La sorprendente historia del multimillonario que abandonó Silicon Valley para vivir en un recóndito pueblo de la India

Creó una empresa de software que tiene 9500 empleados. A la distancia, sigue el “día a día”, aunque asegura que cambió su mirada: “Pensamos con frecuencia que el dinero lo cura todo… no es así”.

Sridhar Vembu
Sridhar Vembu, ZOHO

Sridhar Vembu tiene 53 años y junto con sus hermanos fundó la compañía Zoho en Sillicon Valley en 1996. Desde allí, construyó un imperio de la programación y los negocios de máxima tecnología. Ahora, tras 30 años de vivir en California decidió dejar físicamente su compañía e instalarse en una pequeña aldea de la India, donde ni siquiera hay rutas para el acceso, desagües y alcantarillas.

Su compañía ahora mantiene a 9500 empleados y los expertos le asignan un valor de casi u$S 2500 millones de dólares. “Soy como un director ejecutivo a distancia”, dice a la BBC.

La aldea tiene 2000 habitantes, y el acceso a la energía eléctrica es intermitente, así que Sridhar depende de generadores de energía con combustible.

La casa no tiene aire acondicionado y en lugar de usar un auto convencional, ahora usa una moto eléctrica o una bicicleta para ir hasta el salón de té de la aldea para conversar con los vecinos. Su casa, de dos dormitorios es su nuevo refugio, e incluso lo cuenta en sus redes sociales: “Mi actividad favorita: sentarme quieto en el thinnai en una hermosa mañana de domingo. Es una vida maravillosa”, dice en Twitter.

El empresario también aseguró que prefiere hablar cara a cara con sus vecinos de la aldea y reservar las redes sociales para cuestiones laborales.

En ese recóndito lugar, Sridhar consiguió una conexión a internet de fibra óptica de alta velocidad: “Básicamente, me llegan las cosas que tienen que ver con políticas importantes. La compañía es suficientemente grande ahora y muchas de las decisiones se toman localmente dentro de un equipo”.

“Encabezo uno de los equipos. Trabajo codo con codo con los programadores y me involucro en algunos proyectos de tecnología. El equipo de software está formado por ingenieros repartidos por todo el mundo”, detalló a la BBC.

“La vida social en el campo es totalmente diferente. La gente tiene tiempo para forjar buenas amistades. Alguien te puede invitar inesperadamente a su casa para comer”, indicó.

Sridhar usa las redes sociales para mantenerse al tanto de las últimas tendencias en la industria, para seguir a varias personas interesantes y entablar conversaciones.

Oficinas satélite antes de la pandemia

El pequeño pueblo donde ahora vive el empresario no tiene los servicios básicos, aunque sí tiene algo que es imprescindible para trabajar: internet. Frente al uso del trabajo flexible o a distancia, Sridhar ya lo aplicaba con sus programadores y ejecutivos mucho tiempo antes. Igualmente, mantiene además, 30 oficinas satélites en varias regiones de la India.

“Donde quiera que haya un grupo de empleados trataremos de establecer una oficina. La gente podrá trabajar desde casa uno o dos días y venir a la oficina el resto de días”, explicó. Hoy en día interactúa diariamente con sus empleados de Estados Unidos, Brasil y Singapur, como así también otras localidades dentro de la India.

Empresario y funcionario a la vez

En otro orden, anunció planes para instalar un hospital de 250 camas en el sur de India para atender las necesidades de pacientes de zonas rurales y semiurbanas.

En enero, Sridhar fue nombrado miembro de la Junta Asesora de Seguridad Nacional, para mejorar la gestión del conocimiento en su país. Ahora dice que no tiene planes de regresar permanentemente a Estados Unidos

“Administro una empresa. La empresa es saludable. Pero eso no quiere decir lleve ese estilo de vida. No estoy interesado”. “Pensamos con frecuencia que el dinero lo cura todo. No es así. Necesitas adhesión social”, indicó.