El impacto del ADN neandertal en la salud humana

Un investigador de la Universidad de Tartu describió nuevas asociaciones entre el ADN neandertal y las enfermedades autoinmunes, el cáncer de próstata y la diabetes tipo 2.

Los humanos modernos emigraron de África hace más de 60.000 años y se reunieron y se cruzaron con los neandertales y otros grupos humanos arcaicos. Como consecuencia, podemos encontrar que un pequeño porcentaje de los genomas de personas fuera de África contienen rastros de ascendencia arcaica.
Se necesitan recursos a gran escala con datos genéticos y médicos para descubrir cómo estos restos arcaicos afectan la salud humana moderna. La mayoría de los estudios anteriores han examinado cohortes de poblaciones europeas específicas. Sin embargo, el contenido de ADN neandertal es bastante diferente entre europeos y asiáticos y nuestro conocimiento es limitado sobre el ADN neandertal no europeo.
Un nuevo estudio realizado por el investigador principal de Genómica Evolutiva y de Población Michael Dannemann analizó los fenotipos asociados a los neandertales en una cohorte asiática y los comparó con los descubiertos en una  europea..
Este estudio proporciona evidencia de que el impacto del ADN neandertal en el sistema inmunológico no ha sido específico de la población. “Mis hallazgos muestran que, si bien el ADN neandertal en las poblaciones europeas y asiáticas difieren, ambos contienen variantes que aumentan el riesgo de  como la dermatitis, la  Graves y la  “, dijo Dannemann.
Otra enfermedad para la que se encontraron asociaciones en ambas poblaciones fue el cáncer de próstata. Dannemann dijo que la diferencia es que esta variante genética tiene un efecto protector, lo que significa que reduce el riesgo de cáncer de próstata.
De particular interés fueron las asociaciones de los neandertales con la diabetes tipo 2, una enfermedad que afecta a muchas personas en la actualidad. El resultado de este estudio mostró que las asociaciones ligadas al neandertal solo se encontraron en asiáticos y mostró evidencia de un efecto sobreproporcional en esta enfermedad dado el contenido de ADN neandertal en esta población.
Sin embargo, dadas las diferentes variantes arcaicas asociadas tanto en cohortes europeas como asiáticas, los resultados de este estudio también sugieren que los efectos de cómo el ADN neandertal influye en la inmunidad podrían ser específicos de la población. “Esto resalta la importancia de estudiar una gama más amplia de ancestros para ayudarnos a determinar cómo el legado fenotípico de los neandertales influye en  hoy”, agregó Dannemann.