Barceló se lanza a crecer en Asia y anuncia dos hoteles en Sri Lanka

1

El acuerdo con el grupo local LOLC incluye la gestión de otros dos resorts en Maldivas

Las hoteleras empiezan a desempolvar sus planes de expansión a la espera de que la crisis del coronavirus quede controlada definitivamente en los próximos trimestres.

Barceló ha anunciado esta mañana la apertura de su primer hotel en Sri Lanka el próximo 1 de septiembre, como el primer hito del acuerdo firmado con Brown Investments, filial del grupo LOLC en 2019.

Se trata de un hotel de la marca Occidental (Paradise Dambulla) con 67 habitaciones y de cuatro estrellas, al que le seguirá otro de la marca Occidental (Eden Beruwala), cuyas puertas abrirán el próximo 1 de noviembre.

El pacto también incluye la gestión de dos hoteles de nueva construcción en Maldivas, que estarán operativos a finales de 2022, y el futuro desarrollo de un complejo de tres hoteles de cinco estrellas en un atolón de Maldivas.

La segunda hotelera de España por tamaño tuvo una accidentada entrada en el mercado asiático, ya que apostó por hacerlo en 2016 de la mano de Plateno, la segunda cadena del gigante asiático, con el fin de crecer en China y a partir de ahí extenderse a otros países del sudeste asiático.

Pocos meses después, Jin Jiang, que en la actualidad es la segunda cadena más grande del mundo, con más de un millón de habitaciones, compró Plateno y desbarató el acuerdo con Barceló.

En 2019, la hotelera balear encontró otro socio local (Betterwood) con el que, una vez que se disipen todos los temores derivados de la pandemia, quiere seguir creciendo en el modelo de franquicia en China.

A la espera de que se reactive el acuerdo con Betterwood en China, Barceló ha acelerado el pacto suscrito con la filial de Brown Investments, que además de la entrada en Sri Lanka, incluye también un gran despliegue en Maldivas.

En concreto prevé la gestión de dos hoteles de nueva construcción en el archipiélago y el futuro desarrollo de un complejo de tres hoteles de cinco estrellas en un atolón de Maldivas.

Fuera de ese acuerdo queda el proyecto para abordar otro nuevo mercado como Indonesia, con la gestión de un resorte de cinco habitaciones en Bali.

Con estos movimientos, Barceló quiere contrarrestar parcialmente la ventaja de Meliá, que lleva apostando varios ejercicios por crecer con rapidez en el mercado asiático.

En la actualidad cuenta con 26 hoteles operativos en el sudeste asiático (seis de ellos en China) y el objetivo es incorporar otros 13 inmuebles en los próximos años hasta alcanzar los 39 inmuebles y las 9.100 habitaciones en torno a 2025, tal y como confirmaba en la presentación de resultados del segundo trimestre.

Entre los destinos prioritarios también se encuentran Indonesia, Malaisia y Vietnam por su cercanía al gigante asiático (entre tres y cinco horas en avión).

La otra compañía con presencia en Asia es Riu, que invirtió 120 millones en la construcción de dos hoteles en un atolón de Maldivas, operativos desde 2019.

También opera un hotel de cinco estrellas en Sri Lanka.