Suzanne Heintz se cansó de ser vista como solterona @alvarodabril
Mar20

Suzanne Heintz se cansó de ser vista como solterona @alvarodabril

Personas que han visto este artículo hoy: 676 Suzanne Heintz se aburrió de que le preguntaran por qué no tenía pareja y decidió emprender un viaje por el mundo con un maniquí masculino y un maniquí de niña.  Se define con orgullo como “fotógrafa y solterona”. Con frecuencia la artista estadounidense soporta el juicio de familiares y recién conocidos que “arquean las cejas” y con pequeños pero reveladores gestos faciales reaccionan a la ‘excentricidad’ cuando descubren que no tiene marido ni hijos. Lo que es una decisión personal se convierte en la obligación de tener que dar un cúmulo de explicaciones, una presión social que nadie exige a quien a cumplido con esos ritos programados. Life Once Removed (La vida una vez suprimida) es una respuesta humorística al problema que muchos parecen creer que tiene Heintz. “En serio, ¿qué se suponía que debía hacer? No puedes simplemente ir y comprarte una familia… O sí“, relata con sorna en su descripción del proyecto. Para el proyecto la fotógrafa se hizo con un maniquí masculino y otro infantil y se fotografió con ellos en “momentos Kodak”, retratos familiares típicos —saturados de color y aparante felicidad— con los que ha creado un archivo de la normalidad social. De camino a las sesiones se le desarma el marido varias veces, pero ella vuelve a unir las partes del cuerpo plástico con paciencia, absorbida por el montaje general. Algunos peatones sonríen cómplices, otros quieren saber el por qué del proyecto y hay quien también quiere retratarse con los maniquíes. La artista se viste y se peina a lo años cincuenta, posa con su flamante marido artificial en instantáneas románticas parisinas, arropa a su hija en la cama, abre en familia los regalos de Navidad, les sirve la cena de Acción de Gracias, los lleva de excursión, a patinar sobre hielo… En casi todas las imágenes exhibe una sonrisa artificial de oreja a oreja. Las imágenes no son simplemente un comentario sobre la soltería, sino un intento de cambiar mentalidades con respecto a lo que significa el éxito personal para una mujer del siglo XXI. Además, Heintz hace una reflexión importante sobre “el modo de vida estadounidense”, que considera artificial y recubierto de supuesta perfección. “Amamos y obedecemos la imagen preconfigurada de una vida bien vivida. Tenemos profundamente arraigada esa extraña auto-sonrisa que ponemos cuando hay una cámara presente. ¿Vivimos nuestras vidas con una extremada conciencia de cómo nos sentimos o sólo del aspecto que...

Read More