Manual de modales para Whatsapp – 10 reglas @alvarodabril

Si alguna vez has tenido problemas a través de un chat vía WhatsApp por no contestar un mensaje o te enojaste porque te dejaron en visto, este manual es para ti (o para alguien que tú conoces).

DocuDigital

WhatsApp es una de las redes sociales más importantes, con más de 1.000 millones de usuarios en más de 180 países. Solo durante 2017, mandamos 75.000 millones de mensajes, entre los que compartimos 13.000 millones de imágenes y 5.000 millones de videos, según reportes de la propia aplicación de mensajería instantánea.

Este tipo de comunicación ha transformado muchos de los comportamientos entre las personas, y aunque hay distinciones notables entre algunas generaciones que contemplaban ampliamente la atención y la diplomacia, la inmediatez en la era digital ha contribuido a privilegiar lo práctico e inmediato sobre las formas.

Tal vez nos cause cierta gracia e incredulidad cuando escuchamos que Facebook ha sido causa de muchos divorcios o que a través de WhatsApp despidieron a alguien de su trabajo. Lo cierto es que este tipo de temas es cada vez más común en las sociedades digitales.

Muchas veces mandamos mensajes entre líneas que evidencian falta de atención o interés, falta de tiempo o descuido, y que no necesariamente queremos dar a entender. 

Mensajes en la madrugada, grupos de amigos y de trabajo, cadenas y memes, no siempre son bien recibidos, así que a continuación te presentamos algunas sugerencias para que tu comunicación a través de este tipo de aplicaciones sea mucho más efectiva.

1. La regla de oro

No dejes mensajes en visto. Si crees que porque desactivaste la palomita azul puedes hacerlo, te equivocas, ya que solo basta con darle ‘borrar’ a nuestro mensaje para ver si la otra persona ya lo leyó (si aparece únicamente la opción: ‘borrar para mí’, el contenido del mensaje ya fue leído por el destinatario). Dejar en visto un mensaje puede considerarse grosero y evidenciar que la otra persona no te importa. Si estás ocupado, mejor lee el mensaje hasta que tengas tiempo o avísale a esa persona que la buscas más tarde.

2. Nuevos contactos

Si conseguiste el número de una persona y te quieres poner en contacto con ella, ya sea por razones profesionales o personales, antes de llamarle, mándale un mensaje de WhatsApp. Preséntate adecuadamente e infórmale de ser posible, quién te proporcionó su número y coméntale el objetivo de tu deseo de ponerte en contacto con ella: una entrevista, una reunión, información, etc. Muchas veces las personas no contestan números desconocidos y si te contestan, sería incómodo que las localices en un momento inadecuado. Es mejor coordinarte con esa persona a través de la App.

3. Mensajes en la madrugada

En algunas ocasiones se entiende que debido al trabajo o a alguna emergencia, los mensajes pueden llegar a horas poco habituales. Aunque siempre una llamada es mejor para algo sumamente urgente, en casos en los que es necesario atender un asunto particular, se puede justificar la hora.

Pero si no es una persona que conozcas bien, como un amigo cercano o un familiar, una llamada o un mensaje después de las 10 de la noche trae en muchas ocasiones otro tipo de connotaciones. Puede interpretarse que está bajo el influjo del alcohol o tiene intenciones sexuales. Y si empieza a pedir ‘selfies’, ya tienes confirmación. Pedir este tipo de fotografías puede ser inapropiado si aún no existe la confianza suficiente. Basta un “me incomoda” o “mejor en otro momento”, para que dejes o te deje de insistir.

4. Grupos

¿Estás en siete diferentes grupos de WhatsApp? El del trabajo, la fiesta de la tía, el ‘baby shower’ de tu prima, los amigos de la primaria, la familia… Cada uno tiene un propósito, intenta respetarlo y cuando termine su objetivo puedes salirte o eliminar el grupo. Si no tiene caducidad, puedes silenciarlo durante un tiempo y revisarlo cuando te parezca conveniente. Nunca elimines o agregues a alguien sin avisarle previamente; necesitas el permiso de quien agregarás y también explicarle la razón si lo vas a eliminar del grupo. Asimismo, si te sales del grupo, deberás avisar la razón para evitar malos entendidos. Si no quieres herir susceptibilidades, recuerda que puedes silenciarlo.

5. Nunca dejes una conversación a medias

Siempre despídete o avisa que contestarás de forma intermitente si estás ocupado. Como decíamos, no es lo mismo dejar en visto o mandarle un mensaje con un meme a tu mejor amiga o amigo a las 3 de la mañana, que a alguien que apenas estás conociendo o a un colega del trabajo. Así que si quedaste en llamar, llama; si están chateando y tienes que hacer otra cosa, avisa. Si no te conoce, podría interpretar que perdiste el interés o eres una persona poco atenta.

6. Evita el uso excesivo de emojis

¿Te ha pasado que la otra persona interpreta un emoticono o un emoji de forma distinta a la que pretendías? Esto sucede particularmente cuando apenas estás conociendo a una persona, así que mientras él está sugiriendo sexo con una carita de diablo, ella quizá entendió que es una persona divertida y traviesa, o viceversa.

DocuDigital

7. Evita el ‘phubbing’

Es muy molesto estar platicando con alguien que se la pasa viendo su celular y contestando mensajes. Si necesitas contestar de forma urgente un mensaje, pide permiso a tu acompañante, para la conversación y mándalo brevemente, de igual forma si necesitas llamar. Cuando termines guarda el celular.

8. Cadenas, ‘memes’ y ‘fake news’

Ten mucho cuidado con lo que mandas y a quién lo mandas. Algunos ‘memes’ pueden ser graciosos si se mandan al grupo o a la persona indicada, pero evita ser el motivo por el que todos los grupos o celulares de otras personas estén sonando todo el día. Las cadenas son el peor invento, así que evítalas a todas costa, así como noticias que no provengan de fuentes confiables.

9. Audios

A veces es práctico explicar algo a través de un audio, pero sé concreto y de preferencia manda sólo un mensaje. Si requieres mandar más, será mejor que llames por teléfono. Así como es incómodo estar leyendo muchos mensajes cortos en lugar de uno largo, tener muchos audios puede molestar al destinatario.

10. Uso de mayúsculas

Al igual que el uso de emoticones puede describir una emoción o un sentimiento, el uso de mayúsculas hace hincapié en algún punto, pero hay que tener cuidado, ya que el uso de éstas se puede interpretar como que estás gritando. Si le mandas a tu jefe:

“Le comenté que NO fui yo quien dejó abierta la oficina” o “¿YA ME APROBÓ MIS VACACIONES?”, puede traerte consecuencias bastante negativas. Ahora que ya podemos usar negritas, cursivas e incluso tachadas, tienes gran variedad de formatos para evitar malos entendidos y poder enfatizar alguna frase o palabra, sin necesidad de las mayúsculas.

Author: por Dineroclub

Share This Post On
468 ad

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp Dineroclub.net