Criptomonedas: la plataforma Coinbase debuta en Wall Street

El auge de las monedas digitales ha traído recientemente fuertes ventas a la plataforma de negociación de criptomonedas Coinbase. Con su salida a la bolsa, podría valer más que cualquier otro operador bursátil del mundo.

Brian Armstrong, de 38 años, es el fundador de Coinbase. 

Impulsado por el alza en la cotización de las criptomonedas, el mercado de Coinbase se dirige este miércoles hacia Wall Street. Coinbase es la mayor plataforma de negociación de monedas digitales de Estados Unidos, y una de las grandes esperanzas del sector. Con ello, la primera bolsa de criptomonedas del mundo aterriza en el mercado de valores neoyorquino. Las acciones cotizan en la bolsa de tecnología Nasdaq a un precio de referencia de 250 dólares por acción.

Los augurios para su salida a bolsa no pueden ser mejores. La plataforma, que ya tiene nueve años, ganó más de 13 millones de clientes solo en el primer trimestre de este año. Debido a la incesante demanda del Bitcoin, la más antigua de todas las criptomonedas, las ventas de la empresa se han disparado recientemente de forma espectacular. Coinbase ingresó 1.800 millones de dólares en los tres primeros meses de este año, nueve veces más que en el mismo trimestre del año anterior.

Con una valoración potencial de 100.000 millones de dólares, Coinbase podría incluso lograr este miércoles la salida a bolsa más exitosa del año. 56 millones de usuarios en más de 100 países están utilizando ya el servicio de la plataforma comercial fundada en 2012. Esto la convierte en el tercer mercado más grande del mundo después de Binance y Huobi Global, dos bolsas de criptomonedas chinas.

“Llegaron para quedarse”

La cotización debería ser un hito en el camino hacia una mayor adopción de las criptodivisas, afirma Charles Hwang, experto en criptografía y profesor especializado en blockchain del Baruch College de Nueva York. Hasta ahora, el sector ha luchado por ganarse la confianza de los principales inversores, reguladores y público en general. “Mucha gente sostiene que no se puede poner valor propio a las criptomonedas. Pero esta salida a bolsa podría mostrar a los mercados que la industria de las criptomonedas ha llegado para quedarse”, dice Hwang.

Ya en enero, Coinbase había presentado una denominada colocación directa ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC). En esta, a diferencia de una salida a bolsa tradicional, los papeles se cotizan en la bolsa de valores sin un proceso previo de fijación de precios.

Los inversores que adquieran una participación en Coinbase pueden, en última instancia, beneficiarse indirectamente del auge de las criptomonedas. “Aquellos que se sientan más cómodos invirtiendo en acciones y poniendo su dinero en una empresa con flujo de caja, un consejo de administración y una infraestructura tradicional verán en Coinbase una oportunidad de invertir”, declaró Chris McAlary, director de CoinCloud, un proveedor de cajeros automáticos de criptomonedas, en la revista online NerdWallet. De este modo, según McAlary, los inversores pueden evitar la volatilidad de los precios, tan habitual en el sector.

Aumento de la aceptación de las monedas digitales

El auge actual de las criptomonedas se debe a la creciente aceptación de los bancos y las empresas. Además del proveedor de servicios de pago PayPal, empresas de tarjetas de crédito como Visa y fabricantes de automóviles como Tesla permiten ahora pagar con monedas digitales.

Sin embargo, el acercamiento cauteloso al nuevo mundo de las criptomonedas es solo el comienzo, cree el fundador de Coinbase, Brian Armstrong. Dentro de una década, afirma, el número de personas que utilizarán el sistema del blockchain pasará de 50 millones a mil millones. “Cuando puse en marcha Coinbase, la mayoría de la gente pensaba que el blockchain era una locura”, dijo Armstrong, de 38 años, a la revista Forbes. “Ahora los gobiernos y la vieja guardia de inversores están invirtiendo en esta tecnología”, aseguró.