El fundador de Blackstone dice que el rasgo más importante de un líder es la visión del objetivo de su empresa

0
492

El multimillonario fundador de Blackstone, Steve Schwarzman, ha revelado cuále es el rasgo más importante que, en su opinión, debe tener un líder.

  • El multimillonario Steve Schwarzman, fundador y CEO del gigante estadounidense de capital privado Blackstone, dice que el rasgo más importante que debe tener un líder es tener una visión firme del propósito de su organización.
  • Schwarzman, que fundó Blackstone en 1985, tiene un patrimonio neto de aproximadamente 18.000 millones de dólares, unos 16.000 millones de euros.
  • También ha hablado del impacto de la inteligencia artificial en el mundo, definiendo su influencia en la industria china de capital de riesgo como “profunda”.

 

Steve Schwarzman, fundador y CEO del gigante estadounidense de capital privado Blackstone

Durante una charla con Business Insider sobre liderazgo y tecnología, Schwarzman fue cuestionado sobre cuál considera que es el rasgo más importante del liderazgo. “Una visión firme de cuál es el propósito de su empresa, y hacia dónde va el mundo”, contestó.

Schwarzman también habló acerca de los méritos de ser una buena persona, algo que podría levantar las cejas de sus críticos. Ha sido citado por el WSJ como alguien dispuesto a “infligir dolor” a sus rivales.

“Necesitas expresar a todos cuáles son tus valores centrales, y a dónde quieres que vaya la organización. Estás en el negocio de definir valores, normas y objetivos”, sentencia.

“Si lo haces bien, además de ser una persona agradable —porque tienes que convencer a la gente de que se unan al viaje, y que será digno y emocionante para ellos, y beneficioso tanto para ellos como para la sociedad—, es lo que tienes que hacer para ser un líder”.

Este hombre de 72 años fundó en 1985 Blackstone, el gigante multinacional estadounidense de capital privado y gestión de activos que gestiona más de medio billón de dólares en activos totales. Su patrimonio neto es de alrededor de 18.000 millones de dólares, según el Índice de Billonarios de Bloomberg.

Schwarzman afirma que también busca una gran cantidad de otras características en los futuros empleados.

“[Los empleados que yo contrato] tienen que ser inteligentes”, dice. “Tienen que ser intelectualmente flexibles. Les tiene que gustar el mundo del aprendizaje de por vida. Tienen que ser transparentes. Tienen que tener una alta integridad. Tienen que creer en la meritocracia. Tiene que gustarles —de verdad— el trabajo duro. Tienen que tener una integridad intachable”.

Entre los grandes nombres empresariales que Schwarzman ha contratado se encuentran Jon Gray, actual director de operaciones de la empresa —un compañero multimillonario y presidente del gigante de la hostelería Hilton— y su director financiero Michael Chae, antiguo director del gigante estadounidense de los datos Nielsen.

“Todas las personas que contrato necesitan tener esas cosas, y si no las tienen, no pueden estar aquí [en Blackstone]. La otra cosa que tienes que tener es [ser] una buena persona”.

Al pedirle que se explayara, dijo: “No son difíciles; son cooperativos; son abiertos; son honestos. Tienen buenos propósitos y creen en lo que la organización está tratando de lograr. Puedes definir lo que es bueno para ti, junto con [no tener] ira, resentimiento u hostilidad hacia los demás. [Es] alguien con quien te gustaría pasar tiempo”.

Aunque Blackstone ha disfrutado de un éxito extraordinario en términos empresariales, sus prácticas comerciales no están exentas de críticas. En marzo, las Naciones Unidas acusaron a Blackstone, que también es uno de los principales propietarios de viviendas residenciales del mundo, de contribuir a la crisis mundial de la vivienda inflando los precios de los alquileres y cobrando gastos de mantenimiento innecesarios.

Blackstone está investigando las implicaciones éticas de la Inteligencia Artificial

Schwarzman ofreció su opinión sobre el impacto —y el potencial impacto— de la IA en la industria del capital riesgo. Blackstone donó una cifra récord de 150 millones de libras (170 millones de euros) a la Universidad de Oxford para investigar las implicaciones éticas del uso de la inteligencia artificial.

Schwarzman explica que el rápido desarrollo de la inteligencia artificial en China es notable.

“Ha cambiado profundamente la industria del riesgo en China”, dijo. “La cantidad de dinero que proporcionalmente se destina a la industria de la inteligencia artificial en China es muy, muy grande, mientras que en Estados Unidos ha sido más lenta en términos de colocación porque, en Estados Unidos, ha habido muchas maneras de hacer dinero de manera muy productiva en el negocio de las empresas de riesgo”.

Según una investigación de CB Insightsla proporción de dinero invertido por Estados Unidos en inteligencia artificial ha caído en relación con el resto del mundo, al igual que la inversión proporcional de China en inteligencia artificial ha crecido.

Aunque China representó sólo el 10% de los negocios globales de IA en 2017, las startups chinas de inteligencia artificial se apoderaron del 48% de todos los dólares de financiación de IA ese año, superando la financiación recibida por las empresas de inteligencia artificial de Estados Unidos que recibieron financiación por primera vez.

“Algunos de los desarrollos de inteligencia artificial [de EE. UU.] son muy diferentes a, por ejemplo, el desarrollo de aplicaciones, que son de muy bajo coste y producen beneficios muy sustanciales para las personas implicadas. Así que creo que eso cambiará con el tiempo cuando la IA se generalice en Estados Unidos”, añadió.

“El conjunto de la infraestructura coordinada que se está desarrollando en China no se ha producido aquí todavía. Creo que, por razones de competitividad global, eso debería ocurrir en Occidente en general”.