Conozcámonos para poder vivir – Fundación Aviatur

14

Hace 10 años recibí una instrucción como directora de la Fundación Aviatur:“Invéntese un proyecto en el cual ponga a coexistir el norte y el sur de la ciudad”.

Confieso que quedé “en el limbo”. Quién realmente tenía claro lo que debía hacerse era el señor Jean Claude Bessudo. Acababa de salir de una tarde de té, a donde habían asistido, según sus propias palabras, “puras viejas estrato 42”.

Tenía un semblante de preocupación – Algo muy extraño en su carácter
dicharachero-. Su inquietud quedó de manifiesto cuando empezó a relatar que, en medio de su reunión con amigas, alguna de ellas había manifestado la angustia que la embargaba el solo hecho de pensar que “algún día la chusma de Bosa les cayera encima a la gente de bien del barrio El Chico y Rosales”. “¡Qué horror!”, fue la exclamación que, según recordó el señor Bessudo, más repetía “la señora con el dedo parado” a medida que tomaba su te en la vajilla italiana.

El asunto le pareció espantoso. Las enseñanzas recibidas respecto a no
adoptar una actitud de tranquilidad pasmosa ante situaciones inhumanas de la vida lo llevaron a tomar una decisión en cuestión de minutos: crear un programa, a través de la Fundación Aviatur, para enseñarle a los jóvenes del país a perder el miedo los unos a los otro. Es en su opinión, la única solución para poder compartir una ciudad y ojalá un país. Corría el año 2010.

Hoy ya son muchos los jóvenes, entre 12 y 14 años, quienes a través
del proyecto Conozcámonos, han aprendido a tener puntos de
encuentro a través de la tolerancia y la aceptación de las diferencias del
otro.

Sandra Aguilera Bernal, Directora de la Fundación Aviatur y Jean Claude Bessudo, Presidente del Grupo Aviatur, en una presentación del programa “Conozcámonos” para estudiantes.

La mecánica es sencilla: Se invitan estudiantes de diferentes estratos
socioeconómicos para conformar equipos de fútbol. En cada equipo, la
mitad de los integrantes pertenece a un colegio de la élite, y la otra mitad a un colegio de barrios en situación de pobreza. Juegan unos con otros ¡No unos contra otros! No hay rivalidad, ni afán de ganar.

Jean Claude Bessudo, Presidente del Grupo Aviatur en el programa “Conozcámonos” para romper barreras sociales entre los Jóvenes

En Conozcámonos además del juego limpio, prevalece el toque-toque de igualdad, unión y aceptación. La envidia, el individualismo, la discordia y la soberbia son amonestados con tarjeta roja y hasta con expulsión. Y a la hora del cobro de tiros libres, la única barrera permitida es la que conformen los jugadores para evitar que el balón ingrese al arco. Las sociales, simplemente no tienen cabida.

Cuando le he escuchado a algunos de los jóvenes participantes dar las
gracias por habérsele brindado la oportunidad de ir un cine por primera
vez en su vida, comer hamburguesa, calzar unos guayos y un uniforme
de fútbol y recibir como premio un tiquete de avión para conocer el mar,
es evidente esa filosofía – por no decir religión porque no es un tema del
cual habla mucho-, de Jean Claude Bessudo-: TENEMOS QUE
CONOCERNOS.

Jean Claude Bessudo, Presidente del Grupo Aviatur en el programa “Conozcámonos” de la Fundación Aviatur”

“¿Qué tiene de malo escuchar al otro?”, le repetía por estos días el
presidente del Grupo Aviatur a varios periodistas al ser interrogado por
un almuerzo organizado por la Confederación de Comunidades Judías
de Colombia, de la cual él es el presidente, y que contó con la asistencia
del senador Gustavo Petro para que expusiera sus puntos de vista
frente a varios temas.

Tener que salir a los medios a explicar lo que es lógico solo tiene cabida creo yo, en una dimensión desconocida.

En mis años frente a un proyecto de convivencia que ha permitido borrar
fronteras sociales simplemente escuchando y conociendo al otro, creo
entender a Jean Claude Bessudo cuando repite una y otra vez que solo
si perdemos el miedo los unos de los otros, podremos hablar de
reconciliación.

Conozco muy de cerca la amistad que aún perdura entre muchos de
estos jóvenes. Incluso de un caso muy bonito, en donde la buena
relación nacida entre un estudiante de un colegio del norte de Bogotá y
otro de una institución educativa en Ciudad Bolívar, terminó en que el
primero tomara la decisión junto a su familia de financiar el ingreso a
una escuela de fútbol del segundo… “¡Cómo no hacerlo si gracias a él
trabajamos en equipo y ganamos… él se lo merece, es un ser humano
excepcional!”, me contaba emocionado hace unos años el estudiante
del colegio privado.

Decidí compartir en las redes y con mis compañeros de trabajo esa
experiencia. Creo que es un gran aporte de Aviatur. Un grano de paz en
este océano de juicios a priori en donde se da por sentado que cualquier
iniciativa, cualquier encuentro, cualquier espacio para conocerse y
escuchar diferentes puntos de vista, es solo oportunismo. Lo importante
es el ejemplo.

Los invito a cada uno de ustedes a hacer lo mismo: en la empresa, en
su familia, con sus compañeros de trabajo, en su barrio, en las
asociaciones a las cuales pertenece… Conozcámonos para vivir.

Comentario de uno de los más reconocidos y respetados periodistas de Antioquia.

Lamentablemente para el país y para sus jóvenes, la pandemia nos ha
privado de realizar nuevas versiones del proyecto Conozcámonos. Por
el bien de TODOS, esperamos muy pronto retomarlas.

¡Éxitos a todos!
Sandra Aguilera Bernal
Directora Fundación Aviatur