Cómo evitar contratar a empleados tóxicos

Una mala contratación puede ser un palo muy grande para una pequeña empresa, o para una empresa que está empezando. Por desgracia, el proceso de contratación es algo complicado y que siempre suele conllevar un riesgo consigo.

Esto puede darse sobre todo cuando el fundador de una empresa no tiene mucha idea sobre el proceso de contratación. Por suerte, existen ciertos pasos para evitar meter la pata a la hora de contratar a la persona errónea para tu empresa:

Establece unas prácticas de contratación

Cultivar una buena cultura de empresa puede empezar por establecer unas pautas de contratación buenas y saludables. De todos formas, incluso los mejores managers pueden cometer errores y contratar a una persona poco adecuada para un puesto de trabajo. Pero siempre hay algo que puede ser mejorado.

Por ejemplo, es bueno contar con muchas personas de un mismo equipo a la hora de entrevistar a un candidato. Al menos contar con 3 o 4 personas más a parte de la persona encargada de seleccionar al candidato. Por supuesto, el candidato no va a mostrar en su CV que es una persona tóxica, pero tú lo puedes averiguar simplemente haciendo las preguntas adecuadas.

Entrevista por las habilidades, contrata por la personalidad

Cuando hablamos de un proceso de contratación, nos fijamos mucho más en las habilidades de una persona. Pero precisamente es esto lo que nos puede hacer contratar a la persona errónea. No estás contratando a una lista de tareas y funciones, estás intentando captar a un talento, a una persona con una personalidad única, diferente al resto. La persona a la que selecciones, debe tener un impacto en ti, en la cultura de tu compañía. En ocasiones todo es cuestión de sensaciones. Una persona puede tener el CV más increíble jamás visto en la historia, pero en la hora de la entrevista puede haberte dado muy malas vibraciones. Es necesario que te dejes llevar por tu instinto a la hora de integrar a una persona en tu equipo.

Alerta si habla mal de su anterior jefe

Incluso si has tenido una experiencia horrible en tu anterior empresa, dice mucho de ti el hablar mal de tu anterior jefe delante de un departamento de Recursos Humanos. No por nada, puedes tener una opinión muy negativa de tu anterior jefe, pero esto es algo que se suele guardar para los amigos y la familia. De esta forma puede parecer que este candidato no toma responsabilidad de sus propias acciones y simplemente se queja de todo lo que pasaba en su otra empresa, quitándose toda la culpa.