La Hormiga Culona, un negocio que parecería perfecto.

Que diría Usted de un Negocio con una demanda tan enorme que sin mayor publicidad, se extiende por varios países y que su potencial es de muchas toneladas. Usted pensaría que es sólo cuestión de aumentar la producción, como buen Empresario. Y qué opinaría si le contara que la hormiga culona es muy difícil de reproducir en cautiverio, que sólo sale en cierta época del año, que de los millones de hormigas, sólo son comestibles las hembras vírgenes (antes de formar nido), que además vuelan y que para completar la tristeza, los machos pican durísimo! Eso sin hablar del tipo de tierra donde se crían, con temperaturas precisas y con alimentos específicos.

Síganos en Twitter  @alvarodabril –  Alvaro Abril, Conferencista Marketing Digital en Colombia, Perú, Panamá, Venezuela y Guatemala, con más de 8200 seguidores. email: presidente@dineroclub.net Desarrollo de sitios web (creación de páginas web administrables), email marketing (envíos masivos de correo) y experto en redes sociales. Facebook: www.facebook.com/dineroclub

Este es un extraño negocio que genera ventas millonarias pero con grandes limitaciones para construír emporios económicos. En este momento existe una inmensa demanda local e internacional y una oferta más baja. Por eso su precio alcanza hasta U$60 dólares la libra (Tenga en cuenta que en el mercado negro, por ejemplo, el Coltán cuesta U$80 dólares). La Hormiga Culona (Atta laevigata) es una de las 12 especies de hormigas cortadoras de hojas del género Atta. Aunque las más famosas están en el departamento de Santander, en el Oriente Colombiano, sus dominios se extienden desde Colombia hasta Paraguay.

Las hormigas formaron parte de la dieta de los indígenas Guanes, que las comían en ceremonias especiales, cuando sus mujeres iban a contraer nupcias, como fuente de erotismo por el poder afrodisíaco que se les atribuye. Son miles de años en donde el pueblo Santandereano ha disfrutado de este exótico platillo. Hasta hace unas décadas, las clases altas Bumanguesas (nacidos en Bucaramanga), no acostumbraban probar las hormigas, y las llamaban hormigas Colonas. Por estos tiempos la bolsita de hormigas era consumida por las personas de origen humilde que si las llamaban por su nombre Hormigas Culonas.

Las hormigas culonas fueron conocidas por los soldados españoles que en la época de la Conquista descubrieron que los indígenas guanes, en Santander, las tostaban con el calor de las piedras en las fogatas y eran ofrecidas a las mujeres en una especie de ceremonia nupcial. Saber el día exacto en que van a salir más hormigas es un legado de la tradición indígena de los guanes, perteneciente a la familia lingüística Chibcha. Los guanes, que vivieron entre los siglos VII y XVI, al aprendieron a masticarlas y a defenderse de la picada de los machos, que no se consumen, pero atacan con ferocidad a los intrusos.

Las reinas vírgenes son colectadas durante unas nueve semanas cada año, en la temporada lluviosa, que es cuando salen en vuelo nupcial. La colecta la hacen campesinos del área que a menudo son heridos por las obreras y soldados, porque tienen fuertes mandíbulas Su colecta resulta una fuente temporal de ingresos para los campesinos pobres. Sin embargo, la competencia con otras especies de Attini (arrieras) y la sobreexplotación del recurso parecen haber disminuido el número de colonias, lo que causa preocupación sobre su estado de conservación.

Tras ser capturadas, las hormigas son tostadas en vasijas de barro, saladas y empacadas para venderlas en paquetes. A la hormiga se la retiran lo picos, patas y alas, pero algunas personas prefieren tan solo comerse su prominente abdomen.

Muchas personas han llevado las hormigas a los Estados Unidos, México y Alemania, donde son consideradas un verdadero manjar. De su explotación comercial viven en Santander unas 3.000 familias.

A las puertas de la internacionalización de las famosas hormigas culonas, los entomólogos y naturistas acaban de lanzar una alerta roja sobre la posible extinción de esta especie, si el negocio no se maneja de modo sostenible. Hoy los miles de hectáreas donde se podían encontrar se han reducido a ciertas fincas que han sido cuidadosamente vigiladas o a parajes lejanos en el Cañón del Chicamocha, en tierras semi vírgenes. Hay algunas fincas que han instituído hasta competencias para quienes atrapen más hormigas! E incluso tienen sensadas cuántos hormigueros tienen y el lugar exacto donde se encuentran. A pesar de que este tipo de insecto cuenta con ciudades subterráneas en el Eje Cafetero y los Llanos Orientales, habitadas entre 50 y 200 millones de hormigas, la cocina santandereana convirtió este departamento en la fábrica oficial de culonas de Colombia.

Hoy se consiguen hormigas con sabores ácidos (agregando a su sabor picante original) y además incluso hasta cubiertas de chocolate como deliciosas trufas.

Este producto se exporta, principalmente a Canadá, Gran Bretaña y Japón.

Otros Temas que le pueden interesar:

Author: por Dineroclub

Share This Post On
468 ad

1 Comment

  1. Buenas noches neceito iformacion sobre esta especie o tema porque me interesa montar un negocio de esta indole tales como, espies y estas hormigas son una buea opcion.

    Post a Reply

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp Dineroclub.net