Las excentricidades de los multimillonarios @alvarodabril
Sep11

Las excentricidades de los multimillonarios @alvarodabril

Definitivamente todos los que no somos multibillonarios acostumbramos decir que el dinero no hace la felicidad, pero si pudiéramos, seríamos multimillonarios. Infortunadamente este honroso lugar está para aquellas personas que con su gran inteligencia y habilidad para los negocios logran escalar tan anheladas posiciones (o para los que nacieron en el seno de familias ya multimillonarias o como dice Warren Buffet, el club del esperma afortunado). Hoy conoceremos algunas de esas locuras que hacen felices a algunos billonarios. Síganos en Twitter  @alvarodabril –  Alvaro Abril, Conferencista Marketing Digital en Colombia, Perú, Panamá, Venezuela , con más de 9.300 seguidores. email: presidente@dineroclub.net Desarrollo de sitios web (creación de páginas web administrables), email marketing (envíos masivos de correo) y experto en redes sociales. Facebook: www.facebook.com/dineroclub Andrei Melichenko Este ruso con 4.600.000.000 de dólares se compró un barco llamado Yate A, es un buque de guerra con sensores de movimiento, inhibidores de radar y cristales tintados, tiene una longitud de largo mayor que un campo de fútbol y le ha costado unos 300 millones de dólares.    Huang Qiaoling Uno de los hombres más ricos de China, es un gran admirador de los grandes iconos estadounidenses y de su cultura, a tal extremo llegó su devoción hacia U.S.A. que mandó construir una réplica exacta de la casa blanca, tanto por fuera como por dentro, con la misma decoración y los mismos muebles, en su ciudad natal Hangzhou, por diez millones de dólares, no le falta ni un detalle respecto al edificio original, incluyendo todos los símbolos americanos. Howard Hughes Con dos mil millones de dólares, este aviador, ingeniero, productor de cine y mujeriego, a los 60 años reservó un hotel en Acapulco y allí se aisló allí para siempre y nadie le volvió a ver jamás, por teléfono mandó comprar dos hoteles más en las cercanías y los cerró para asegurarse de que nadie le molestara. Pero para no perder el contacto con la gente, mandaba filmar miles de cintas de las calles de las principales ciudades del mundo para ver a las personas andar por estas y así seguir viendo a gente aún estando encerrado. William Randolph Hearst El hombre que inspiró la película ‘’El ciudadano Kane’’ era también un comprador de adornos, muebles, cuadros, libros y demás objetos antiguos, pero sus compras más descabelladas fueron dos castillos al estilo medieval, una monumental mansión en Santa Mónica y otra en California, un bungalow en Beverly Hills y un gran claustro español que mandó desmontar por partes para llevarselo a New York. Fué uno de los mayores poseedores de arte en la historia. Tuvo tantas obras que jamás fueron exhibidas por no tener espacio en sus mansiones para mostrarlas....

Read More