Tips para crear una nueva empresa (startup)

0
143

Emprender nunca es tarea fácil para quien no tiene las cualidades para ser Empresario. No se puede crear un Empresario cuando no se tiene madera para lograrlo. Se necesita este tipo particular de inteligencia, capacidad de sacrificio y fuerte relacionamiento.

Muchas personas terminan desistiendo porque los impuestos son demasiado altos, o porque los recursos para empezar no parecen suficientes. Entonces, a pesar de que existen las intenciones y el coraje para emprender, muchas ideas increíbles mueren antes de llegar a desarrollarse.

En muchas ocasiones los aspectos financieros son difíciles de comprender y ejecutar: tal vez conoces tips básicos de finanzas personales, o entiendes algo de matemáticas, pero tener bases sólidas para conseguir y optimizar recursos en una startup es crucial para lograr que despegue y se mantenga en el mercado.

¿Qué es una startup?

Es un modelo de negocio que nace de una idea que busca ser perdurable en el tiempo y que requiere seguidores e inversión para seguir en el mercado. La diferencia sustancial entre una empresa y una startup es que la primera necesita recursos físicos y económicos para establecerse; la segunda, en cambio, puede comenzar operaciones sin necesidad de tener una sede ni músculo financiero que la respalde.

Esto no quiere decir que no vaya a necesitar de estas dos cualidades en algún momento: por lo general, las startups que logran adaptarse a los constantes cambios, terminan por convertirse en compañías que requieren espacios físicos o inversionistas externos. Esto, en realidad, está determinado por su crecimiento.

Si aún estás algo confundido no te preocupes: vamos a entenderlo con algún ejemplo: seguro te gusta algún influencer o sigues a un youtuber porque te enseña cosas prácticas de forma fácil, o porque comenta cosas de su vida de forma tan divertida que te hace sentir cómodo e identificado. Pues bien, aunque parezca extraño, estos influenciadores son un ejemplo claro de emprendimiento: ellos, en sí mismos, son una startup que genera contenido de interés, lo difunde, lo vuelve viral y saca algún beneficio económico de ello: todo esto lo hacen sin pagar el arriendo o los servicios de una oficina.

¿Cómo lo logran y qué podemos aprender de ellos? Vamos a ver algunos tips que seguro te darán un par de ideas.

1. Apuéstale a una idea de negocio ganadora

….Y ¿cómo saber si mi idea de negocio es buena?
En principio no podríamos desestimar ninguna idea porque, en general, todas ellas tienen potencial o pueden alcanzarlo con un poco de ayuda. Si retomamos el ejemplo de los influenciadores, su idea no es particularmente única, pero el modo de desarrollarla es creativo. Ellos han entendido que no basta con hacer un video: si no atrae público, no será exitoso.

2. Rodéate de buenos amigos

Si tus amigos piensan que tu idea es buena, por ejemplo, o si tus familiares te dicen que comprarían el producto o servicio que estás pensando ofrecer, entonces tienes un indicio de éxito. ¿Por qué? Muy sencillo: si la idea resulta atractiva para ellos, entonces es posible que también llame la atención de tu público objetivo.

No sobra decir que, entre más objetivos sean sus juicios, mejores resultados tendrás. La clave está en rodearse de buenos amigos y preguntar sólo a aquellos que sabes que serán honestos contigo. La retroalimentación no debe preocuparte: cuando recibes una crítica lo peor que puede pasar es que esta te permita llegar a una mejor versión de tu idea o, por qué no, que encuentres un primer socio para tu negocio.

3. Cubre una necesidad del mercado

Tal vez te suene extraño, pero una buena idea no es garantía de éxito. Antes de ejecutar, detente a pensar si la idea de negocio es innovadora y suple una necesidad permanente, pues esto garantiza que sea perdurable. ¿Cómo es esto? Imagina que queremos emprender haciendo bolsas plásticas para supermercados. De entrada, como vimos antes, no podemos desestimar las bondades de la idea, porque siempre es susceptible de mejorar y alcanzar un éxito increíble; sin embargo, si vivimos en Colombia, por ejemplo, tendremos que lidiar con el hecho de que los supermercados ya no regalan bolsas plásticas y que, en su lugar, procuran vender bolsas reutilizables de tela.

En este caso, el problema de nuestra idea de negocio está en que no hemos revisado las necesidades del mercado, y por lo tanto no las estamos supliendo.

4. Haz una prueba piloto

Luego, cuando estás seguro de que la idea es buena y de que puede funcionar, no hay nada mejor (ni más difícil) que ponerla en marcha. Se trate de un producto o servicio, lo primero que debes hacer es un prototipo que te permita, a través de sus diferentes momentos, encontrar y arreglar posibles problemas de diseño, estrategia o funcionalidad antes de invertir el capital que tengas pensado para iniciar.

5. Refresca las ideas

Ya que encontraste tu idea ganadora solo debes mantenerla a ese nivel. Hacerlo es sencillo: ¿has escuchado que las ideas nunca son originales, sino copias bien hechas? Pues bien, refrescarlas se trata de revisar el mercado para ver lo que el público pide y alimentarlas con otras buenas ideas (por lo general, de otras personas).

Por ejemplo, si tienes un comercio electrónico que está funcionando de maravilla, puedes optimizarlo incorporando una pasarela de pagos nueva que está adquiriendo reconocimiento, o puedes empezar a recibir bitcoins como medio de pago. Recuerda que si alguien ha logrado emprender con estas estrategias, seguro estará bien que tú intentes implementarlas y evaluar cómo te funcionan.

Las buenas ideas están en todas partes.

6. Dar fácil acceso a inversores para tu startup

Cuando has logrado crear y echar a andar tu empresa, puede darte un poco de miedo que un inversor entre en el panorama. Sin embargo, es posible que llegue el momento en el que necesites más recursos para crecer.

Esto es entendible porque seguro vienen a tu mente todas las malas decisiones de inversión que has visto en las películas: nosotros también amamos el cine, pero es nuestro deber contarte que no debes creer en todo lo que ves.

Un inversor puede ser un gran aliado.

Los inversores pueden ser una ficha clave en el crecimiento de tu startup, y aprender a escogerlos es una labor que requiere mucha atención: puede ser un amigo tuyo o un familiar, puedes buscar recursos estatales para emprendedores o inversores internacionales.
Recuerda que siempre hay personas buscando buenas ideas para invertir en ellas. Así que no te desanimes, encuentra un inversor que te genere confianza y permite que te ayude a crecer.

7. Generar una buena estructura de costos

Se trata de encontrar los puntos de equilibrio que te permiten tener una relación saludable entre ingresos y egresos. Esto quiere decir que debes procurar tener el mayor beneficio invirtiendo la menor cantidad de dinero posible. Hacerlo es más fácil de lo que parece: ponte límites y evita compras innecesarias.

Por ejemplo, si tu startup se dedica a crear aplicaciones móviles, probablemente no necesites arrendar una sede, llenarla de escritorios y trabajar para pagar los servicios. En cambio, puedes optimizar esos recursos acordando con el equipo que todos trabajen desde casa (recuerda a los influenciadores). Con lo que hayas ahorrado puedes contratar a un desarrollador, aprender algo nuevo en Platzi o, por qué no, invertir en otra idea de negocio. El secreto está en satisfacer solo las necesidades reales y reinvertir para crecer sin parar.

En resumen, es muy importante entender cómo funcionan las finanzas de las startups para permanecer en el mercado. Para empezar, debes tener una idea que satisfaga una necesidad permanente, rodearte de amigos que validen tus ideas, buscar buenos inversores y gastar el dinero sabiamente.

 

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí