¿Qué le espera al mercado mundial del tomate en 2018 – 2019?

0
348
El tomate es originario de los bajos Andes, y fue cultivado por los aztecas en México. La palabra azteca “tomatl” significaba simplemente “fruta hinchada” y los conquistadores españoles lo llamaron “tomate“.

El mercado europeo no está muy animado. Los comerciantes de los Países Bajos y Bélgica se muestran pesimistas ante la situación de precios, aunque no es nada fuera de lo común en las primeras semanas del nuevo año. Según un comerciante belga, hay demasiada oferta porque todos los países han tenido una buena cosecha, aunque los productores españoles de Almería tienen que hacer frente a serios problemas de plagas.

Los productores italianos están satisfechos con el inicio de la temporada. También en Marruecos reina el buen humor. En los Estados Unidos, la demanda es limitada por las condiciones invernales, pero el mercado está en equilibrio.
Los comerciantes sudafricanos están deseando que acaben las fiestas; el mercado es una “pesadilla”.

Los tomates están en la lista de las hortalizas más consumidas del mundo. En 2016, se cultivaron 177 millones de toneladas de tomates en todo el planeta, lo que significó que la producción fue casi un 30% mayor que diez años antes.

Aproximadamente, se han plantado 5 millones de hectáreas de tomates en todo el mundo y, de media, se cosechan 3,7 kilos de tomates por metro cuadrado. Los principales productores son China y la India, aunque en la India el rendimiento es bajo, por debajo de los 2,5 kilos por metro cuadrado. Esta cantidad contrasta fuertemente con los rendimientos que los productores consiguen en los Estados Unidos (9,03 kg/m2), España (8,62 kg/m2) y Marruecos (8,08 kg/m2). El rendimiento holandés se sitúa muy por encima del del resto del mundo, con una media de 50,7 kg/m2.

España: Grave incidencia de plagas en Almería

Los productores de tomate de Almería están sufriendo el impacto de muchas plagas este año, en especial de mosca blanca y Tuta absoluta. De acuerdo con varios productores y comercializadores, es el resultado de un crecimiento cada vez mayor de la superficie ecológica, y de un cada vez más latente cambio climático.

La campaña no obstante, en global, está siendo psitiva en precios.Los productores con poca superficie (2-3 hectáreas), que suponen en torno al 80% del sector en Almería, decidieron plantar tarde los tomates para reducir la incidencia de plagas. Además, en octubre y noviembre hizo más frío de lo normal, lo cual dio como resultado un retraso en el inicio de la temporada. “Los pocos productores que pudieron ofrecer producto en septiembre y noviembre recibieron muy buenos precios”, comenta un productor.

Todo cambió a partir de la semana de Navidad, cuando la temperatura se elevó a niveles inusuales -entre 25 y 28 grados-, lo cual provocó que el volumen de producción se incrementara a niveles de sobre oferta”, explica un comerciante.

Debido a la reducción de la superficie la situación volverá a cambiar en las próximas semanas. Los productores se decantan por el cultivo de pimientos en lugar de tomates. Los exportadores españoles se están beneficiando de una superficie cada vez menor destinada al tomate en favor del pimiento, como ha vuelto a ocurrir este año, en alrededor de un 7%. Por otra parte, cabe destacar el vacío que están dejando en el mercado europeo Turquía y Marruecos, que cada vez envían más a Rusia. “Será un buen año para el tomate en cuanto a precios”, predice un comerciante.

Se observa también una tendencia al alza en la plantación de tommates pera, queque tienen un alto rendimiento en campo, buen sabor y una vida útil larga. La producción de este tipo de tomate está muy influenciada por el control de en torno al 50% del total por una sola cooperativa.

Marruecos: la exportación de tomate aumenta gracias al apoyo gubernamental

En las últimas décadas, el sector del tomate ha crecido enormemente gracias a la modernización de las técnicas y los materiales empleados. Los tomates son uno de los cultivos más importantes de Marruecos, con una superficie de 18.642 hectáreas y una producción de más de 1,2 millones de hectáreas en 2016. Esto significa que el sector genera miles de empleos en el país del norte de África, y gracias a la exportación del producto, el cultivo de tomate constituye un pilar importante de la economía.

El sector del tomate se divide en tres partes. La producción temprana de invernadero se concentra principalmente en las regiones de Sus-Masa y Doukkala-Abda. Estos tomates se importan ampliamente a la UE, Rusia y Canadá. Los cultivos tempranos de campo abierto de las regiones de Mulouya, Temara-Sjirat y Casablanca acaban sobre todo en el mercado nacional. La superficie de tomates tempranos ha crecido entre un 14% y un 20% en los últimos diez años (desde el inicio del Plan Marruecos Verde). El rendimiento, sin embargo, se ha mantenido estable.

La producción estacional es mucho menor y los cultivos se encuentran sobre todo en las regiones costeras. Las ventas se centran principalmente en el mercado nacional. La producción se ha mantenido estable desde la campaña 2008-2009. Los tomates se cultivan también con fines industriales en las regiones de Mequinez, Marrakech y Beni Melal. Aunque la superficie ha disminuido drásticamente en los últimos años, de 4.503 hectáreas a tan solo 420, el rendimiento ha mejorado de forma considerable.

Desde el anuncio del Plan Marruecos Verde, las exportaciones se han incrementado un 56%. En una década, las exportaciones han pasado de 344.000 a 537.000 toneladas. La facturación en la moneda marroquí ha crecido un 139%, de 2.030 millones de dírhams a 4.800 millones de dírhams.

Turquía se plantea abrir las fronteras

El aumento de los precios en Turquía podría llevar a que el país abriese sus fronteras a las importaciones. El Gobierno dijo el mes pasado que esta opción estaba sobre la mesa. En años anteriores, los tomates se importaban del Chipre turco, Rumanía y Ucrania. A raíz del veto, Rusa reabrió la puerta. Este año, Turquía podrá exportar 50.000 toneladas al que una vez fue su principal destino de exportación. En 2016, la producción turca se situó en 12,6 millones de toneladas. A los productores turnos no les preocupan solo los precios, sino también la calidad. Debido a los estrictos requisitos que impone Rusia, tan solo los tomates premium pueden enviarse a ese mercado. A causa de la falta de un buen sistema de control del mercado nacional, en el mercado turco se pueden vender sin problemas tomates de baja calidad.

En la UE disminuye la superficie y aumenta el rendimiento

Pese a las inversiones destinadas a ampliar la temporada, la UE prevé que la producción de tomate se mantenga estable. Gracias a la segmentación, el valor de la producción está subiendo. La UE produjo en torno a 18 millones de toneladas de tomates en la campaña 2016/2017, el 40% de las cuales se vendieron en el mercado fresco. El volumen restante se destina a la industria. Juntos, España, Italia, los Países Bajos, Polonia y Francia aportan el 75% de la producción de tomate para consumo en fresco. Esta distribución es distinta en lo que a la industria procesadora se refiere, para la que predominan las producciones de España, Italia y Portugal. Estos países suministran el 94% de los tomates destinados a transformación.

El volumen de producción no ha mostrado cifras reales de crecimiento en los últimos años; de hecho, una estimación revela que la UE espera una caída del 1,4% para 2030, aunque se está generando más dinero con el cultivo de tomate. Gracias a la introducción de nuevas variedades, en especial en el segmento de snack y de cóctel, el valor del producto en la cadena ha aumentado. De hecho, se ha incrementado casi un 20% en Francia, Alemania, Italia y España en el periodo de 2006 a 2016. Y aunque la superficie tiende a la baja, el rendimiento está mejorando gracias a las inversiones para ampliar la temporada. La campaña tradicional de verano en los países del norte se está ampliando hasta los meses de invierno, y la temporada tradicional de invierno en los países del sur continúa hasta los meses de verano.

De media, los europeos consumen 15 kilos de tomates al año. Esa cifra no ha cambiado en los últimos años, pero tendrá presión a la baja en los próximos años. Según las estimaciones, en 2030 el consumo será de 14,4 kilos per cápita el año.

Mercado inestable en los Países Bajos

En los Países Bajos, el año ha comenzado con las secuelas de las Navidades, que fueron buenas en sí mismas, pero los precios cayeron inmediatamente tras el inicio del año, y ese descenso ha continuado, por lo que los precios no son buenos en estos momentos. Los daños causados por el granizo y el tornado que ha sufrido España han tenido poca influencia sobre lo anterior.

El mercado del tomate en los Países Bajos es muy inestable actualmente. Según los importadores, los proveedores piden más dinero del que el mercado permite ahora mismo. El precio de los tomates marroquíes ha caído en los últimos días y se espera que lo siga haciendo en los próximos días. La demanda de tomate es moderada, pero no es raro en las primeras semanas del año. A corto plazo, se espera que lleguen más kilos de España. Como resultado, la presión sobre el tomate pera no hará más que aumentar. El mercado también es complicado para los tomates en rama españoles debido a que en los Países Bajos y en Bélgica está creciendo la superficie de cultivo de estos tomates bajo iluminación.

Precios bajos en Bélgica

De acuerdo con un comerciante belga, “todavía hay muchos” tomates en rama en el mercado. Gracias a que las condiciones meteorológicas del invierno han sido suaves, hay buenas cosechas en toda Europa y la mayoría de los países tienen tomates de sobra de producción propia. Como resultado, los productos belgas tienen poca demanda. Por este motivo, los tomates en rama son demasiado baratos para esta época del año, con precios de entre 1,15 y 1,20 euros el kilo.

Francia

En la actualidad, la producción nacional es escasa. La temporada suele ir de marzo a noviembre y se recurre a la importación los meses restantes.

Alemania da la bienvenida a la transición a la temporada española

La oferta de España, Turquía y Marruecos avanza a paso lento, pero no cabe duda de que domina el mercado alemán. Por el contrario, las importaciones holandesas van disminuyendo poco a poco. Gracias a un tiempo cálido, la producción holandesa es verdaderamente buena, pero la calidad disminuye conforme avanza la temporada, de acuerdo con los comerciantes alemanes, quienes además confirman que los precios de los tomates en rama españoles todavía están uno porcentaje por debajo de los holandeses. Lo mismo puede decirse de los tomates cherry. Además, los precios españoles también son algo más bajos que hace un año. Según los comerciantes, sin embargo, estos precios se mantienen aun así por encima de la media. Esto se debe al periodo relativamente frío que se registró el mes pasado en importantes zonas productoras, como Murcia y Almería. Cabe mencionar que la calidad de los tomates españoles fue muy alta el año pasado.

En Alemania y Suiza, la gran distribución se sigue mostrando reacia a vender tomates sueltos. Aunque se han hecho pruebas con el principio Pick and Mix (el consumidor puede mezclar los tomates a voluntad), que ha tenido una acogida especialmente buena en las grandes ciudades, la facturación sigue determinada en gran parte por los productos envasados. Asimismo, la cantidad de descartes también es bastante elevada, porque los tomates están desprotegidos en los lineales.

Reino Unido: El mayor productor de tomate se expande

El mayor productor británico de tomate ha anunciado su expansión. La empresa va a invertir en un nuevo invernadero en la isla de Wight, donde se reservará más espacio también para el cultivo ecológico.

Al mercado polaco del tomate le gusta el rosa

El consumidor polaco tiene preferencia por los productos regionales. Gracias a la llegada de técnicas modernas y cultivo bajo luz artificial, ahora es posible en Polonia. Los productores están comprometidos con la ampliación de la superficie. Además de producir para el mercado nacional, los productores polacos miran al oeste, donde llama el mercado alemán. No obstante, pasarán un mes o dos hasta que la temporada polaca comience de verdad. Hasta entonces, los comerciantes tendrán que importar de España, Turquía y Marruecos para llenar los vacíos del mercado. “El mercado es inestable en este momento, pero es algo que suele ocurrir en enero”, explica un comerciante. Con los problemas que está habiendo en España, el mercado no mejorará en el corto plazo.

Tradicionalmente, los consumidores polacos han prestado atención a los calibres y a los precios. Los tomates grandes, vendidos a precios bajos, han gozado, generalmente, de gran popularidad, pero en los últimos años se ha incrementado también la demanda de especialidades y el sabor está adquiriendo más importancia. Los tomates rosas están funcionando especialmente bien en el mercado polaco. Un productor afirma que este año prevé producir un 25% más de esta variedad. El consumidor polaco dispone de más dinero para invertir gracias al crecimiento económico, lo que explica este cambio.

Sicilia comienza la temporada con buenas perspectivas

La temporada siciliana comenzó con buen pie en noviembre, con precios particularmente buenos para las variedades rojas. El inicio de la temporada tras la plantación en septiembre se retrasó 20 días. Como resultado, la temporada comenzó con un mercado vacío, lo cual se ha reflejado en los buenos precios. El funcionamiento de los tomates verdes no ha sido tan bueno. La oferta de la isla llegará a su máximo el próximo mes, tras lo cual la temporada continuará con volúmenes en descenso hasta junio.

Un comerciante dice que la competencia del norte de África no ha sido fuerte este año, ya que estos países tienen que hacer frente a sus propios problemas. La temporada holandesa finaliza en noviembre. La producción española es una “espada de Damocles, pero estamos acostumbrados”.

Según un productor, los supermercados prefieren el producto local y, en general, la demanda de especialidades va al alza. Internacionalmente, los productores sicilianos han diseñado un nuevo enfoque particularmente exitoso en Alemania.

China: el aumento de la producción hace caer los precios

En 2017, los precios fueron bajos en Shandong, la mayor región productora de tomate del país. Cayeron por la creciente producción y por las pocas opciones de transporte. Estas restricciones de transporte son el resultado del endurecimiento de los requisitos medioambientales de la provincia. Además, la temperatura media fue más elevada en todo el país, por lo que la producción aumentó en todas partes.

EE. UU.: Buena oferta y mercado estable

Según un comerciante, la oferta es abundante en estos momentos. Hay producción nacional disponible de Florida y Texas, además de importaciones de México. La demanda es estable. “La oferta y la demanda están equilibradas en la mayoría de los casos. La gente no se decanta por las ensaladas con el frío y la nieve de esta época del año”, dice un comerciante. Los precios están bajo presión porque está llegando la oferta mexicana a buen ritmo. La temporada de Florida se retrasó un poco por los huracanes del otoño de 2017. Los costes logísticos son considerables. Transportar en camión suele ser más caro cuando se aproximan las Navidades, pero, a diferencia de otros años, los precios no han caído después.

El mercado sudafricano es “una pesadilla”

Actualmente, el mercado es complicado, según un comerciante. Debido a las Navidades, la demanda ha caído, aunque se espera que se recupere cuando acaben las vacaciones escolares. Las condiciones meteorológicas han sido ideales para el cultivo, sin demasiada lluvia y temperaturas altas, lo que significa que hay exceso de oferta en el mercado. La semana pasada se ha descrito como “una pesadilla”. El precio de una caja de 6 kilos ha caído a tan solo 10-15 rands (0,60-1 euros). Ahora, ha subido un poco, pero la enorme oferta ha mantenido todos los precios bajo presión. Los tomates maduros alcanzan ahora de 1 a 1,30 euros, y los verdes, entre 1,30 y 2 euros por 6 kilos.

Nigeria es el mayor productor de tomate de África

Con una producción de 2,4 millones de toneladas al año, Nigeria bien podría ser el mayor productor de tomates al sur del Sáhara. Este país del África Occidental ocupa el puesto 13 a escala global. Sin embargo, el sector se enfrenta a grandes desafíos de distribución, almacenamiento y cultivo.

Rusia continúa construyendo

En Rusia, el cultivo de hortalizas de invernadero sigue subiendo a paso firme, en especial el de tomates. El año pasado, se construyeron ya 150 hectáreas de invernaderos hortícolas de alta tecnología, y para este año se espera una cifra similar. La empresa rusa Agrokultura ha comenzado a crecer con un invernadero de 27 hectáreas que se utilizará para la propagación de plantas jóvenes y el cultivo de pepinos y tomates.

Asia Central, mercado en crecimiento para los fabricantes de invernaderos

Si bien la horticultura en estos países se encuentra en sus primeros días y hay mucho espacio para la mejora, se están haciendo grandes inversiones en nuevos complejos de invernaderos. Los fabricantes de invernaderos están desarrollando varios proyectos, entre otros países, en Georgia y Kazajistán. Los invernaderos se destinan principalmente al cultivo de pepinos y tomates.

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí