Cómo aprender a delegar para convertirte en un mejor líder

106

Cómo delegar responsabilidad debe ser un mantra para ser un líder. Tener la capacidad para delegar actividades y resolver otros asuntos.

El mundo ha cambiado. Las personas, sus intereses y su forma de trabajar lo han hecho con él. Por eso, cada vez es más importante liderar equipos de una forma colaborativa.

El tipo de líder autoritario que quiere que las personas hagan lo que él o ella dice,  tiene los días contados.

El liderazgo moderno se basa en hacer que las personas trabajen por un mismo fin y facilitar los mecanismos y herramientas para conseguir los objetivos comunes de la empresa; pero también los objetivos de desarrollo personal de cada persona de tu equipo. Y una de las herramientas más potentes para un manager es la de manejar el arte delegar.

Por su trascendencia, tanto en tu vida en general como en tu trabajo, en esta guía te mostraré su importancia, cómo identificar la delegación de tareas y los pasos para ejecutarla de manera efectiva.

¿Qué es delegar?

Delegar está asociado con entender en qué momento encomendar cierto grado de responsabilidad a los colaboradores.

El hecho de descentralizar decisiones tiene como finalidad elevar el sentido de pertenencia y la productividad del personal.

Cuando aplicas este concepto, transfieres autoridad a un empleado para que cumpla con una labor.

Aunque parezca sencillo, aprender a delegar es una de las habilidades más complejas que debemos desarrollar como líderes.

Para hacerlo de manera efectiva, necesitas ser un manager que domina la comunicación, establece límites, promueve la confianza y se adapta a las necesidades del equipo.

Cuando esto sucede, la delegación del trabajo es más sencilla y contribuyes al desarrollo personal de tu equipo.

Diferencia entre asignación y delegación

Delegar y asignar son conceptos parecidos, pero en realidad existe una diferencia crítica entre ambos.

Cuando decides asignar una labor, simplemente le estás indicado a un colaborador que lleve a cabo una acción determinada. 

Solamente le estás diciendo qué hacer para que siga tus instrucciones.

En cambio, delegar tareas en la empresa implica que estás transfiriendo tus responsabilidades a otra persona.

Como líder, estás confiando en un empleado para que reciba una serie de instrucciones, tome las decisiones correspondientes al rol otorgado y asuma la responsabilidad de sus acciones ante los resultados.

Importancia de saber delegar

Saber cómo delegar responsabilidad debe ser un mantra para conseguir un liderazgo efectivo. Cuando tienes la capacidad de delegar actividades, estás ganando tiempo para resolver otros asuntos que pueden ser más fundamentales para el negocio.

De igual forma, delegar funciones contribuye a que los empleados mejoren sus competencias, adquieran nuevos conocimientos y adquieran más confianza.

La idea básica detrás de la delegación de tareas consiste en no tener que hacerlo todo por tu cuenta.

Más allá de quitarte trabajo de encima, esta facultad te ayuda a identificar quiénes están mejor capacitados para manejar ciertas situaciones.

Como resultado, obtienes una gestión de equipos flexible donde los miembros pueden intercambiar roles cuando la ocasión lo requiera.

Tener la disposición a delegar a las personas de tu equipo refleja un liderazgo enfocado en propiciar un clima de confianza y responsabilidad.

Como manager preocupado por el desarrollo de trabajadores, les estás mostrando que tienes fe en que pueden conseguir los resultados deseados.

Como resultado, ellos te verán como un líder carismático y eficiente que busca su empoderamiento.