Procter and Gamble hizo un comercial muy emotivo

PROCTER AND GAMBLE . Conozcamos el comercial en video que movió corazones tomando como tema los Olímpicos. Bajo el video conozca la historia de Marion Donovan, la mujer que inventó los pañales desechables a mediados del siglo pasado y que vendió la patente a Procter and Gamble y que además hizo inventos hasta que tuvo 80 años (murió a los  81).

Síganos en Twitter  @alvarodabril –  Alvaro Abril, Conferencista Marketing Digital en Colombia, Perú, Panamá, Venezuela y Guatemala, con más de 8200 seguidores. email: presidente@dineroclub.net Diseño de sitios web (creación de páginas web administrables), email marketing (envíos masivos de correo) y experto en redes sociales. Clientes en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Panamá, Pereira y Bucaramanga. Facebook: www.facebook.com/dineroclub

La multinacional Procter and Gamble ha lanzado una campaña para tocar la fibra sensible y por eso es uno de esos vídeos que se esparce rápido por la red. Bajo el lema “Thank you, mom” o “Gracias, mamá” P&G rinde honor a todo lo que las madres hacen para sacar a sus hijos adelante. El trabajo más difícil del mundo es en verdad el mejor trabajo del mundo, dicen. Procter & Gamble (P&G) (NYSE: PG) es una multinacional de bienes de consumo. En la actualidad se encuentra entre las mayores empresas del mundo según su capitalización de mercado. Con presencia en más de 160 países, produce y distribuye firmas conocidas, como Gillette, Duracell, Ariel, Tampax y más de 300 marcas de consumibles diarios. 

La compañía Procter & Gamble fue fundada en Cincinnati, Ohio por un inmigrante inglés llamado William Procter, y un inmigrante irlandés llamado James Gamble. Ambos hombres habían llegado a Cincinnati por separado y habían fundado negocios exitosos, Procter como fabricante de velas y Gamble como fabricante de jabones. Luego de casarse con hermanas, formaron una sociedad en 1837. En ese tiempo, Cincinnati, conocida como “Porkopolis”, era el centro productor de carne más grande del país, permitiendo así el acceso barato a grasa animal – materia prima básica en la fabricación de velas y jabones. Esto atrajo muchos nuevos interesados, de forma que para 1845 P&G tuvo que competir con otros 14 fabricantes locales de marcas sin nombre de jabón y velas. Para diferenciarse de los demás P&G se embarcó en una estrategia de inversión agresiva construyendo una de las más grandes fábricas en los años 1850 a pesar de los rumores de una guerra civil inminente. Durante la guerra P&G operó durante el día y la noche para suplir a los soldados de la Unión, y para el final de la guerra las ventas se habían más que quintuplicado a más de $1 millón. Cuando los soldados retornaron a casa cargando productos de alta calidad, distinguidos por sus característicos empaques de luna y estrellas, P&G rápidamente desarrolló una reputación nacional.

Un mensaje que llega a todos, juntando el amor de madre con la épica de las olimpiadas. Si además le juntas una banda sonora de lujo de fondo con Divenire de Ludovico Einaudi, la lágrima cae sola.

Durante la década de 1920 los gerentes de marcas fueron alentados a ser emprendedores y a manejar sus marcas como empresas individuales. Se creó una gerencia de marca competitiva en 1931, formalmente permitiendo a cada gerente de marca captar segmentos de consumidores diferentes. La organización empezó formándose alrededor de líneas de productos para que decisiones de negocios más rápidas y más orientadas a clientes fueran hechas por los gerentes de marcas en los niveles menores de la jerarquía corporativa. En 1943, P&G creó su primera división de categoría por producto, los departamentos de productos de farmacia, enfocados en una línea en crecimiento de productos para cuidado personal. Tide, un revolucionario detergente sintético lanzado en 1946, fue desarrollado contra los deseos de la alta gerencia a través de un programa secreto de 5 años conocido como Proyecto X. La gerencia mayor finalmente puso en marcha el proyecto y Tide capturó el liderazgo del mercado en sólo 4 años, y todavía lo mantiene 50 años después.

LA HISTORIA DE LOS PAÑALES DESECHABLES

Tras el nacimiento de su primera hija, Marion Donovan se planteó la necesidad de crear algún tipo de pañal que le ahorrase tiempo y le evitase tener que estar continuamente lavando los paños de tela que por aquel entonces se utilizaban para tal fin y así también evitar que los pipís de su pequeña mojasen una vez tras otra las sabanas de la cuna o la ropa que llevaba puesta.

Marion provenía de una familia de inventores, por lo que la creatividad estuvo presente en su vida desde muy pequeña.

Su carácter emprendedor la llevó en 1946  a ingeniar un pañal recubierto con una cortina de plástico y que en su interior llevaba un tipo de tela mucho más absorbente y que, a la vez, no provocaba escozor a su bebé; como era el caso de los utilizados hasta aquel momento.

Trabajó en el diseño y el 19 de enero de 1949 presentó una solicitud de patente, al mismo tiempo en que los comenzó a comercializar en la tienda Saks de la Quinta Avenida.

Bautizó su invento como “Boaters” y fue tal el éxito de venta que, en cuanto le fue aprobada la patente el 12 de junio de 1951,  ya tenía sobre la mesa una oferta de compra de su invento por la nada despreciable cifra de un millón de dólares.

Acto seguido, Marion Donovan se puso a trabajar en la invención de su siguiente proyecto, el pañal que fuese totalmente desechable y cuyo interior no llevase tela sino algún tipo de género que fuese totalmente absorbente y mantuviese alejada la humedad de la piel de los bebés.

Pero, a pesar de la utilidad de su nuevo invento, no fue hasta una década más tarde en la que vendió su idea a Víctor Mills, ingeniero químico en la empresa Procter & Gamble con la que desarrollaría y comercializaría los pañales desechables tal y como los conocemos hoy en día.

Entre 1949 y 1996, Marion Donovan presentó más de 20 patentes de inventos creados por ella, para hacer mucho más cómoda la vida de las amas de casa. 

Marion Donovan nació en 1917 y creció rodeada de máquinas e inventos. Su papá, Miles O’Brien, y su tío John inventaron un aparato para pulir partes de autos y cañones de pistolas. Después, juntos formaron una fábrica.  También inventó muchos otros objetos para facilitar la vida en casa, como un gancho para colgar 30 prendas, una jabonera que dejaba escurrir el agua, una chequera con sistema de contabilidad integrado y el Zippiti-Do, un cordón que ayudaba a subir el cierre trasero de los vestidos sin que la dueña tuviera que torcer el brazo entero.

Su último invento fue el DentaLoop, un hilo dental cortado en círculos. Hasta sus 80 años siguió inventando.
Murió el 4 de noviembre de 1998, a los 81 años.

Author: por Dineroclub

Share This Post On
468 ad

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *