Claves prácticas para tener éxito – la dopamina se libera @alvaodabril #cerebro #éxito

EL ÉXITO

A todos nos gusta el éxito. Vencer los retos que se nos plantean día a día nos hace sentir bien y a la vez nos permite esperar nuevos retos con seguridad y capacidad de enfrentarlos. 

A esto es lo que se lo conoce como “efecto ganador”, este efecto impulsa la motivación y nos hace más competitivos. Pero debemos tener cuidado, no debemos dejar que este efecto nos domine, puesto que puede dejar de manifiesto su faceta más nociva.

Ser o no ser Ganador

El ansia de competir y ganar ha sido el motor que nos ha permitido ser lo que somos, este impulso ganador nos hace caminar por una hoja de doble filo por un lado colaboramos con los demás, logramos objetivos comunes mejoramos el entorno, por el otro somos egoístas, buscamos el beneficio personal , entre ambos extremos intentamos mantener un difícil equilibrio sin embargo esta lucha interior tiene su origen en una simple cuestión fisiológica, es así que cada vez que ganamos nuestra bioquímica cambia segregamos la hormona  testosterona, la cual a su vez estimula el incremento de dopamina un neurotransmisor que activa circuitos neuronales con el que activamos nuevos planes, objetivos y estrategias. 

exito

Ganar hace que nos preparemos para volver a ganar, además la dopamina activa nuestro centro de recompensa el centro donde nosotros sentimos placer y que nos motiva a repetir, si hemos ganado una vez, querremos repetir la misma experiencia, los receptores de testosterona  aumentarán en número y la próxima vez la recompensa será más gratificante, por tanto el éxito, es como una droga, nos hace sentir bien, elimina los miedos, ansiedad y la depresión, mejora las capacidades cognitivas, nos hace más creativos, es algo que todos buscamos; además comparte circuitos cerebrales con el sexo. Estas áreas son también las que usan la cocaína de ahí lo placentero y la gran dependencia que genera esta sustancia.

Siempre hay un riesgo cuando llevamos mucho tiempo ganando porque nuestro cerebro corre el riesgo de intoxicarse, un exceso de dopamina y testosterona puede hacer que nos obsesionemos con el éxito,  cuando eso pasa, la planificación y búsqueda de placer se cronifica dejando de lado nuestros objetivos iniciales aumentando nuestro egocentrismo y reducirse la empatía, dejaríamos de estar en contacto de las personas que nos rodean, incluso podríamos llegar a olvidar que fuimos parte de ellos, podríamos engancharnos al éxito, al triunfo, a la sensación de poder, de esto podemos deducir que algunas personas que por mucho tiempo han tenido puestos altos de todo tipo de jerarquías podrían presentar una mayor tendencia a hacer trampas y ser poco críticos con ellos mismos, el estudio de la bioquímica del cerebro ratifica lo antes dicho y de esa manera afirmar que “el poder corrompe”. Esta adicción podría estar afectando a miles de personas en el mundo y algunos de ellos tendrían en sus manos la suerte de algunos millones de personas (gobernantes, congresos, organismos internacionales, entre otros)

Esto explicaría como las excentricidades y locuras de algunos “iluminados” por el poder, ha llevado a fenómenos de locura social dejándolos en la miseria y capitaneando verdaderos genocidios mundiales.

SEXO Y PODER

Tener poder aumenta el deseo sexual, porque ambos funcionan a través del mismo mecanismo cerebral llamado “circuito de recompensa” asi que cada vez que nos sentimos bien porque alguien nos elogia o  un colega se fija en nosotros o practicamos sexo es el mismo circuito el que hace funcionar este sistema. Es asi como actúa la cocaína sobre este sistema adueñándose del mismo.

La dompamina reduce el cortisol que es la hormona que produce estrés, de modo que las personas pueden actuar a su más alto nivel. Los efectos del poder sobre el cerebro son necesarios para que tengamos líderes que puedan enfrentar al estrés, que tengan un pensamiento optimista y que tengan visión de futuro para dirigir a sus pueblos en tiempo de crisis.

Las  tres necesidades básicas son:

Necesidad  de poder,

Necesidad de  éxito y

Necesidad de  pertenencia.

El componente psicológico es fundamental ya que tener poder es una forma de controlar, además personas que temen no poder controlarse necesitan de poder para controlar a los demás.

LA EDAD Y EL ÉXITO
Hay cambios significativos e inevitables que se advierten con la edad en relación al éxito, los factores psicológicos también inciden al respecto, es así como la necesidad de éxito que tienen los jóvenes es notable, puesto que su horizonte es más lejano y están dispuestos a realizar cualquier tipo de sacrificio para obtener beneficios en el futuro, mientras que en la edad madura el tiempo que queda es más corto y por lo tanto en términos psicológicos se empieza analizar los costes y beneficios de los sacrificios que se está dispuesto a hacer en ese propósito de conseguir éxito.

Analizando este aspecto, nos explicamos el por qué en algunas empresas prefieren un jefe mayor o un jefe joven, dependiendo de cuan agresiva sea la propuesta y el logro de objetivos.
Esta agresividad en la búsqueda de objetivos relacionada con la edad también está gobernada por razones biológicas, el motivo es, que los niveles de testosterona y dopamina decrecen en el cerebro con la edad, ralentizando el funcionamiento del resto del cerebro por lo que el razonamiento va más despacio y decae la agudeza mental.
Sinembargo el cúmulo de experiencia y las decisiones bien pensadas y razonadas generan éxito en ámbitos como la política.
En conclusión la fusión de estas dos etapas generacionales dentro de un grupo u organización generan mayor éxito. Recordemos que somos seres sociales y nos debemos a la sociedad y el éxito no tiene sentido si no hay con quien compartirlo.

EL FRACASO

Fracasar no es una excepción, es la norma, aunque el dolor del fracaso  es dos veces más intenso que la felicidad que sentimos al ganar.

Nos enfrentamos al fracaso dependiendo de lo que creemos que es el talento hay dos corrientes:

– Enfoque fijo de quienes creen que el talento y las habilidades son innatas “naces o no naces con talento” en este caso evita los desafíos, se rinde fácilmente ante los obstáculos y considera el esfuerzo ineficaz.

Las personas con un enfoque fijo consideran al fracaso como carentes de talento, esto es muy duro de vivir y puede resultar contraproducente.

– Enfoque incremental ven al fracaso como una estrategia para mejorar, estirando así sus límites actuales, para ellos fracasar es una estrategia que utilizan para fortalecerse y mejorar.
Este enfoque acepta los desafíos, persiste ante los obstáculos y asume el esfuerzo como aprendizaje.

Aprendamos a felicitarnos y a felicitar a nuestros hijos por el esfuerzo más que por los resultados, de esto vamos a aprender más de los fracasos que de los éxitos. 

Author: por Dineroclub

Share This Post On

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *