Conozca el árbol de la muerte en Colombia, Venezuela, centroamérica y EEUU @alvarodabril

La manzanilla de la muerte o árbol de la muerte (Hippomane mancinella, es una especie del género Hippomane) es un árbol de la familia de las euforbiáceas, nativo de Mesoamérica y las islas del Mar Caribe.

hippomane mancinella12

Como muchas otras euforbiáceas, es poderosamente tóxica, y su fruta —similar a la manzana, y de agradable aroma— resulta mortal para los seres humanos. Está registrado en el Libro Guinness como el árbol más peligroso.

El imponente árbol de la muerte, que puede alcanzar 20 metros de altura, presenta numerosas ramas, lo que, aparentemente, lo hace apropiado para proteger a una persona de la lluvia o del sol ardiente. Además, sus dulces y sabrosas frutas se parecen mucho a las manzanas. Sin embargo, no se deje seducir. El dudoso honor que recae sobre esta manzanilla se debe al veneno que contiene, no solo en sus frutas, sino también en todas las partes del árbol.

hippomane mancinella2

“Alerta: todas las partes del manzanillo son extremadamente venenosas y la interacción o ingesta de cualquier parte de este árbol puede ser letal”, advierte el Instituto de Ciencias de Alimentos y Agricultura de Florida. Asimismo, recuerda que ‘hippomane’deriva de las palabras griegas ‘hippo’ (caballo) y ‘mane’ (manía o locura). Cuando decimos “todas sus partes” son todas. Incluso la corteza. Simplemente el contacto con las capas exteriores del árbol ya puede provocar irritación y ampollas en la piel, en una reacción muy similar a una quemadura química.

hippomane mancinella5

ZONAS DEL MUNDO DONDE SE ENCUENTRA EL ARBOL DE LA MUERTE. EL MÁS VENENOSO DEL MUNDO

La savia lechosa que produce la manzanilla provoca ardor y erupciones cutáneas extremas. Si se ingiere, los severos vómitos y diarreas pueden conducir a la muerte. Tampoco es buena idea quemar al árbol ya que el humo puede provocar ceguera temporal y serios problemas respiratorios. Sus hojas también son realmente peligrosas, y sus raíces. Incluso su madera contiene gran cantidad de toxinas. Pero tal vez la parte más peligrosa sea el fruto. Por el aspecto, parece una manzana de pequeño tamaño – y de ahí lo de “manzanilla de la muerte”. Además tiene un olor dulce, que resulta muy apetecible.

hippomane mancinella7

No obstante, aunque la manzanilla de la muerte es peligrosa, puede resultar muy útil. Su madera, cuando se cosecha y se seca adecuadamente al sol, resulta ideal para hacer muebles, mientras que su savia fue usada para impregnar las flechas con veneno cuando los nativos salían a cazar. Además, la corteza se puede utilizar para tratar edemas y podría ser la clave para los avances científicos.

  hippomane mancinella3

Comerla resulta mortal para el ser humano. Y no en grandes cantidades, simplemente un par de bocados pueden ser suficientes para acabar con un adulto sano. 

hippomane mancinella4

Han podido contarlo porque le dieron un pequeño bocado cada una. Pero incluso con esa mínima cantidad, tuvieron un susto importante. Nada más probarla, la boca les empezó a escocer, les salieron llagas y empezaron a notar cómo les costaba respirar. Ambas fueron tratadas con broncodilatadores y consiguieron sobrevivir.

hippomane mancinella6

Una suerte que no tuvieron los “descubridores” de esta especie. Porque el primer registro escrito que hay sobre esta especie es del mismo Cristóbal Colón, quien la bautizó en castellano. Al llegar a estas costas tras su viaje, los marineros probaron muchas de las frutas que encontraron. Y varios murieron a causa de la manzanilla de la muerte.

hippomane mancinella8

hippomane mancinella9

hippomane mancinella10

hippomane mancinella11

Author: por Dineroclub

Share This Post On

1 Comment

  1. Muy interesante el articulo, debería tener una divulgación masiva especialmente el las regiones donde existe este árbol, yo conozco el árbol pero no sabia toda su historia,, menos mal que no me acerque a el

    Gracias

    Post a Reply

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *