7 consejos para crear el nombre de una marca o producto

0
348

Uno de los desafíos al abrir el propio negocio o lanzar un producto en el mercado es bautizarlo. El nombre de una empresa, en un mercado cada vez más competitivo, puede definir el éxito o fracaso de una empresa.

En el mercado profesional del brading, el proceso de creación y evaluación de los nombres de las marcas es llamado naming. No es sólo una fase creativa, sino también un enfoque estratégico para encontrar las mejores alternativas de nombres para la marca de una empresa o producto, de acuerdo con su mercado y público.


Existen dos opciones para quien está iniciando un negocio: contratar un profesional o hacer el proceso de naming internamente.

Aspectos a tener en cuenta en el proceso de Naming

  1. Que el nombre sea corto, sin ortografía compleja, fácil de pronunciar (incluso en otros idiomas) y que no se confunda con una marca competidora. Muy importante que esté disponible para compra en .com o .co, o la terminación del país en que opere la marca. Saber qué dominio usar o el tipo de nombre a utilizar para que sea más sencillo encontrar el negocio en internet, son algunas de los requerimientos más comunes. A estas se suman las relacionadas con las redes sociales. Pero como no siempre es posible tener todo, entender cuáles son las prioridades puede ayudar a crear un nombre más asertivo.

2. Entender las necesidades de la comunicación de la marca: Es crucial tener claridad de lo que se desea comunicar a través del nombre. Por ello, se recomienda contestar, por ejemplo, ¿Qué es la empresa? ¿Cuáles son sus aspectos diferenciadores?¿Cómo se definiría su personalidad y valores?

3. Levantar el perfil del público objetivo: Diferentes grupos tienen distintas percepciones sobre lo que es un nombre popular o sofisticado, moderno o tradicional, amigable o distante.

4. Analizar los territorios donde la marca estará presente: Es conveniente pensar acerca de las barreras de lenguaje, por ejemplo, pues es fundamental en este caso responder a las diferentes percepciones.

5. Analizar los aspectos jurídicos de probabilidad de registro y proteccción en el segmento específico en que la marca estará: En diferentes sectores, el tipo de nombre puede ser registrado de manera más sencilla. Idenfificar esto se desde hacer al inicio, pues permite crear no sólo un nombre más fuerte y original, sino también uno, quizá, más exclusivo para la empresa.

6. Analizar cómo quedará un logotipo con ese nombre. Mirar el espacio ocupado en tarjetas de presentación, o en el envase donde se empacará el producto, o en los avisos fuera de las tiendas, o en el material pop que se distribuirá en los puntos de venta.

7. Elegir cuál será la estrategia del nombre: La estrategia verbal, es decir, establecer el camino ideal para la creación del mayor número posible de nombres que atiendan mejor las demandas del proyecto. ¿Qué clase de nombre busca? ¿Cuáles son los procesos ideales para crear este nombre (hibridación de palabras, extranjerismo, derivación prefijal y sufijal, aliteración, consonancia, entre otros)?. “En este proceso, se debe proponer un buen número de alternativas, porque finalmente todos estarán libres para su uso. Pero el trabajo no termina con la creación de las opciones de nombres. La creación es sólo la mitad del camino”.

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor entre su nombre aquí