Didi, conocido como el Uber chino, pone en marcha el taxi autónomo en Shanghái

0
1967

La compañía Didi, conocida como el Uber chino, pone en marcha un proyecto piloto con vehículos autónomos en Shanghái.

La ciudad de Shanghái ha concedido el permiso a Didi para poner en marcha vehículos sin conductor en el distrito de Jiading. La compañía ya tiene preparados 30 coches de nivel autónomo 4 para ofrecer su particular servicio de transporte.

Así funciona Didi

De cara a usar este servicio, los usuarios tan solo tendrán que abrir la aplicación, seleccionar el trayecto que desean realizar, aceptar la propuesta de un vehículo autónomo y esperar a que el vehículo aparezca en el lugar señalado por el cliente en el GPS. Una vez que pasajero confirma el destino en la pantalla, el vehículo, un modelo del fabricante Lincoln, se pone en marcha de manera automática y muestra el recorrido y los distintos obstáculos gracias al sistema de sensores y cámaras del que dispone.

De esta forma, el coche es capaz de reaccionar ante las señales de tráfico, frenar cuando se cruzan peatones o reducir la velocidad ante el desarrollo del tráfico. De momento, hay un conductor al volante ya que así lo exige la normativa de seguridad, pero en ningún momento interfiere en la conducción del automóvil.

Zhang Bo, cofundador y responsable tecnológico de Didi, explica que” el transporte público es la mejor forma de popularizar los vehículos autónomos, porque las limitaciones que todavía tienen no los hacen tan atractivos para el público general. Por eso, nosotros vamos a experimentar con un modelo híbrido en el que nuestro sistema despachará tanto taxis convencionales como autónomos según las circunstancias de cada viaje”.

A pesar de todo, la compañía reconoce que el sistema no está 100% preparado para operar en una realidad que no está regida por algoritmos, sino por los impulsos no siempre lógicos de los seres humanos. Así, desde Didi consideran que el desarrollo de coches autónomos va más rápido que la evolución de la infraestructura que estos necesitan para funcionar correctamente.

El impacto social del taxi autónomo

Sin embargo, Didi ya planea la expansión a corto plazo. Así, de cara a 2020 la compañía espera tener listos sus taxis autónomos en tres ciudades chinas, mientras que para 2021 quiere traspasar las fronteras a Japón y América Latina.

Respecto al debate de si proyectos como estos pondrán en riesgo la fuerza laboral, Didi explica que “los vehículos autónomos son complementarios y no excluyentes. Los seres humanos todavía somos un valor añadido en este sector, y también se crearán nuevos puestos de trabajo en mantenimiento, por ejemplo”.

Además, la compañía señala que, frente a la competencia, la ventaja de Didi se encuentra en el volumen de datos que maneja. Los vehículos realizan 30 millones de viajes que se traducen en multitud de experiencias de las que aprender. De esta forma, la compañía puede comparar las decisiones de los conductores humanos con las de los sistemas de inteligencia artificial para adecuar los modelos con los que trabaja y mejorar la seguridad.

El objetivo de Didi no es simplemente poner en marcha vehículos sin conductor, sino crear un nuevo modelo de movilidad integral que se combine con otros medios como el transporte público o la bicicleta.