5 cosas que sorpendentes acerca de Einstein

El científico más famoso del siglo XX, autor de la teoría de la relatividad, premio Nobel de Física en 1921, fallecía hace más de 65 años. Con la física como punto de partida, sus descubrimientos han dejado huella en campos muy diversos, y sus predicciones siguen confirmándose aún hoy en día.

’He hecho mi parte, es hora de irse. Yo lo haré con elegancia”. Albert Einstein se despedía así del mundo negándose a prolongar el vía crucis quirúrgico al que estaba sometido.

Tenía setenta y seis años y un dolor abdominal que lo atormentaba desde una década antes. Sus ­últimas palabras, aquel abril de 1955, son de una modestia incomparable respecto a la magnitud de sus contribuciones a la ciencia actual, fijadas cincuenta años atrás, en un 1905 decisivo para la historia de la física.

Como escribió Jorge Wagensberg en nuestras páginas, “ese año despegan las dos teorías fundamentales que hoy comprenden cualquier rincón de la realidad, la relatividad y la cuántica”. Pero, a pesar de su estatura de gigante como intelectual, Einstein se fue sin alharacas, con una cremación casi furtiva. Aunque su cerebro quedó, y esto no es nin­guna licencia literaria: fue robado por el patólogo que le hizo la autop­sia.

5 COSAS QUE RELATIVAMENTE DEBERIAS SABER DE EINSTEIN

El científico más famoso del siglo XX, autor de la teoría de la relatividad, premio Nobel de Física en 1921, fallecía hace hoy 65 años.

Con la física como punto de partida, Einstein es conocido por desarrollar la teoría de la relatividad en 1905 y la que seguramente es la ecuación más popular de la historia: E=mc2, la equivalencia entre masa y energía. Sus descubrimientos han dejado huella en campos muy diversos y sus predicciones siguen confirmándose hoy en día.

Así el pasado jueves 16 de abril de 2020, la revista Astronomy & Astrophysics publicaba que, por primera vez, unos astrónomos habían logrado observar u na estrella que orbita el agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. La estrella está “bailando” al ritmo pronosticado en la teoría general de la relatividad.

1ALBERT NO FUE UN EMPOLLÓN

Albert Einstein nació en el seno de una humilde familia judía. Era reservado e introvertido y no empezó a hablar hasta los tres años. Tampoco fue un buen estudiante, Sin embargo, desde pequeño sintió interés por la música, especialmente por el violín, y por la ciencia.

2 . POLÍTICA

El 2 de agosto de 1939,escribe una carta al presidente Roosevelt en la que le advierte que la Alemania nazi podría estar desarrollando un arma nuclear y sugiere que EE.UU. debe adelantarse. Pacifista convencido, Einstein siempre consideró que haber instado al presidente Roosevelt a financiar la investigación nuclear (el Proyecto Manhattan) fue uno de los errores de su vida, aún sabiendo que era necesario ganar la carrera a Alemania.

En los últimos años de su vida, Einstein impulsó el Manifiesto Russell-Einstein. En él instaba a la comunidad científica a unirse en contra de las armas nucleares.

Su condición de icono popular llevó a que se le ofreciera la presidencia de Israel, honor que declinó emocionadamente.

3. LA ESPIA QUE LE AMÓ

Einstein compatibilizó los numerosos logros en su campo con un apetito sexual voraz, que le impidió mantenerse fiel en el matrimonio a sus dos esposas (Mileva Mariç y Elsa Einstein). Mantuvo relaciones con una extensa lista de mujeres, entre las que destaca Margarita Konenkova, identificada como agente soviética, con la que mantuvo una relación romántica

4. MUERTE

La muerte sorprendió a Einstein el 18 de abril de 1955 en Princeton a la edad de 76 años. Una hemorragia interna causada por la rotura de un aneurisma de la aorta abdominal sería la causante. El físico legaría su cadáver a la ciencia.

5. ROBO DE CEREBRO

El patólogo encargado de practicarle la autopsia, Thomas Harvey, extrajo el cerebro de Einstein, donado a la ciencia por el científico de mutuo acuerdo con su hijo Albert. Pero Harvey se lo quedó sin permiso con el propósito de estudiarlo y descubrir de dónde venía la increíble inteligencia del físico alemán.

En 1999, la revista Lancet publicó el artículo ‘El excepcional cerebro de Albert Einstein’, de la neurocientífica Sandra Witelson. En el se determinaba que los lóbulos parietales de Einstein tenían una morfología atípica.

fuente: LA VANGUARDIA