Apple podría producir sus iPhone fuera de China

0
366

Colabóranos con un “Me gusta” en esta página si el artículo te ha parecido interesante y compártelo en tus redes sociales favoritas.

El grupo taiwanés Foxconn, responsable de ensamblar el iPhone y el iPad de Apple, dijo ayer que está preparado para trasladar a otros países la producción que ahora concentra en China si la guerra comercial con EEUU continúa, pero esto no puede hacerse antes de 2020. 

Hon Hai Precision Industry Co., Ltd. (en chino tradicional, 鴻海精密工業股份有限公司; en chino simplificado, 鸿海精密工业股份有限公司; pinyin, Hónghǎi Jīngmì Gōngyè Gǔfèn Yǒuxiàngōngsī) conocida como Foxconn es una multinacional taiwanesa con sede en el Distrito de Tucheng, Nuevo Taipéi que fabrica productos electrónicos por encargo. Es el mayor fabricante de componentes electrónicos a nivel mundial​ y el mayor exportador de China.

Foxconn es principalmente un original design manufacturer y entre sus clientes se incluyen las principales compañías tecnológicas de Estados Unidos, Europa y Japón. Entre los productos fabricados por Foxconn destacan el iPhone, ​iPad,​ Kindle,​ PlayStation 4,​ Xbox 360. y las cámaras GoPro. 

Foxconn tiene 13 fábricas distribuidas en 9 ciudades chinas, más que en ningún otro país.

Foxconn, uno de los grandes fabricantes de dispositivos de Apple y de otras tecnológicas, envió un parte de tranquilidad a sus clientes norteamericanos y a sus propios accionistas ante el potencial impacto de un recrudecimiento comercial y una nueva subida de aranceles entre las dos potencias.

En la primera conferencia del grupo en sus 45 años de historia, Foxconn explicó que un 25% de su capacidad está ya fuera de China y añadió que la planta de Wisconsin (EEUU), en la que fabricará pantallas y servidores, entre otros productos, estará operativa a finales de 2020.

Fuera del mercado chino, Foxconn tiene plantas en Brasil, México, Japón, Vietnam, Indonesia, República Checa, EEUU y Australia, según la propia empresa.

Con una capacidad de producción exterior en aumento, Liu Young-way, miembro del comité gestor creado para relevar al fundador Terry Gou -va a ceder el mando para presentarse a las elecciones presidenciales de Taiwán- dijo que, si fuera necesario ante un empeoramiento de la situación, toda la producción destinada a EEUU podría realizarse fuera de China.

El directivo aclaró que ni Apple ni ningún otro cliente norteamericano le han pedido trasladar la producción, aunque reconoció que la situación económica y de la industria cada vez es “más desalentadora y la situación es impredecible”.

DEPENDENCIA DE APPLE

No obstante, los analistas coinciden en que, si se confirmaran los peores presagios, el reto para Foxconn sería complejo. Actualmente, en torno a la mitad de sus ingresos -facturó 149.000 millones de euros en 2018- proviene de Apple y la mayor parte de su producción se concentra en China, donde emplea a cientos de miles de trabajadores.

Para reducir la dependencia de Apple, Foxconn compró hace tres años la firma japonesa Sharp para desarrollar su propia marca de electrónica de consumo y ha impulsado su presencia en el negocio de semiconductores.

 

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí