El gigante vacacional Airbnb irrumpe con éxito en Bolsa

En medio de la mayor crisis turística de todos los tiempos por el coronavirus, la empresa de alquileres vacacionales Airbnb apuesta con éxito por la bolsa de valores. La plataforma necesita dinero urgentemente.

Suena a broma. Precisamente ahora, en un momento en que la industria del turismo se encuentra en una profunda crisis por la pandemia de coronavirus y el futuro no podría ser más incierto, la plataforma digital Airbnb, que ofrece alojamiento, pisa fuerte. “Creo que mucha gente no esperaba que nos atreviéramos a salir a bolsa este año”, escribió Brian Chesky, fundador y director de la empresa, en el prospecto publicado recientemente. “Incluso sé que algunas personas han dudado de si sobreviviríamos”, afirmó.

Este jueves (11.12.2025), la compañía salió a Bolsa, a pesar de todas las dudas. La plataforma de alquileres emitió más de 50 millones de acciones entre 56 y 68 dólares, pero su valor subió como la espuma, a 153 dólares. La empresa ya está valorada en más de 100 mil millones de dólares.

Airbnb necesita dinero con urgencia

Airbnb necesita dinero. Así lo muestran las cifras. El número de reservas cayó en un 39 por ciento en los últimos tres trimestres debido al coronavirus. Al mismo tiempo, el proveedor duplicó sus pérdidas en comparación con el mismo trimestre del año anterior, casi 700 millones de dólares.

Para amortiguar este revés económico, Chesky redujo en primavera los gastos de marketing en mil millones de dólares, recortó el salario de los ejecutivos a la mitad y renunció por completo a su salario. Pero como todas estas medidas no fueron suficientes, tuvo que despedir a una cuarta parte de sus trabajadores, en total unos 1.900 empleados. Incluso una inyección de capital por valor de dos mil millones de dólares por parte de inversores, como la firma estadounidense de capital privado Silver Lake, no surtió efecto.

Así y todo, la compañía apostó por salir a Bolsa este jueves con un pequeño éxito a su espalda. En el tercer trimestre, la empresa registró una sorprendente beneficio de 219 millones de dólares. “Nuestro negocio se ha recuperado más rápido de lo esperado”, dijo Chesky.

Demanda de alquileres vacacionales en el campo

De hecho, Airbnb está superando la crisis mucho mejor que la clásica industria hotelera. “La compañía disfruta de una demanda creciente de personas que buscan escapar de la ciudad”, dijo a DW el consultor de estrategia Peter Cohen. Si bien las ventas de apartamentos en las metrópolis del mundo se han desplomado, se disparó el negocio de los apartamentos vacacionales rurales. Y aquí es precisamente donde la compañía está mejor posicionada que cualquier cadena hotelera.

Además, los costos operativos son bajos. Para mantener su propio negocio en funcionamiento, Airbnb tiene que pagar poco más que los salarios de sus empleados.

Es la idea básica de la llamada economía colaborativa la que le está dando sus frutos a Airbnb, ahora más que nunca. “El acceso es más importante que la propiedad”: este mantra también ha hecho que empresas, como el proveedor de servicios de transporte Uber y el proveedor de oficinas WeWork tengan tanto éxito. El concepto surgió de las propias dificultades financieras de sus fundadores. “Nunca pensé que me convertiría en emprendedor”, admitió Chesky hace unos años en una entrevista con el fundador de Linkedin, Reid Hoffman.

Colchón inflable

Para pagar el alto alquiler de su apartamento hace más de una década en San Francisco, a Chesky se le ocurrió una simple idea. Junto con su compañero de cuarto, el cofundador de Airbnb Joe Gebbia, colocó tres colchones hinchables en su sala de estar. Luego los alquiló a bajo precio a los participantes de una conferencia de diseño muy cerca de su apartamento. Chesky les ofreció el desayuno gratis. De ahí surgió el nombre Airbnb, una abreviatura de ‘Airbed and Breakfast’, cama inflable y desayuno.

Doce años después, la empresa se ha convertido en la mayor mediadora de alojamiento privado del mundo. Más de cuatro millones de personas en 220 países alquilan regularmente sus casas y apartamentos. Desde 2017, también se pueden reservar tours y actividades con personas del lugar en la plataforma. Airbnb gana dinero cobrando comisiones como intermediario: el 15 por ciento.

La empresa ha facturado más de 110 mil millones de dólares desde su fundación. Sin embargo, el modelo de negocio ha sido criticado una y otra vez. Durante años, la compañía intenta afianzarse en ciudades que tienen requisitos estrictos para alquilar apartamentos privados. Se dice que la plataforma es responsable de la escasez de viviendas y el aumento de los alquileres en metrópolis como Barcelona, ​​París o Berlín.

fuente: dw