Errores comunes de un Emprendedor @alvarodabril

1. Pensar que lo Novedoso es lo único que funciona

Es difícil realmente crear algo novedoso y lo novedoso es muy arriesgado comercialmente. Todo empresario debe tener en cuenta que si algo no es un éxito comercial, es porque no es buen negocio generalmente. La clave para los emprendedores no siempre es crear algo novedoso y revolucionario sino resolver problemas claves y típicos. En muchos casos esto resulta ser más exitoso que lanzarse a conquistar nuevos mercados o productos.

emprendedores

2. Creer que todo está inventado

Comúnmente pensamos que si se nos ocurrió una idea probablemente otros ya hayan puesto su atención en ella antes que nosotros. Tener una idea y llevarla a la práctica son cuestiones muy diferentes.  No solo importan las ideas en sí mismas, sino el llevarlas a cabo en forma exitosa. Una misma idea puede tener varios caminos para ejecutarla, así que analiza lo que existe en el mercado y busca diferenciarte. De otra parte, lo que ya está inventado ofrece menos riesgos. Cuando algo es común, es porque la sociedad lo necesita, es decir, hay demanda. 

3. Creer que el producto se venderá solo

Lo que vende no es el producto, sino el sistema. McDonalds no es la hamburguesa más sabrosa, pero es la que más se vende. Por qué? Porque tiene un sistema muy bien estructurado y mucha disciplina en su organización. No basta con tener un buen producto. Si bien esto favorecerá las ventas es necesario realizar una estrategia para dar a conocer el producto y venderlo.

4. Creer que ser el primer jugador te llevará al éxito

Si tu producto o servicio es bueno pronto habrá competidores dispuestos a imitarte o superarte. Ser el primero en tener un producto o servicio te llevará a realizar muchos más gastos para darlo a conocer. Será difícil porque tendrás que abrir camino y crear toda una cultura de consumo entorno a tu nuevo producto o servicio. Si creas una nueva red social, tendrás que conocer a las personas de que la tuya tiene algo que las demás no tienen. Si creas un restaurante, no tienes que concientizar a las personas de que deben comer. Hay fuerte demanda para este tipo de básico: La Alimentación.  El primer jugador siempre tendrá que gastar para darse a conocer. Generalmente cuando lo ha logrado, se ha debilitado bastante, y es en este momento cuando nacen los competidores, que con menos esfuerzo y con una economía menos desgastada, van a obtener utilidades.

5. Considerar que es suficiente una pequeña innovación

La competencia es feroz y sería un error y una pérdida de esfuerzo pensar que con una pequeña innovación podrías ganar y sobrevivir en el mercado. Ponemos el caso de las artesanías. Hay millones de personas que tienen un tipo de artesanía propia y diferente, pero cuántas tienen éxito? Nuevamente lo que importa es cómo se comercialice, no la artesanía como tal. El arte no es una necesidad básica, por tanto es más complejo de vender. Pero podemos ver el caso de artistas exitosos que ganan mucho dinero. Definitivamente todo depende de la forma en que algo se venda y sin dudas, de las relaciones sociales que se manejen.

6. No trabajar en equipo

Un error muy común en un emprendedor es que está tan enamorado de su proyecto que cree que él solo puede llevarlo a cabo. No olvidemos que el resultado del trabajo en equipo es mayor que la suma de sus individualidades. Normalmente el pequeño emprendedor no delega funciones porque quiere y necesita ganarse todo el dinero posible para subsistir, pero esto le llevará a tener que hacer esfuerzos para realizar labores para las cuales no tiene capacitación. Como Emprendedor, es mejor ceder algunas labores que otros hacen mejor y simplente ganar un porcentaje de ese trabajo.

7. Creer que uno se las sabe todas

La humildad en cuanto a los conocimientos es un componente esencial en la personalidad de un emprendedor. Conocer las limitaciones y recurrir al consejo de expertos hará que los problemas se resuelvan antes que sea demasiado tarde. En muchas ocasiones, para un Emprendedor es un desgaste aprender una nueva técnica que estar vendiendo lo que ya sabe producir. El Emprendedor quiere ser Todero y arreglar desde los daños en su PC hasta manejar la parte administrativa.

8. No estar abierto al cambio

Toda Empresa es un organismo dinámico. Quien no varía su portafolio de productos o servicios, conquista nuevos mercados y está al tanto de lo que sus competidores están vendiendo, está llamado a la ruina financiera. Recuerde el caso de los rollos Kodak. Los que se quedaron revelando rollos, hoy no tienen clientes. Los que derivaron a vender cámaras digitales hoy en día subsisten y tienen éxito.

9. No tener idea de los números de la empresa o no saber interpretarlos

Si no puedes traducir tu empresa en números claves (costos de producción, ventas, utilidades, márgenes, etc.), lo más probable es que tu negocio se te escape de las manos.

10. No ser realistas

La mayoría de las veces cuando se realiza una proyección es difícil considerar todos los factores que puedan afectar a la realización del emprendimiento.  Recuerda que una proyección es solo un estimado de la realidad, y que cuántos más factores consideres al realizarla, será menos susceptible a errores. Generalmente el Empresario acostumbra hacer proyecciones favorables, donde sus ventas le llevan más allá del punto de equilibrio, pero qué sucede si las ventas son menores a lo necesario? Hay que crear alternativas o productos alternativos que puedan cubrir la caída en las ventas.

11. Permitir que les exploten

Infortunadamente como dicen “La necesidad tiene cara de perro”. Muchos Empresarios se ven obligados a bajar sus beneficios económicos para realizar ventas. El Comprador debería ver que al hacer este tipo de maniobras, lo único que logrará será tener un producto de menor calidad. Por otro lado, el Emprendedor calmará su necesidad temporal, pero no logrará crecer comercialmente nunca.

12. Tomar trabajos inconvenientes

Otra falla común, es comprometerse a realizar trabajos en situaciones desventajosas, donde exista un gran riesgo de no poder terminar la labor.

13. Quedarse esperando a que el mercado llegue a la puerta

El pequeño Empresario no cree en la publicidad, por tanto, tiene que someterse a quedarse en la puerta del negocio, esperando a que algún cliente le llame. Al contrario, el Empresario pequeño debe mover todas las fuentes de publicidad posibles para salir del estancamiento. Debe obtener free press (mención en medios), asistir a eventos donde conozca clientes potenciales, participar en actividades de networking (reunión de empresarios para discutir posibilidades comerciales) y recurrir a todos los medios modernos, redes sociales, email marketing, banners, SEM, como a los convencionales (volantes, perifoneo y otros).

Otros Temas que le pueden interesar:

Author: por Dineroclub

Share This Post On
468 ad

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *