¿Por qué Hong Kong es tan importante para China?

0
188

Hay varias razones por las cuales Pekín aún no ha movilizado a sus policías paramilitares más allá de la frontera con Hong Kong. La más importante: China necesita a Hong Kong.

Aunque China ya no necesita a Hong Kong con tanta urgencia como en 1997, cuando Gran Bretaña transfirió la soberanía de la ciudad a la República Popular China, la Región Administrativa Especial de Hong Kong sigue siendo un factor muy importante de la economía china.

En las últimas cuatro décadas, China se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo y en una parte integral del sistema financiero global. Este aumento ha sido posible gracias a Hong Kong. China aún no ha abordado muchas reformas económicas, razón por la que Hong Kong es vital para Pekín como puerta de acceso al mundo capitalista.

“Niño” malcriado

Incluso antes de que estallaran las protestas actuales en Hong Kong, su relación con Pekín no estaba exenta de tensiones. Mucho chinos continentales, incluidos los altos funcionarios, ven a Hong Kong como un niño malcriado y travieso.

Pero si Pekín tratara duramente a Hong Kong, pondría en peligro la estabilidad de China mucho más de lo que podrían hacerlo los manifestantes enmascarados. Las consecuencias se podrían percibir rápidamente en la China continental, y esta imagen negativa disuadiría a los inversores y, además, afectaría a la capacidad china para hacer negocios internacionales.

Presión por la disputa comercial con EE. UU

Debido a la disputa comercial y al boicot del gigante de las telecomunicaciones Huawei, Pekín tiene las manos atadas. Las empresas chinas están obligadas a reducir su dependencia del dinero y de la tecnología extranjeros, lo que significa que debe centrarse más en Hong Kong.

La inversión directa china en Hong Kong es de 620 mil millones de dólares, el 70 por ciento más que el PIB de Hong Kong. De las diez nuevas emisiones más grandes en la bolsa de valores desde 1986, nueve provienen de China. Casi la mitad de todas las empresas que cotizan en la bolsa de valores de Hong Kong, procede del continente, incluyendo a 50 de las mayores empresas estatales.

Las compañías continentales recaudaron 47 mil millones de dólares en el mercado de valores  y 66 mil millones de dólares en el mercado de bonos en Hong Kong, en 2017.

A pesar de años de promesas de cambio, el yuan no es convertible. Los controles de capital dificultan el flujo de dinero a través de las fronteras. Los depósitos de yuanes en Hong Kong suman 100 mil millones de dólares. Casi el 60 por ciento de la inversión extranjera de China, incluidas las del prestigioso proyecto “la Nueva Ruta de la Seda”, del presidente Xi Jinping, se realiza a través de Hong Kong.

De hecho, el dinero no es tan importante: Hong Kong es una parte importante de la iniciativa “Greater Bay Area”, que abarca también a Macao y las nueve grandes provincias de Guangdong. En dicha región, con un poder económico de 1.5oo millones de dólares, viven 70 millones de personas.

Shenzhen y Shanghái en vez de Hong Kong

China ya se está extendiendo en áreas que, en realidad, han estado dominadas, hasta ahora, por Hong Kong, como es el ámbito comercial portuario de contenedores. Además, el Partido Comunista está construyendo alternativas, especialmente en la metrópoli financiera de Shanghái y el Centro de Innovación de Shenzhen, que aún no están listos para reemplazar a Hong Kong.

En julio, 25 compañías hicieron su debut en la Bolsa de Valores de Shanghái, en la recién creada Science and Technology Innovation Board (STAR). El propósito es atraer capital extranjero a China mientras se promueve la posición competitiva de Shanghái frente a Hong Kong. 

Por una lado, Hong Kong ofrece seguridad y, por el otro, algunos miembros relevantes del Partido Comunista no verían con buenos ojos que la situación actual desestabilizara la economía de China. 

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí