Los tipos de Empleados tóxicos que debes despedir

0
354

Encontrar a los Funcionarios perfectos en una empresa es un asunto difícil. Hoy vamos a explorar algunos de los estilos de empleados que no deben trabajar en tu compañía. Este artículo parte de la experiencia de Alvaro Abril (presidencia@dineroclub.com), consultor internacional que ha participado en procesos en empresas públicas o privadas y además Director de www.dineroclub.net

1. El poderoso intocable

Usualmente son figuras de gran altivez que no generan valor agregado a la empresa. Si acaso son expertos en presentar grandes informes. Usualmente por su relación cercana con alguien poderoso de la compañía, se aprovechan para destruir la reputación de los demás o incluso causarle daños en su hoja de vida laboral.

A este tipo de personaje podría pertenecer aquel vendedor que es muy bueno y que considera a todos los demás funcionarios de la empresa como inútiles que no merecen su sueldo; puede ser de nivel Gerencial, que se ocupa de grandes proyectos pero que al final, no le ves resultado alguno.  Puede ser el Asistente de Gerencia que sólo pone obstáculos para que su Jefe no se reúna con nadie.  Puede ser la persona con glorias pasadas, pero que en el momento ya no genera beneficios a la compañía.

Este individuo acostumbra aprovecharse de los recursos de la compañía para cenar y viajar sin generarle ningún beneficio a la empresa, sólo con el afán de disfrutar de lo que no merece.  

2. El agitador

Este tipo de empleado mediante burlas de pasillo, comienza a minar el prestigio de todos a su alrededor.

Su objetivo no es otro que tener la información con la que se va ganando la confianza de sus compañeros. Lo verás siempre como el más cercano a todos, especialmente hablando mal de los jefes; pero si lo escuchas un momento más, lo verás en la oficina de los jefes hablando muy mal de sus compañeros. Esta figura genera prevenciones y roces dentro de la organización.

3. El renegado

Esta persona hace las cosas a su manera, reventando todas las reglas y generando un mal servicio al cliente externo.

Es el tipo de empleado que no sigue ninguna directriz de la firma y cuyo único deseo es ser el pequeño “macho alfa” de la compañía. Es incapaz de seguir instrucciones.

4. El Dictador

Ante los jefes suele mostrarse como una figura positiva y conciliadora, pero ante sus subordinados es un pequeño demonio que hace sufrir a sus subalternos.

Son personas de poca inteligencia cuyo único objetivo es quedarse con los méritos de las demás personas y perpetuar su poder, haciendo parecer que es demasiado valioso para la organización. Generalmente como unidad de trabajo no produce nada. Puede ser una persona que sólo sabe ser Jefe, pero individualmente moriría de hambre si tuviera que producir algo.

5. El mitómano – corrupto

Aquella persona que engaña continuamente a la organización, aquel que es capaz de robar mediante maniobras corruptas que perjudican su empresa. La persona que siempre tiene la excusa perfecta para tapar sus fallas. Es el tipo de empleado que manipula a los proveedores para obtener ganancias corruptas por las compras que hace su compañía. Puede ser capaz de llegar a robar materiales.

6. El extorsionista

Cuando a su cargo tiene una labor importante y decisiva para la empresa, se niega a entregar información a otras personas para mantener vigente su poder y hacer imposible a la compañía que deje de pagar por sus servicios.

Es usual que si hay que hacer un manual de procedimientos, jamás los entregue, pues desea que todo su conocimiento sea patrimonio propio.

7. El galán de vereda y chateador profesional

El personaje que siempre permanece a la caza de conversar para realizar su próxima conquista.  Genera problemas desde su parte personal que trascienden a la productividad de la compañía. El tiempo en la empresa se diluye entre flirteos y envío de mensajes por chat.

8. El que dice saber, pero todo lo desconoce

Un personaje nefasto para la organización. En las salas de juntas habla con gran propiedad, pero no es capaz de realizar nada como funcionario. Todo el trabajo se lo hacen compañeros y subalternos. Presenta grandes informes, que no son más que copy – paste de lo que otros han realizado. Llega al extremo de pagar a sus compañeros de trabajo para que le hagan lo que tiene que hacer.

9. El Vendedorcillo de escritorio

Con el auge de las falsas multiniveles online, hay empleados que “roban tiempo” de su empresa por andar vendiendo sueños en su extenso portafolio, que puede incluir fácilmente las redes estafadoras con imaginarias y falsas criptomonedas. 

El argumento de este tipo de disociador es que es muy malo ser empleado y que lo mejor es ser independiente, generando incomodidad a los que trabajan por pensar que están quemando su vida al laborar para una empresa.

Se basa en la falacia de que todos pueden ser independientes, forma en la cual no subsistiría la humanidad.  Siempre se necesitarán obreros, empresarios, directivos, políticos, arquitectos, médicos, ingenieros, abogados y cualquier tipo de carrera existente.

Incluso en tiempos modernos, las falsas inversiones digitales han generado ruina para millones de personas. Usted debe erradicar a este tipo de empleado de su empresa para que no se convierta en un cáncer corporativo que además puede afectar la economía de los colaboradores de su firma.

Esta práctica nociva DEBE prohibirse dentro de sus oficinas. Los pocos dólares que recibe este tipo de personajillo, los valora más que el dinero que la empresa paga mensualmente por su trabajo. También se esconde bajo el manto de presentar planes de negocios de cosas ajenas a la empresa, en horas de trabajo.

10. El Obstructor de Proyectos

Este empleado se dedica a decirle NO a todo proyecto nuevo que aparezca. Cuando le dicen “Opine”, se llena de argumentos falaces para desligitimar o desprestigiar a su interlocutor o al proyecto nuevo que se pretende implementar. Su principal afán es llegar temprano a su casa y recibir la menor cantidad posible de trabajo.

 

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí