Stefano Boeri Architetti diseña la primera ciudad forestal inteligente en México

0
1251

El arquitecto italiano Stefano Boeri presentó la propuesta para una ciudad inteligente, ecológica y autosustentable.

Smart Forest será una ciudad que mezclará la ecología con la modernidad.

El Doctor Stefano Boeri es un arquitecto y urbanista italiano, cuyo proyecto más reconocido es el Bosque Vertical en Milán, la Villa Méditerranée en Marsella y la Casa del Mar de La Maddalena. Boeri ha sido profesor visitante en muchas universidades internacionales como GSD Harvard Graduate School of DesignBerlage InstituteColumbia University entre otras.

Desde 2013 es el director artístico de MI / ARCHun festival internacional de arquitectura promovido por el Politecnico Di Milano. Su plataforma Tomorrow promueve un intercambio de ideas sobre la cultura europea, y la arquitectura sustentable.

Desde 1993 cuenta con una agencia de investigación para la investigación territorial con sede en Milán, llamada Multiplicidad, preocupado por el urbanismo contemporáneo, la arquitectura, las artes visuales y la cultura general. Donde a través de la investigación y las exposiciones sobre la transformación de los territorios habitados ha tenido gran éxito en museos, salas de exposiciones y universidades internacionales.

Smart Forest Cancún, es su más reciente proyecto en México. Se trata de un increíble desarrollo boscoso que Boeri busca construir, y que presentó en fechas recientes a las autoridades de Quintana Roo. El desarrollo consta de un diseño de ciudad inteligente, ecoeficiente y con millones de plantas.

Este Smart Forest pretende ser construido en 557 hectáreas, para albergar a 130,000 habitantes y 7.5 millones de plantas. El proyecto forma parte de la idea de Ciudad Forestal de Boeri, cuyo objetivo estético y arquitectónico es de construir ciudades con rascacielos repletos de plantas en las áreas urbanas de diversos países.

Desde marzo se presentó este para Cancún, aunque la noticia salió a la luz hace unos días, parece que ya se cuenta con la firma del Grupo Karim’s, y /o de una firma alemana  llamada Transsolar; pero todavía se están afinando detalles de aprobación. En caso de ser aceptada, esta ciudad ecológica e hipermodernista, contará con sensores y big data para mejorar la gobernanza de la ciudad, así como el consumo de energía y la vida de sus ciudadanos.

La idea es hacer verde una gran área de tierra en la que se habría construido un gran centro comercial, y albergará 400 hectáreas de plantas de 400 especies diferentes; a los que suman 260 mil árboles, así como diversos arbustos. Este parque inmenso, tendrá los techos de los jardines y las fachadas verdes, con el fin de devolverle a la naturaleza su color.

Con la construcción de este mega proyecto se cree que serán absorbidas 116 mil toneladas de dióxido de carbono por año. Se trata de la primera ciudad forestal del nuevo milenio, inspirada en los valores de innovación tecnológica y calidad ambiental.

En la ciudad se ubicarán departamentos universitarios, organizaciones, laboratorios y empresas que se ocupan de los grandes temas de la sostenibilidad ambiental y el futuro del planeta. Además de que serán se establecidos centros de investigación y desarrollo para estudiantes e investigadores mexicanos y de diferentes academias del mundo.

La ciudad contará con un anillo perimetral de paneles fotovoltaicos y un canal de agua conectado a una planta subterránea en el mar, que permitirá vivir en una ciudad sostenible y con una economía circular con respecto al uso del agua. La ciudad tendrá un gran muelle y una torre de desalinización, distribuidos por un sistema de canales navegables, que servirán al asentamiento y campos de cultivo.

La ciudad contará con un sistema de transporte estructurado que proporcionará a los residentes y visitantes que dejen los vehículos de combustión y se muevan internamente con autos eléctricos y semiautomaticos.

Todo el diseño del conjunto cuenta con principios urbanos no deterministas; y el enclave de ello es el derecho de cada habitante a tener todos los servicios disponibles a una distancia adecuada para peatones y ciclistas; así como en la autosuficiencia en la producción de alimentos y energía.

Toda la ciudad tendrá paneles solares y las tierras serán irrigadas por un sistema de agua integrado. El terreno estará rodeado de “jardines de agua” que lo reforzarán contra inundaciones, debido a la proximidad del Mar. La ciudad se basa en el patrimonio maya y en su relación con el mundo natural y sagrado, donde la naturaleza y la ciudad están entrelazadas y actúan como un solo organismo.

Asimismo, se construirán distintos tipos y su centro de investigación tendrá instalaciones que abordará problemáticas como: bio-asistencia sanitaria; astrofísica y ciencia planetaria; restauración de arrecifes de coral; agricultura de precisión y tecnología regenerativa; ciudad inteligente; y movilidad y robótica.