Los errores más comunes al hacer una hoja de vida (curriculum)

0
276

Si quieres conseguir un puesto de trabajo, lo primero que debes evitar es molestar a la persona que lee los currículos. Eso es un problema, porque podría minimizar tus logros frente a otros candidatos con aptitudes similares. Una experta que ha leído más de 50.000 currículums nos explica los 7 errores más molestos, que debes evitar a toda costa.

Tina Nicolai es una reclutadora que ha trabajado para Disney World, revisando las peticiones de empleo de miles de personas. Después fundó la empresa Résumé Writers ‘Ink, dedicada a ofrecer consejos para redactar buenos currículos.

Me di cuenta de que las personas simplemente no sabían cómo promocionarse a sí mismas ni a sus logros“, comenta Nicolai a Business Insider. “Y así fue como supe que había un mercado para educar a los candidatos para empleos en todos los niveles y en todas las industrias“.

Para un reclutador, es molesto tener que leer un currículo excesivamente largo, porque quitando la información vital, el resto no aporta demasiado.

Algunos currículos parecen un largo capítulo de un libro. Es mejor enumerar algunas puntos con logros remarcables y una frase de marca que indique ‘conocido por lograr XYZ’“.

Demasiadas obviedades

Para una persona que tiene que leer mucho, las obviedades son una pérdida de tiempo. No pongas “Número de móvil:” o “Dirección de email:” delante de tu teléfono o email.

Pereza y desidia

El mayor error que cometen los solicitantes de empleo, es que son descuidados. Prestan poca atención a los detalles. ¡Son perezosos!“, afima esta experta.

Muchos currículos que ha leído contienen faltas de ortografía, errores tipográficos, mala redacción, fuentes no relevantes o información anticuada.

Si no se te da bien redactar, pide a alguien con más experiencia que revise el tuyo, pero no entregues un currículo descuidado.

Descripciones genéricas

Muchos solicitantes de empleo son poco precisos a la hora de describir sus aptitudes. Por ejemplo se usa mucho el término: “Responsable en“, con frases como “Responsable del departamento de contabilidad” o “responsable en una tienda de fruta“. Pero eso a un reclutador no le aporta nada, porque no indica si el solicitante ha tenido éxito en su trabajo.

Hay que citar los logros y lo que has conseguido en cada uno de tus trabajos, no el puesto que te asignaron.

Cosas anticuadas

Una frase clásica de los currículums es: “Referencias disponibles bajo petición“, pero no sirve para nada. Los reclutadores ya saben que pueden pedir referencias si las necesitan. Es mejor poner la dirección a tu perfil de LinkedIn, o tu frase de marca personal.

Frases hechas y palabras de moda

Hay que huír de expresiones como “Inglés y Excel nivel medio“, “mi mayor defecto es que soy muy perfeccionista“, “se me da bien trabajar en equipo“, o “soy bueno encontrando soluciones a los problemas“. Se nota que son frases hechas y transmiten sensación de corta y pega, de haber usado una plantilla para el currículo.

Emplea frases propias y originales para transmitir las anteriores ideas.

Evita ser muy formal

Los currículos formales son muy aburridos para el lector, y no permiten descubrir la personalidad del solicitante. Intenta ser tu mismo, pero sin caer en el colegueo

 

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí