos barrancadas, que se adentra en la campiña se encuentra Medina Azahara o Madínat al-Zahra. Ha sido calificada como el Versalles de la Edad Media.

Fue elegida por los extraordinarios valores del paisaje, permitiendo desarrollar un programa de construcciones jerarquizadas, de tal manera que la ciudad y la llanura extendida a sus pies quedaban física y visualmente dominadas por las edificaciones del Alcázar. Su implantación en el territorio generó una red viaria e infraestructuras hidráulicas y de abastecimiento para su construcción, conservada en parte hasta la actualidad en forma de restos de caminos, canteras, acueductos, almunias y puentes.

Aprovechando perfectamente el desnivel del terreno, la ciudad palatina de Medina Azahara fue distribuida en tres terrazas; el recinto de la ciudad adopta un trazado rectangular, frente a la idea laberíntica y caótica característica del urbanismo musulmán.

De 1500 m de lado en sentido este-oeste y unos 750 m de norte a sur, se ve tan sólo deformado en el lado norte por las necesidades de adaptación a la difícil topografía del terreno. La topografía jugó un papel determinante en la configuración de la ciudad. Su emplazamiento sobre la falda de Sierra Morena permitió diseñar un programa urbano, en el que la ubicación y la relación física entre las distintas construcciones resultaran expresivas del papel de cada una de ellas en el conjunto del que forman parte: El palacio se ubica en la parte más alta, escalonando sus edificaciones por la ladera de la montaña, en una situación de clara preeminencia sobre el caserío urbano y la mezquita aljama, extendidos por la llanura.

Siguiendo la disposición en terrazas encontramos que la primera corresponde a la zona residencial del califa, seguido por la zona oficial (Casa del Ejército, cuerpo de guardia, Salón Rico, dependencias administrativas, jardines…) para finalmente albergar a la ciudad propiamente dicha (viviendas, artesanos…) y la Mezquita Aljama, separadas de las dos terrazas anteriores por otra muralla específica para aislar el conjunto palatino.

La investigación, ha revelado una morfología urbana caracterizada por la existencia de grandes áreas no edificadas, vacíos que se corresponden con todo el frente meridional del Alcázar, garantizando así su aislamiento y el mantenimiento de su apertura visual sobre el paisaje de la campiña creando un paisaje idílico. De hecho, los únicos espacios edificados en este nivel inferior son dos amplias franjas extremas: la occidental, con una trama urbana de ordenación ortogonal, y la oriental, con un urbanismo menos rígido.

medidas: 1539 x 2048tamaño: 3 MB formato: JPEG

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí