La Ciudad-Bosque que se construye en China @alvarodabril

Las autoridades chinas han comenzado a construir una ciudad-bosque completamente cubierta con 40.000 árboles y casi un millón de plantas para combatir la contaminación, problema muy acuciante en el país asiático. Para que la localidad sea del todo respetuosa con el medio ambiente se promoverá la energía solar y geotérmica.

Los primeros días de 2017 en Pekín fueron un claro ejemplo de cómo viven los habitantes de muchas ciudades en China (y en todo el mundo). Habituados a convivir con el smog, la densa nube de polución que ahoga las principales urbes, los ciudadanos de la capital china arrancaron el año con una concentración de micropartículas 24 veces mayor a los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Más de 100 vuelos fueron cancelados y todos los autobuses interurbanos fueron detenidos en el aeropuerto de la capital. Muchas son las soluciones planteadas. La última ya ha sido aprobada, y busca convertirse en un nuevo paradigma a nivel mundial.

Las ciudades son el eje del problema. Es donde se concentran la mayoría de seres humanos (tendencia que va en aumento según todos los indicadores) y donde las consecuencias del calentamiento global son más acentuadas. Si eso es así, ¿por qué no empezar a fusionar ingeniería, arquitectura y naturaleza hasta el último rincón? Bienvenidos a la ciudad del futuro.

El plan es del estudio de arquitectos italiano Stefano Boeri y la nueva urbe ya se está construyendo en China. La ciudad bosque de Liuzhou se construirá en el norte de Liuzhou, en la zona montañosa de Guangxi, en el sureste del país, en un área de 175 hectáreas a lo largo del río Liujiang. Estaría lista, según los cálculos, en 2020 y albergará a 30.000 personas, más de 40.000 árboles y casi un millón de plantas.

“Una ciudad donde las oficinas, las casas, los hoteles, los hospitales y las escuelas están enteramente cubiertos por las plantas y los árboles” es el sueño de Boeri, según explica en su página web.

Stefano Boeri, Arquitecto de Milán

La idea es que, una vez terminada, la vegetación que pueble la verde ciudad absorba “casi 10.000 toneladas de CO2 y 57 toneladas de contaminantes por año” y produzca, según sus cálculos, “aproximadamente 900 toneladas de oxígeno”.

Este nuevo paradigma de ciudad gozaría de todas las comodidades de la forma más eficiente y respetuosa posible. Contará con áreas residenciales, espacios comerciales y recreativos, dos escuelas y un hospital. Los hogares podrían disfrutar de aire acondicionado gracias a la energía geotérmica y unos paneles solares recogerían energía renovable. Además, la ciudad estará conectada con otras regiones gracias a una vía usada por coches eléctricos.

Las plantas estarán sobre y dentro de los edificios. Esto no solo permitirá tener energética autosuficiente, sino que “disminuirá la temperatura media del aire, creará una barreras contra el ruido y mejorar la biodiversidad de las especies, generando un nuevo hábitat para aves, insectos y pequeños animales que habitan el territorio”, destaca la web del proyecto.

Esta no es ni una idea esporádica ni poco reflexionada. El mismo estudio llevó a cabo con éxito el de Vertical Forest en Milán y será replicado en muchas otras partes del mundo. La ciudad bosque de Liuzhou actuará como un camino de esperanza y de lucha contra el cambio climático, “proponiendo nuevos modelos para el futuro de nuestro planeta”.

 

Author: por Dineroclub

Share This Post On
468 ad

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *