El deshielo submarino en el Ártico libera Metano puede producir desastre global

0
127

Científicos rusos denuncian que enormes cantidades de gas de efecto invernadero se liberan del fondo marino y se disuelven en las aguas de nuestro planeta.

El derretimiento del permafrost submarino en el Ártico genera una importante emisión de metano, un gas de efecto invernadero que puede provocar un cambio climático más intenso del que conocemos, así que científicos rusos realizarán una expedición para investigar cómo afectará esta circunstancia.

La industria de los combustibles fósiles produce más cantidad de metano de lo que se pensaba, según la investigación que hemos hecho y que demuestra que la filtración natural de este gas de efecto invernadero procedente de yacimientos de petróleo y gas es más moderada de lo que creíamos.

Aire contenido por millones de años

En una importante investigación, publicada en la revista Nature, el equipo internacional examinó muestras de hielo antártico que datan de la última vez que nuestro planeta se calentó rápidamente, hace aproximadamente 11.000 años. Se ha constatado que la filtración de metano procedente de yacimientos naturales de petróleo y gas es mucho menor de lo previsto, lo que implica que las filtraciones causadas por la extracción de combustibles fósiles tienen un papel más importante en las emisiones de este gas de efecto invernadero.

La cápsula del tiempo

Para encontrar respuestas, se requería una cápsula del tiempo y la han encontrado en pequeñas burbujas de aire encerradas en el hielo polar que conservan atmósferas del pasado. Mediante el uso de la datación por radiocarbono (14C) para determinar la edad del metano desde el final de la última edad de hielo, se pudo calcular cuánto metano proviene de los procesos contemporáneos, como la producción de humedales, y qué cantidad son restos del metano almacenado anteriormente.

Durante el tiempo en que el metano permanece almacenado en el permafrost, los sedimentos o los yacimientos de gas, el 14C se descompone y estas fuentes emiten metano libre de radiocarbono.

Varios estudios de la última década demostraron que las regiones con permafrost se extienden tanto por vastas áreas de tierra firme en Eurasia y Norteamérica como por el lecho marino y gran parte de ese fondo congelado se encuentra al norte de Siberia y el Lejano Oriente de Rusia.

El hielo funciona como un cemento para las rocas del fondo marino y, si se derrite, nada impediría el escape del metano atrapado en las capas inferiores, algo que ya ha sucedido en varias regiones continentales próximas al círculo polar. En 2013, integrantes de la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos) calcularon el posible impacto económico mundial de este proceso: alrededor de 60 billones de dólares.

Sin embargo, miembros de la Universidad Politécnica de Tomsk (Siberia, Rusia) estiman que este deshielo en desarrollo incluso podría estar infravalorado, debido a la liberación de enormes cantidades de metano —incluidos los hidratos— y se están generando las mayores anomalías del planeta por la disolución de ese hidrocarburo en agua.

“Si no tenemos en cuenta los resultados de la investigación del permafrost submarino pueden suceder desastres ecológicos durante las actividades de reconocimiento e industriales”, declaró el geólogo Ígor Semilétov, corresponsal de la Academia de Ciencias de Rusia, a la agencia RIA Novosti.

Dos efectos de la desglaciación submarina

Este experto opina que aparecerán nuevas áreas de riesgo cuando se instale alguna plataforma petrolera con un reactor nuclear en un lugar con una “estructura complicada” de permafrost submarino donde escapen gases de las rocas. Este peligro sería un efecto del derretimiento de las zonas congeladas, mientras que otro serían las consecuencias climáticas.

Las previsiones indican que se liberarán a la atmósfera del 1 % al 5% de los depósitos de hidratos de la plataforma marina del Ártico del Este —donde se concentra el 80 % del permafrost submarino— y ese aumento en la concentración de metano afectaría al clima de la Tierra.

Para detallar y medir ese cambio, una nueva expedición conjunta de investigadores universitarios y dos institutos de Oceanología rusos partirá del puerto de Arjánguelsk hacia los mares del Ártico Este el próximo 16 de septiembre. Con el mismo fin, también está programada una deriva del rompehielos Kapitán Dranitsyn en aguas glaciales durante el periodo 2019-20.

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/326018-anomalias-metano-deshielo-amenaza-desastre

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí