Thomas Alba Edison: Una mezcla entre Da Vinci. Jobs y Slim

“El Genio es 1 % inspiración y 99% transpiración (sudor)” Thomas Alva Edison.

thomasalvaedisonSin dudas Thomas Alva Edison fué una mezcla del genio de Leonardo Da Vinci, la visión de Steve Jobs y la capacidad como Empresario de Carlos Slim. En 1855 a los ocho años y medio Edison entra a la escuela. Después de tres meses de estar asistiendo, regresó a su casa llorando, informando que el maestro lo había calificado de alumno “estéril e improductivo”. Es imposible establecer si Nancy Edison tomó muy en serio la opinión del maestro o si pensó que ella era mejor que el profesor de su hijo. 

En 1859 empezó a vender diarios en el tren matutino que iba de Port Huron a Detroit, así como verduras, mantequilla y moras. En Detroit el tren hacia una parada de seis horas, las cuales aprovechaba pasándolas en el salón de lectura de la Asociación de Jóvenes (después Biblioteca Gratuita de Detroit). Ahí, comenzaba por leer el primer libro que se encontraba en el anaquel inferior y seguía por orden con los demás hasta terminar con toda la hilera.

REDSOCIALROMANCE

Edison no sólo no quedaba satisfecho con leer, sino que comenzó a probar diferentes experimentos basándose en lo que leía en los libros de Ciencia. Utilizaba un vagón vacío como laboratorio, y luego para poner ahí una prensita de mano que se agenció cuando un amigo del Detroit Free Press le regaló algunos tipos. El resultado fue inmediato: el Grand Trunk Herald, semanario del que Edison tiraba cuatrocientos ejemplares. 

Thomas Alva Edison siendo un adolescente

Thomas Alva Edison siendo un adolescente

FRASES DE THOMAS ALVA EDISON

  • Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito.
  • Que algo no funcione como tú esperabas no quiere decir que sea inútil.
  • Una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo.
  • Quien no se resuelve a cultivar el hábito de pensar, se pierde el mayor placer de la vida.
  • No sabemos ni un cienmillonésimo de nada.
  • Toda persona debe decidir una vez en su vida si se lanza a triunfar, arriesgándolo todo, o si se sienta a ver el paso de los triunfadores.

Tras salvar a un niño en las vías del tren en Port Huron, el agradecido padre de la criatura J. U. Mackenzie (telegrafista de la estación) le enseñó telegrafía. Cabe mencionar que en este incidente, el mismo Edison quedó sordo debido a que él mismo casi cae del tren salvando a este niño y un sujeto lo tomó de sus orejas. A los dieciséis años obtuvo su primer puesto como telegrafista en Port Huron cuando J. U. Mackenzie le deja el puesto al unirse éste al Cuerpo Militar de Telegrafistas.

thomasalvaedison4A finales de 1863, Edison con el apoyo de J. U. Mackenzie, solicitó empleo como telegrafista de ferrocarril del Grand Trunk, en el Empalme de Stratford a ciento sesenta kilómetros de la frontera con Canadá. No duró mucho en este empleo porque no transmitió las señales para detener un tren de carga que, como consecuencia, estuvo a punto de tener una colisión de frente. Huyó a Sarnia, en la frontera canadiense y tomó la barcaza hacia Port Huron. A principios de 1864, Edison encontró empleo en el ferrocarril sureño de Lake Shore & Michigan, en Adrian, cien kilómetros al sur de Detroit, en donde fue despedido por desobedecer órdenes. Se le mandó despachar un mensaje importante, y lo hizo sin hacer caso de las protestas del hombre que se encontraba transmitiendo al otro lado de la línea, el cual era el superintendente, detalle que Edison desconocía. En febrero de 1865, Edison se trasladó a Cincinnati, donde una vez más, obtuvo empleo en la Western Union, donde por su habilidad lo promocionaron de operador de segunda a operador de primera clase.

Conozca ahora el video “Cómo hacer Promociones Efectivas“, entrevista del programa Negocios en Telemedellín a Alvaro Abril, por el Director Juan Carlos Yepes. Ver el video haciendo CLIC AQUÍ http://www.youtube.com/watch?v=K-3Ck5qkrvE ) con cerca de 10.000 visitas en Youtube.

Síganos en Twitter  @alvarodabril –  Alvaro Abril, Conferencista Marketing Digital en Colombia, Perú, Panamá, Venezuela y Guatemala, con más de 9.900 seguidores. email: presidente@dineroclub.net Desarrollo de sitios web (creación de páginas web administrables), email marketing (envíos masivos de correo) y experto en redes sociales. Puede llamar al celular en Colombia: 320-517-12-46 / grupo de Facebook: www.facebook.com/dineroclub con más de 4.200 seguidores

En 1869, en Nueva York, consiguió un empleo de condiciones muy ventajosas tras reparar una grave avería en un indicador telegráfico que señalaba los precios del oroen la Bolsa.

Trabajó en la compañía telegráfica Western Union, aunque poco después se independiza y en 1877 lleva a cabo uno de sus más importantes inventos, el fonógrafo.

Aunque se le atribuye la invención de la lámpara incandescente en realidad sólo fue perfeccionada por él, quien, tras muchos intentos consiguió un filamento que alcanzara la incandescencia sin fundirse. Este filamento no era de metal, sino de bambú carbonatado. Así, el 21 de octubre de 1879, consiguió que su primera bombilla luciera durante 48 horas seguidas.

En 1880 se asocia con J.P. Morgan para fundar la General Electric

Los aportes de Edison al mundo del cine también fueron muy importantes. En el año 1889 comercializa la película en celuloide en formato de 35 mm, aunque no la pudo patentar porque un tiempo antes George Eastman ya lo había hecho; aunque sí pudo patentar las perforaciones laterales que tiene este tipo de película. En Estados Unidos se lo considera uno de los más importantes inventores del siglo XX, con más de mil patentes, lo que significó una transformación en la actividad de inventar, desde un simple entretenimiento a la creación de una empresa.

INVENTOS DE THOMAS ALVA EDISON

Los inventos originales y las mejoras a otros inventos que patentó suman 1,093. Entre ellos destacan la invención del fonógrafo, la lampara eléctrica incandescente, el micrófono, el cinematógrafo (la primera cámara de cine), el cine sonoro, el mimeógrafo, la máquina de escribir, la pluma eléctrica, un contador de votos, el audífono, la batería alcalina de almacenamiento (llamada batería Edison); el bulbo, el dictáfono y el fluoroscopio. En el campo de la telefonía y la telegrafía Edison realizó también nuevos inventos, mejoras y perfeccionamientos, que incluyen la aplicación práctica del teléfono gracias al micrófono o transmisor telefónico de carbón; el telégrafo cuádruple, un repetidor automático de telégrafo; el telégrafo impresor y un sistema telegráfico para comunicarse con los trenes en marcha. En el campo de la electricidad descubrió la emisión de electrones por los metales incandescentes. Edison también se interesó por dínamos y motores. Su inventiva era prodigiosa y su curiosidad inagotable, por lo que investigó e inventó en una enorme variedad de áreas. Sus intereses e investigaciones abarcaron también la fotografía, la preparación de cemento armado, la elaboración de tejidos impermeables, la producción de ácido carbólico y otros productos químicos y la concentración de minerales por métodos magnéticos. Además, durante la Primera Guerra Mundial, Edison fue jefe del Cuerpo de Asesores Navales donde dirigió y sugirió la investigación de dispositivos antisubmarinos y torpedos.

POR QUÉ EDISON FUÉ RICO Y FAMOSO

Thomas A. Edison no fué rico y famoso por crear sus inventos sino por saber como producir dinero con ellos,y fué su sentido de negocio que sus inventos fuesén útiles para muchas personas, Thomas A. Edison fué mucho mas que un inventor.

Se convirtió en multimillonario y dueño de una empresa multimillonaria, estoy hablando de la General Electric. Desde muy pequeño trabajó vendiendo dulces y revistas en los trenes, luego imprimió su propio periodico y despues contrató a un grupo de pequeños para que los vendieran, de esta manera empezó en los negocios.

De ahi que cuando realizó sus inventos supo muy bien como distribuirlos, ya que tenia experiencia desde niño en los negocios, el vió una gran oportunidad de negocio en la bombilla que acabó de inventar, pero no precisamente en la bombilla como tal: sino vió mucho más alla, vió que necesitaba de un sistema de lineas electricas y de transmisión que las impulsara. Thomas Alva Edison fué miembro del Club Rotario y miembro de la más importante Fraternidad del planeta. 

En los años veinte, sus conciudadanos le señalaron en las encuestas como el hombre más grande de Estados Unidos. Incluso el Congreso se ocupó de su fama, calculándose que Edison había añadido un promedio de treinta millones de dólares al año a la riqueza nacional por un periodo de medio siglo. Nunca antes se había tasado con tal exactitud algo tan intangible como el genio. Su popularidad llegó a ser inmensa. En 1927 fue nombrado miembro de la National Academy of Sciences y al año siguiente el presidente Coolidge le hizo entrega de una medalla de oro que para él había hecho grabar el Congreso. Tenía ochenta y cuatro años cuando un ataque de uremia abatió sus últimas energías.

[nggallery id=168]

INVENTOS INFLUENCIADOS POR THOMAS ALVA EDISION

Bombilla

Bombilla

La Televisión

La Televisión

Teléfono

Teléfono

Rayos X

Rayos X

El video

El video

La radio

La radio

Cinetoscopio

Cinetoscopio

Grabadora de audio

Grabadora de audio

Fonógrafo

Fonógrafo

LA FAMOSA ENEMISTAD ENTRE ALBA EDISON Y TESLA

thomasalvaedisonTESLA

¿Cuál es la historia detrás de la supuesta rivalidad entre los dos inventores que crearon parte del mundo moderno?

Fue un chiste, una broma. Jacarandoso, Thomas Alva Edison recibió a Nikola Tesla en su laboratorio en Nueva York un día cualquiera de 1884. Tesla -nacido en el Imperio Austro-Húngaro, de casi dos metros, siempre peinado a la mitad, bigotudo- había llegado a la ciudad desde París, donde también trabajó como técnico para Edison, que en ese entonces era reconocido como un adelantado en la distribución de energía eléctrica. Tesla, sin embargo, tenía otras ideas, otros planes.

Arribó a Nueva York, con algunos poemas en su bolsillo y sólo cuatro centavos de dólar, y aceptó el reto de mejorar los sistemas que Edison había desarrollado. Serían US$500.000 -cerca de US$1 millón en la actualidad- lo que Tesla recibiría por sus trabajos. Entonces se recluyó por meses y completó la empresa: los motores y generadores de la Edison Electric Light Company corrieron como nunca lo habían hecho.

Y llegó un día cualquiera de 1884 en que Tesla, quizá apurado por su situación monetaria, fue a reclamar su pago prometido. Edison, en su laboratorio, lo recibió y escuchó su solicitud. Jacarandoso, Edison dijo que era mentira, que había bromeado. Y luego mencionó las palabras que principiarían una enemistad permanente:

-Tesla, usted no entiende el humor americano.

Dos hombres, dos modelos

Para 1884, cuando Tesla renunció a la empresa de Edison por falta de pago, físicos de Europa ya habían trabajado en modelos de corriente más eficientes que el de Edison. En la década de 1850, el neurólogo Guillame Duchenne desarrolló un sistema primitivo de energía alterna; veinte años después lo hicieron los técnicos de la empresa húngara Ganz Works; los desarrollos ulteriores estuvieron en manos del ingeniero eléctrico y físico Galileo Ferraris y del inventor Lucien Gaulard.

La metamorfosis eléctrica garantizaba una mejor y más potente distribución de la energía; el problema, en el fondo, era de dinero y poder. Edison promovió el diseño de la corriente directa -y patentó además 1.903 inventos más, entre ellos el fonógrafo, el bombillo y la cámara de video-, que en Estados Unidos era muy efectivo en las zonas rurales porque proveía de luz a zonas poco amplias. El monopolio de Edison sobre este sistema aumentó sus arcas y, por lo demás, le dio un reconocimiento que sólo hasta hoy ha sido cuestionado. Tesla, y otros físicos, buscaban la manera de ampliar el espectro de uso de la energía eléctrica, y por eso mejoraron el sistema de corriente alterna, cuyos principios habían sido planteados por el físico Michael Faraday. A través de un transformador, que servía como una suerte de manguera, la corriente podía recorrer mayor distancia y proveer a equipos más grandes de energía.

Despuntaba, por ese tiempo, la industria en Estados Unidos. Una hipótesis, formulada por mero juego, diría que el modelo de Tesla era mucho más útil que el de Edison para aquella empresa naciente. Quizá esa misma hipótesis atenuó el entusiasmo de Edison y por eso hizo lo que aquí se contará. Tesla se unió al empresario George Westinghouse; sagaz en los negocios, Westinghouse vio una oportunidad de oro en la energía alterna, luego de que tres técnicos de Ganz Works -Károly Zipernowsky, Ottó Bláthy y Miksa Déri- armaran un transformador que resultó ser tres veces más eficiente que cualquier otro sistema de transmisión de corriente. Westinghouse pagó US$25.000 por una serie de patentes de Tesla, cuyo modelo de energía alterna había tenido éxito en la iluminación de Nueva York.

Entonces, Edison ingenió una estrategia para desprestigiar el modelo de energía alterna. El sacrificio fue clave en ese plan.

La guerra de las corrientes

Ganado indeseado, perros, gatos, caballos. Topsy, un elefante de un circo de Coney Island que mató a tres hombres. Todos fueron electrocutados con energía alterna a cargo de Edison y su equipo. Edison buscaba poner la energía eléctrica en la picota pública -con intenciones humanistas o mercantiles, no hay modo de saberlo- como un invento agresor.

En realidad, las formas desarrolladas por Tesla y Edison compartirían espacio a lo largo del siglo XX y en lo que de la era tecnológica. “Mientras la corriente alterna es de hecho muy Buena para la transmisión de energía a larga distancia -anota el ingeniero Alex Waller en su blog The Abstracted Engineer-, es pésima para alimentar aparatos electrónicos. De modo que podría sugerir una variación: si Tesla es el padre de la era eléctrica, entonces Edison es el padre de la era electrónica”.

Pese a que la corriente que fluía en el sistema alterno era un poco más fuerte, los voltajes y el daño que causaban ambos modelos eran similares. Bien se podía morir electrocutado -o Westinghoused, como se llamó al hecho de recibir fuertes descargas de corriente- con corriente alterna o con corriente directa, aunque un mal manejo de la energía alterna sí podría provocar severos daños. Dada la fama de genio al margen que rodeaba a Tesla, Edison deseaba disminuir su influencia. La corriente alterna es más peligrosa que la corriente directa, pregonaba Edison en diarios y reuniones. Leyó un editorial escrito por Harold Pitney Brown, técnico en electricidad, en el diario The New York Post. Brown dijo allí que un muchacho murió cuando tocó un telégrafo que se alimentaba de energía alterna.

Lo que siguió fue de esta guisa. Edison reclutó a H.P. Brown -a quien pagaba de modo clandestino- para desarrollar una idea del dentista Alfred Southwick: la silla eléctrica. Pese a que Edison rechazaba la pena capital, experimentó en su laboratorio en West Orange, Nueva Jersey, electrocutando animales con el beneplácito y la ayuda activa de Brown y, en ocasiones, con la presencia de la prensa. Southwick también movía sus cartas en la política del país para que aprobaran una forma “más humana” que la horca para cumplir con la pena de muerte.

Desde el 1° de enero de 1889, la pena capital por electrocución fue oficial. Y la primera persona que se sentaría en la silla eléctrica fue William Kemmler, que había asesinado a su esposa con un hacha. El 6 de agosto de 1890, el condenado Kemmler recibió una descarga de corriente alterna que apenas lo dejó herido y luego otra que lo llevó a la muerte. De ese modo, Edison y Brown comprobaron su tan mentada tesis: que la energía alterna mataba más que la directa.

Dos seres humanos

Nikola Tesla era más bien indiferente a los reclamos de Edison. Nunca, en las fuentes consultadas, Edison hizo un comentario sobre el trabajo de Tesla ni viceversa. Entre los dos, por años, hubo un silencio inquebrantable. Su supuesta enemistad, alimentada por una exacerbación del genio de Tesla y un desprecio por los avances de Edison, jamás fue directa. Una serie de rumores, iniciados en 1915, aseguraban que los dos habían ganado el Nobel de Física.

Mientras Edison buscaba conservar su negocio -aunque al mismo tiempo desarrollaba nuevos inventos y catapultaba la industria de investigación en Estados Unidos-, Tesla desvariaba hacia otros horizontes. Fue por ese tiempo en que pensó que la energía no necesita cables para ser transmitida e ideó -y fue un pensamiento que jamás perduró- la energía inalámbrica. Hizo, además, los primeros experimentos con rayos X y creó energía hidroeléctrica. Ya en ese entonces Tesla había inventado la radio, pero los honores se los llevaron otros. Y así seguiría siendo hasta su muerte en un hotel de Nueva York, empobrecido y con los pómulos a hueso.

Tesla no fue, sin embargo, el dios inventor que muchas reseñas y biógrafos han retratado. Tesla, como Edison, tuvo errores y desaciertos. Sus invenciones exitosas fueron parte de un proceso en el que también participaron físicos de otras épocas, y cuya creación corresponde a Tesla mientras que sus bases están arraigadas en otros estudiosos.

Sucede así con la energía alterna -sus estudios, como fue señalado atrás, comenzaron incluso antes de que Tesla naciera-, también con los rayos X -que se adjudican al inventor austro-húngaro, pero que iniciaron mucho antes- y con el radar -el modelo de Edison, que fue utilizado en la Primera Guerra Mundial, fue más eficiente-. La transmisión inalámbrica, una de las ideas más recurrentes para argumentar el genio de Tesla, fue desarrollada en sus principios pero nunca en la práctica -testimonio de ello es el fracaso de Wardenclyffe, la torre de cincuenta metros de altura que Tesla jamás finalizó.

De dicha opinión es partidario Alex Knapp, periodista científico y tecnológico de Forbes. “Tesla no era un superhéroe ignorado. Thomas Edison no era el demonio. Ambos eran brillantes, hombres de fuerte voluntad que ayudaron a construir nuestro mundo moderno (…) Ambos tenía fobias, caprichos, pasiones, mal entendidos y momentos maravillosos”. Y Knapp cierra su análisis sobre Tesla y Edison, los dos inventores cuyas creaciones tienen más repercusiones en nuestro tiempo, de este modo: “En otras palabras, ambos eran humanos”.

Author: por Dineroclub

Share This Post On

Publique su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *