Sabía usted que #Davinci fué Chef, genio de las artes culinarias ?

LEONARDODAVINCICada vez que alguien quiere contar la historia de alguna innovación, casi seguramente encuentra entre sus escritos y dibujos las conocidas ametralladoras, aviones, fortificaciones, helicópteros, etc., que soñó el célebre Leonardo da Vinci, nacido en Florencia en 1452, y que al morir a los 64 años, anciano para aquella época, dejó parte de las obras más bellas que aún hoy provocan el asombro del mundo entero.

Conozca ahora el video “Cómo hacer Promociones Efectivas“, entrevista del programa Negocios en Telemedellín a Alvaro Abril, por el Director Juan Carlos Yepes. Ver el video haciendo CLIC AQUÍ http://www.youtube.com/watch?v=K-3Ck5qkrvE )

Síganos en Twitter  @alvarodabril –  Alvaro Abril, Conferencista Marketing Digital en Colombia, Perú, Panamá, Venezuela y Guatemala, con más de 9.900 seguidores. email: presidente@dineroclub.net Desarrollo de sitios web (creación de páginas web administrables), email marketing (envíos masivos de correo) y experto en redes sociales. Facebook: www.facebook.com/dineroclub

Desea monitorear celulares, pc, tablets, cuentas de facebook ?
Monitor Your Child's Cell Phone with eBLASTER Mobile Monitoring Software

Lo que se conoce muy poco es el oficio con el que, en ocasiones se ganó la vida, y del que era un apasionado: el de cocinero.

El 1981, en el archivo de la ex familia imperial rusa, conservado en el museo Hermitage de San Petesburgo (entonces Leningrado), aparecieron unas libretas con sus apuntes de cocina. Hay discusiones sobre cómo fueron a parar allí, aunque se presume que fueron con algunas pinturas del maestro.

De mozo a Chef

A los diecisiete años, Leonardo era discípulo de Verrochio, escultor, pintor, ingeniero, orfebre y matemático de Florencia.

Verrochio le pidió colaboración a Leonardo en la pintura “El bautismo del Cristo”, pero Leonardo estaba más entusiasmado con su trabajo adicional como mesero en la taberna “Los tres caracoles”, donde la muerte del cocinero había dejado un puesto vacante. Quien le introduce en el saber culinario es el grosero Accatabriga. El gusto por los dulces y la cocina en general le acompañará toda su vida. Desde muy joven, Leonardo descubrió su interés por este efímero arte. De hecho, su carácter fue decisivo en su carrera gastronómica, su inventiva quedó reflejada en las recetas, muy extrañas para la época por la arriesgada combinación de elementos, y su presentación.

Allí se servían enormes platos de polenta de avena (no se conocía el maíz), mezclada con pedazos de carne irreconocible, pero abundante.

El joven Leonardo erigido en chef y con gran entusiasmo, colocó mesas pequeñas y sirvió pequeñas porciones de manjares sofisticados, con una presentación propia de la actual nouvelle cuisine, y propia de él y su finura.

Los clientes, acostumbrados a platos de toscos guisos abundantes, se enfurecieron, y el joven chef tuvo que salir huyendo para salvar su vida, pero quedó con la sangre en el ojo.

Cinco años más tarde, un incendio acabó con la taberna “Los tres Caracoles”. Leonardo dejó de inmediato todo lo que tenía entre manos, (incluso el encargo de un retablo para la capilla de San Bernardo en el Palazzo Vecchio), y se asoció con su amigo Sandro Botticelli para abrir una fonda que la llamaron “La huella de la tres ranas”.

Con gran entusiasmo y apuro, improvisaron una tienda con grandes telas (varias ya pintadas) sacadas de contrabando del taller de Verrochio.

Fracasaron, pues aún la más alta sociedad se negaba a considerar como almuerzo una rebanada de pan tostado con una anchoa artísticamente enroscada.

leonardo3El hecho es que Leonardo no se quedó estancado en esta simple faceta de cocinero, sino que haciendo gala de su espíritu de investigación y de innovación técnica, resultó ser un adelantado inventor de “electrodomésticos” (por supuesto sin la parte de “electro”) o por decirlo de otra forma, de aparatos y utensilios que pudieran servir de ayuda en las labores de la cocina, además de tocar otros muchos temas relacionados con las buenas formas en la mesa, la organización de banquetes para los nobles, etc

De esta faceta gastronómica del gran genio italiano se empezó a saber algo más a partir de 1981, cuando en Rusia se descubrió una especie de libro de notas, una copia manuscrita del que se supone original de Da Vinci y al que se llamó “Códice Romanoff”. El manuscrito había sido adquirido en 1865 por el Zar Alejandro II, junto con algunas pinturas del artista y actualmente se conserva en el Museo del L’Hermitage, en San Petersburgo, aunque no todos los expertos aceptan su autenticidad.

El libro, escrito con bastante probabilidad entre 1481 y 1500, recoge todo tipo de recetas y curiosidades gastronómicas, comentarios sobre los buenos modales de los comensales e invenciones de curiosos aparatos.

Artilugios muy ingeniosos

Según se desprende de esas anotaciones, de su imaginación nacieron artilugios como el sacacorchos (hasta entonces las botellas se tapaban con unas piezas hechas de madera y cera), un pelador de patatas mecánico dotado de cuatro cuchillas en forma de hoz que giraban gracias a una manivela instalada en el interior de un tambor, una máquina para cortar fiambres, otra para picar ajos, una especie de extractor para eliminar el humo de las cocinas, una ‘picadora de vacas’ (así le llamó el maestro), un rudimentario lavaplatos, y hasta un secador de ropa, que Leonardo usaba para secar con aire caliente las servilletas que impuso en la corte para sustituir los hasta entonces animalillos vivos (conejos, gatos, perros) que los nobles usaban, atándoles a las patas de sus sillas, para limpiarse las manos. Por aquella época, sus recetas y, posteriormente, sus inventos aplicados a la cocina comenzaron a hacerse famosos.

Cualquier aparato o máquina podía ser empleado para las artes culinarias: asadores automáticos, máquinas de lavar, cascanueces mecánicos, picadoras de carne, cortadoras de vegetales y otros utensilios que no siempre fueron aceptados por sus criados. De su ingenio nacieron ideas tan brillantes como los extractores de humo o los extintores de incendios.

Famosas recetas

Uno de los más célebres cuadros de Leonardo da Vinci fue “La última cena”, obra en la que quiso reflejar su gran amor por la cocina. Tal es así, que primero ideó las recetas que aparecen en esta magnífica obra de arte que el cuadro en sí, caso del Puré de nabos con rodajas de anguila. Durante dos largos años y cerca de nueve meses, realizó cientos de bocetos de alimentos, como los Huevos cocidos con rebanadas de zanahoria o el Muslo de focha* con flores de calabacín. Al final, todo ese esfuerzo quedó reducido a una escena en la que aparecen platos bastante sencillos.

Otros Temas que le pueden interesar:

Author: por Dineroclub

Share This Post On
468 ad

2 Comments

  1. Hola alvaro, soy fiel seguidora de tus articulos. Son de gran interes
    siempre aportas algo nuevo cada dia.

    Post a Reply
  2. Mi personaje Favorito DA VINCI.. .El desperdicio mas grande de la Historia!!!!!

    FELICITACIONES ALVARO!!!! que gran artículo mi buen amigo.

    Sigue escribiendo de DA VINCI me ENCANTA!

    Post a Reply

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp Dineroclub.net