Las semillas de chía cuidan tu corazón y te ayudan a controlar el peso: así debes tomarlas para obtener todos sus beneficios

  • Las semillas de chía provienen de la planta Salvia hispanica y contienen cantidades destacadas ácidos grasos Omega-3, fibra, proteínas de alta calidad , minerales y antioxidantes esenciales.
  • Esta completa composición nutricional hace que las semillas de chía se hayan vinculado con numerosos beneficios para la salud que incluyen mejorar los nieves de azúcar en la sangre, reducir la presión arterial o el colesterol malo. Aunque los estudios han demostrado que son más eficaces cuando se consumen dentro de una dieta equilibrada y saludable, junto a otras fuentes de Omega 3.

Las semillas de chía suelen ser un elemento frecuente de toda buena lista de superalimentos.

Aunque de moda desde hace unos años, esta salvia hispánica — nombre científico de la planta de la que provienen — ya era un alimento básico de los pueblos precolombinos entre ellos los antiguos aztecas y mayas.

Sobre los beneficios de las semillas de chía, se dice que pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejorar la salud digestiva y controlar el peso. Esto se debe a su alto contenido, entre otras cosas de minerales, fibra y sobre todo ácidos grasos Omega-3 que contienen.

La forma de tomar las semillas de chía es bastante variada. Como con otras semillas,son fáciles de incorporar a yogures, ensaladas, pastas o cremas para enriquecer nutricionalmente un plato.

Valor nutricional de las semillas de chía

Unos 100 gramos de semillas de chía aportan unas 486 calorías, 42 gramos de carbohidratos, 16,54 gramos de proteína, 34,4 gramos de fibra y 30,74 gramos de grasa, —de los cuales solo algo más de 3 gramos son grasas saturadas (malas)—.

Este alimento puede ser una fuente importante de proteínas para vegetarianos y veganos ya que contiene los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir, siendo una de las fuentes proteícas de origen vegetal más completa.

También son ricas en ciertos minerales como calcio, fósforo y zinc y suponen una cantidad considerable de vitaminas B (B3 y B9) y A. 

Pero si por algo destacan nutricionalmente las semillas de chía es por su contenido en grasas. En concreto, por su aporte de grasas poliinsaturadas sobre todo ácidos grasos Omega-3.