La ‘bóveda del fin del mundo’, renovada tras una inundación, ahora alberga más de un millón de semillas congeladas

Una “bóveda apocalíptica” enclavada en las profundidades del Ártico recibió 60.000 nuevas muestras de semillas el martes, incluidos los príncipes de vaca y el maíz sagrado Cherokee , aumentando las existencias de la abundancia agrícola mundial en caso de una catástrofe global.

Más de un millón de semillas se encuentran ahora en el renovado Banco Mundial de Semillas, ubicado en la isla de Spitsbergen, en el archipiélago noruego de Svalbard.

Esta semana allí se depositaron unas 60.000 muestras, lo que eleva el número total a aproximadamente 1.050.000 semillas, de 5.000 especies. Se trata de la mayor contribución que se realiza tras una renovación que fue causada por una inundación en 2017 debido al derretimiento del hielo permanente, informa The Verge.

“El problema de una intrusión del agua en el túnel de entrada sin duda no fue previsto durante la construcción“, afirmó Hannes Dempewolf, científico de Crop Trust, una organización internacional que administra esa importante bóveda junto con el Centro Nórdico de Recursos Genéticos y el Gobierno de Noruega. “Nadie pensaba que los veranos serían tan cálidos”, reiteró.

“Absolutamente impermeable

Tras la inundación, el Gobierno de Noruega invirtió 20 millones de euros (unos 21,7 millones de dólares) para la renovación de la bóveda, señala The Guardian. “La mayor modernización fue la única cosa correcta para hacer y el Gobierno noruego sin duda destinó recursos para que ahora sea absolutamente impermeable”, declaró Dempewolf.

“Es siempre peligroso hablar sobre que algo es completamente seguro e inexpugnable“, subrayó, añadiendo que continuarán “monitoreando la situación para ver si otras modernizaciones son necesarias”.

El Banco Mundial de Semillas de Svalbard, también conocido como la ‘bóveda del fin del mundo’, fue abierto en 2008 y tiene como objetivo conservar la biodiversidad agrícola del planeta. 

Aquí, los científicos almacenan semillas congeladas de los cultivos más importantes del mundo con el fin de proteger este material genético de posibles desastres naturales, guerras y otras catástrofes.

Proyecto común para la seguridad alimentaria planetaria

La creciente preocupación por el cambio climático y la pérdida de especies está impulsando a grupos de todo el mundo a agregar sus semillas a la colección dentro de una montaña cerca de Longyearbyen en la isla Spitsbergen en el archipiélago noruego de Svalbard , a unos 1.300 kilómetros (unas 800 millas) del Polo Norte.

El “Arca de Noé” de cultivos alimentarios se creó para preservar las plantas que pueden alimentar a una población en crecimiento que enfrenta el cambio climático.

“A medida que aumenta el ritmo del cambio climático y la pérdida de biodiversidad, hay una nueva urgencia en torno a los esfuerzos para salvar los cultivos alimentarios en riesgo de extinción”, dijo Stefan Schmitz , quien administra la reserva como director de Crop Trust.

“El gran alcance del depósito de semillas actual refleja la preocupación mundial por los impactos del cambio climático y la pérdida de biodiversidad en la producción de alimentos”.

La directora del banco genético de las naciones nórdicas, Lise Lykke Steffensen, dijo que cada semilla en la bóveda “contiene soluciones potenciales para la agricultura sostenible”.

“Soluciones que son vitales para alimentar a una población en crecimiento y lograr una transición verde”, agregó.

Antes de que sea demasiado tarde

Un total de 36 instituciones regionales e internacionales han contribuido a las 60.000 muestras que fueron depositadas el martes.

Los recién llegados incluyen cultivos básicos como el trigo y el arroz, así como variedades silvestres de manzanos europeos.

image_pdfwww.dineroclub.netimage_printwww.dineroclub.net