El Bleisure generará más de 1400 millones de euros en 2026

0
936

Una tendencia que está revolucionando el turismo es, sin duda, el bleisure, un término que resulta de combinar business y leisure (negocio y vacaciones), es decir, “alargar” los viajes de trabajo para disfrutar de tiempo libre en la ciudad de destino y conocer nuevos lugares.

El informe High-Value City Tourism, elaborado por el IE Business School, establece que más de la mitad de quienes viajan por trabajo añaden, por lo menos, un día más su estadía para hacer turismo.

El Bleisure Incluye ir de compras, visitar lugares emblemáticos, probar buenos restaurantes, disfrutar de actividades culturales, divertirse en casinos o simplemente gozar de la naturaleza local.

Esta modalidad representa el 7% de todos los viajes de negocios y es un beneficio muy valorado entre los empleados de las empresas que ofrecen esta gratificación extra a sus trabajadores.

Son muchos los negocios que requieren una reunión presencial y es en este caso cuando la nueva modalidad de viajes adquiere relevancia. Hay personas que viajan para firmar un contrato o hacer una reunión corta y su estancia se transforma luego en un viaje de placer.

Las estadísticas muestran que las mujeres que viajan por

negocios tienen más probabilidades de hacer bleisure que los hombres, así como los Millennials, que viajan más que personas de otras edades y suelen quedarse más días extra en su destino.

Los viajeros de negocios frecuentes, quienes hacen 20 o más viajes al año, parecen tener menos posibilidades de hacer un viaje de placer mientras trabajan. Solo representan el 8% de los empleados que hacen bleisure, frente a aproximadamente un 33% de los empleados que viajan un promedio de 12 viajes al año.

Esta forma de viajar y trabajar ofrece muchos beneficios para los empleados, pero también para las empresas. Se cree que el bienestar de los empleados aumenta su productividad y lealtad hacia la compañía, pero además, quienes viajan pueden acudir a conferencias o adquirir más experiencia en sus carreras.

Según un estudio realizado por Report Consultant, se prevé un crecimiento anual del 4,1% para este tipo de turismo, pues generará en 2026 más de 1.400 millones de euros. Por otro lado, el Barómetro Turístico Braintrust afirma que «tres de cada cinco usuarios están dispuestos a optar por el ‘bleisure’”.

Ante ello, se ha buscado reunir las características del turista ‘bleisure’ en un perfil que permita a las agencias de viaje, hoteles y operadores turísticos adaptar su oferta para ellos. El que ejerce este tipo de turismo suele viajar cada dos meses (38%), gasta un 32% más que el turista convencional, lo que implica una estadía de dos o tres días más, trae a su pareja y/o familia consigo y pasa la mayor parte del tiempo en conferencias.

Asimismo, el turista ‘bleisure’ suele ser millennial, es decir, tiene entre 25 y 35 años, realiza más viajes nacionales (87%), permanece más días de trabajo que de ocio, el 84% se queda en la misma ciudad y mismo hotel y se caracteriza por su carácter flexible. «Se trata de expertos que tienden a trabajar desde su casa o durante las horas de la noche para realizar actividades de ocio en los tiempos de trabajo tradicionales», subrayó el representante de la línea hotelera.

Según un estudio realizado por IE Observatory y MasterCard, el ‘bleisure’ es uno de los cambios recientes más significativos en la industria del turismo a nivel mundial, en especial en el consumidor joven. Las cifras lo evidencian. Cerca del 62 % de los ‘millennials’ aprovechan los viajes de negocios para sumar días de entretenimiento y turismo. En los viajeros entre 46 y 65 años, el porcentaje es del 37 %.

Este comportamiento no solo se fortalece en los viajeros individuales. También es un nuevo foco de negocio para las cadenas hoteleras corporativas, especialistas en la organización de eventos y foros académicos o de negocios.

Algunas estadísticas indican que los hombres son más propensos a extender su estadía que las mujeres. Cuando un varón elige sumar días a su viaje para disfrutar del destino, suele hacerlo en compañía de otros colegas. La mujer, además de sumar jornadas para el ocio, suele incorporar a miembros de sus familias, como esposo e hijos. De todos modos, en la mayoría de los casos de bleisure, tanto hombres como mujeres permanecen solos.

Según un estudio realizado por Expedia , el turista ‘bleisure’ se caracteriza por ser un viajero frecuente. El 38% viaja cada dos meses. Suele hacerlo solo en más de la mitad de los casos, aunque en ocasiones, al prolongar su estancia durante el fin de semana, aprovecha para traer a su pareja y/o familia. Los trabajadores proceden del ámbito de la tecnología, finanzas, sanidad, administraciones públicas y educación. Las conferencias se convierten en la razón principal de su visita, seguidas de reuniones comerciales y ‘team building’.

El perfil de viajero ‘bleisure’ es curioso, inquieto y dinámico, le gusta estar al día de las últimas tendencias. Siempre aprovecha al máximo tanto sus momentos de ocio como de trabajo.

La aparición de este perfil necesariamente ha provocado una transformación del hotel urbano. Además de añadir un componente ‘lifestyle’, con cabida para experiencias gastronómicas, culturales, deportivas, de interacción social y ‘spas’, el ‘bleisure’ reduce la estacionalidad de la industria turística.