Momias de San Bernardo Cundinamarca @alvarodabril

momiassanbernardoMisteriosamente en San Bernardo, Colombia, a partir de 1.974 han comenzado a aparecer fenómenos de momificación espontánea. Hoy son más de 60 momias de personas enterradas en su Cementerio. San Bernardo es un municipio de Cundinamarca (Colombia), ubicado en la Provincia del Sumapaz. Éste municipio se encuentra ubicado a 99 Km de Santa Fe de Bogotá. Caracterizado por ser despensa agrícola en su región debido a la gran fertilidad de sus tierras y variedad de climas. Es así como su principal producto es la mora, reconocida por su excelente calidad. En esta población Colombiana a 87 kilómetros de Bogotá, se presentan singulares casos de momificación natural. Las momias atraen cada vez más turistas curiosos. En las momias la piel aún la conserva, sólo que es un tejido seco, curtido, como cartón arrugado y de color difuso, entre blanco cal y café tierra. En los dedos siguen nítidos los pliegues y las arrugas que se forman desde la infancia. Muchas de las momias han sido destruídas porque sus parientes no desean que sean exhibidos sus cuerpos en el Museo. Este fenómeno ha puesto a San Bernardo en el mapa turístico de todo el planeta !


Síganos en Twitter  @alvarodabril –  Alvaro Abril, Conferencista Marketing Digital en Colombia, Perú, Panamá, Venezuela y Guatemala, con más de 11.100 seguidores. email: presidente@dineroclub.net Desarrollo de sitios web (creación de páginas web administrables), email marketing (envíos masivos de correo) y experto en redes sociales. Facebook: www.facebook.com/dineroclub con más de 4.300 seguidores

La Momificación Natural

Pero hay dos alimentos autóctonos de la zona, considerados causa del fenómeno inexplicable de la momificación. Son la huatila o papa de pobre, y el chachafruto o balui; ambos ingredientes de sopas, cocidos, arepas y tortas. La huatila es de contextura blanda y lechosa. En su interior lleva una pepa que se semeja, en miniatura, a la del aguacate. De color verde oscuro y claro, su cáscara lleva espinas. El balui es compacto y morado, de la familia del fríjol y parecido al guamo en apariencia.
 
Los habitantes del lugar, aproximadamente doce mil, creen que el hecho de que existan momias obedece o al consumo cotidiano de estos frutos, o a las condiciones de humedad del terreno donde está ubicado el cementerio.
 
Pero las dos hipótesis dejan dudas. Aunque es verdad que el balui y la huatila son oriundos de la región, no deja de ser cierto que se dan también en cualquier zona de clima cafetero. De otro lado, se han dado casos de gente que habiendo vivido siempre en San Bernardo, se han enterrado en Fusagasugá y tampoco se han descompuesto. 
 
Con 90 años, el habitante de más edad en el pueblo afirma que se momifica la gente que en vida fue perversa. Así se lo enseñaron sus padres y abuelos. Para él todo ha pasado, pasa y pasará, por castigo divino.
 
El caso es que, en la actualidad, 30 momias permanecen en una bóveda subterránea del cementerio, uno de los más organizados de la región de Sumapaz. Son éstas de personas nunca reclamadas, mendigos y gente pobre del lugar. Hay de mujeres, hombres y niños. Lo más impresionante y patético es que aún dejan ver su piel intacta pegada al hueso. Los gusanos no consumieron por completo el cadáver y se distinguen a la perfección las facciones del cuerpo en vida. 
 
Aunque pasa mucho tiempo sin que el sepulturero del lugar encuentre cadáveres momificados (se descompone el 80% de los enterrados), es él quien más acostumbrado está al fenómeno. Le impresionará siempre, en todo caso, partir y despedazar la momia en presencia de allegados y familiares, ansiosos de colocar los restos en osarios. Sobre el pecho están sus brazos, cruzados en posición de descanso. Y las uñas de las manos tienen un corte redondo, delicado, como si antes de morir la mujer hubiera estado en un salón de belleza. El detalle es curioso. Hay un mito que asegura que las uñas de algunos muertos crecen. Estas no. 
 
Lina María Ramos, directora de Medicina Legal en el sur de Colombia, explica que es “un fenómeno cadavérico poco usual” asociado presuntamente al clima -en San Bernardo alcanza los 23 grados centígrados- y los minerales que hay en la tierra y que permiten que los cuerpos se conserven.

Historia del Municipio de San Bernardo

San Bernardo nace de una extensa cantidad de terrenos montañosos colonizados hacia 1910 el día 22 de julio en las horas de la mañana cuando el padre FRANCISCO ANTONIO MAZO celebró la misa y declaró fundado el pueblo en honor de Monseñor Bernardo Herrera, ese día se bendijeron las campanas de la Capilla donada por el General Carlos J. Heredia.
 
En enero de 1913 tuvo lugar la primera fiesta amenizada por la Banda de Espinal. El Concejo de Pandi en 1914 lo erigió en corregimiento. Por Ordenanza No. 66 de abril 30 de 1920 lo erigió en municipio, segregado del municipio de Pandi, más el corregimiento de Nazareth, fue sancionado por el Gobernador Eduardo Restrepo Saenz y reglamentada por Decreto 289 del 23 de junio de 1921. El primer alcalde fue Miguel Mena.
 
El tribunal contencioso por sentencia de 30 de junio de 1923 declaró nula dicha ordenanza y en tal virtud el Gobernandor Eduardo Briceño por Decreto 1254 de agosto 14 de 1923 suprimió el municipio reintegrándolo a Pandi y Bogotá. Por Ordennaza No. 62 de 3 de mayo de 1927 se creó definitivamente el municipio y el alcalde fue Daniel Malo O Leary. La parroquia fue creada por Decreto de 29 de enero de 1932 del Arzobispo Ismael Perdomo.
[nggallery id=203]

 

Author: por Dineroclub

Share This Post On

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *