Los Alushes Mayas: ¿Leyenda con base en hechos reales?

Antes de que Usted se forme un juicio a priori y piense que estamos hablando de una simple fantasía, le recomendamos leer detenidamente esta historia. 

¿Es casualidad que culturas europeas hablen de duendes, luces en los cementerios indígenas en latinoamérica, monumentos misteriosos como en San Agustín (Colombia), los Elementales, las Hadas, las figurillas egipcias que acompañaban al Faraón al inframundo y la historia de los Alushes (aluxes)?

México se caracteriza por tener grandes leyendas en su historia y una de ellas es la de los Aluxes, seres creados con barro virgen que debían dejarse en lugares ocultos para proteger. Los aluxes tenían un vínculo muy fuerte con su creador por lo que se les hacía oraciones y ofrendas para que cobraran vida.

Apariciones en las carreteras

Además, existen relatos indicando que los aluxo’ob se detienen ocasionalmente en los caminos para pedir a los viajeros una ofrenda. Si ellos se la niegan, el alux a menudo causará estragos y extenderá enfermedades.

Sin embargo, si sus condiciones son aceptadas, el alux protegerá a la persona de los ladrones y aún, le traerá buena suerte. Si son tratados con respeto, pueden ser muy útiles.

El puente de los aluxes

Cuentan los abuelos, que hace unas décadas, para facilitar el trayecto de Cancún hacia el aeropuerto, se decidió realizar la construcción de un puente vial, sin embargo cada que los ingenieros y arquitectos avanzaban un poco en su edificación, algo sucedía que éste se caía.

No se explicaban qué es lo que pasaba, pues todo lo hacían de acuerdo a lo acordado; desesperados por los acontecimientos y pensando en que tal vez eran sucesos sobrenaturales, contactaron con un sacerdote maya, el cual les aconsejó hacer un trato con lo aluxes, pequeños duendes mayas que se dedican a cuidar las milpas a cambio de acuerdos con los campesinos.

Estos seres mitológicos con cara de adulto y estatura de niño son muy traviesos y lo único que buscan es cuidar sus terrenos para que precisamente las edificaciones urbanas no terminen con sus tierras.

El trato por medio del sacerdote maya se realizó, y acordaron que además de construir el puente, se realizaría una pequeña casita para que vivieran los aluxes, quiénes no pensaban retirarse de ahí, dicha «morada» se puede ver debajo del enlace erguido.

A partir de ese momento no hubo ningún inconveniente para los ingenieros, quienes por fin lograron la realización de lo que ahora se conocer como el Puente Aeropuerto Nizuc-Cancún.

Avistamientos en las noches

Cuenta la leyenda que… “en las noches cuando los hombres se entregan al sueño hay criaturas que salen al mundo. Los Aluxes brotan a la luz de la luna. Pocas personas los ven, porque son ágiles, ligeros y traviesos.

Su vida es un continuo jugar. Les gusta chapotear en las aguas, siempre están sonrientes y con ganas de desconcertar a los humanos.

Por las noches, cuando todos duermen, ellos dejan sus escondites y recorren los campos; son seres de estatura baja, muy niños, pequeños, pequeñitos, que suben, bajan, tiran piedras, hacen maldades, se roban el fuego y molestan con sus pisadas y juegos.

Cuando el humano despierta y trata de salir, ellos se alejan. Pero cuando el fuego es vivo y chispea, ellos le forman rueda y bailan alrededor; un pequeño ruido les hace huir y esconderse, para salir luego y alborotar más.

No son seres malos. Si se les trata bien. Los Aluxes del Maya ALUX son Duendes traviesos que deambulan por milpas y montes después de la puesta del sol. Calzan alpargatas y portan sombrero, presentando los rasgos de un niño indígena de tres a cuatro años, viven en las cuevas y grutas con sus perritos de barro, a veces se les oye tocar sus instrumentos que son algo así como trompetas, también de barro.

Generalmente son inofensivos pero si llegan a molestarse con algún ser humano pueden enviarle un aire enfermante que produce escalofríos y calentura, estos duendes diminutos y traviesos provocan tolvaneras, remolinos, gritos raros y otros fenómenos, cuando se enojan al escuchar blasfemias y groserías provenientes de la gente que deambula en sus cercanías.

Si de casualidad topan con gente empiezan a molestar con travesuras, tiran piedras y esconden pequeños objetos. Con sus risas descontrolan la serenidad y si se asustan, son capaces de armar una algarabía mayúscula”.

Al pequeño Alushe de la lucha libre también se le decía “Duende maya” y en los cómics de Tinieblas se afirmó que nació en Ciudad Anáhuac, localizada en Shibalba (en alusión a Xibalbá, el inframundo maya), que es algún tipo de planeta localizado en otra dimensión. Toda esta ficción está basada en el espíritu en la tradición mitológica de ciertos pueblos mayas de la península de Yucatán y Guatemala; también llamado Chanekeh o Chaneque por el náhuatl.

Los aluxo’ob (plural maya de aluxe) son mayas diminutos vestidos de la tradición. Son generalmente invisibles y pueden asumir una forma física para comunicarse y asustar a los humanos, así como para congregarse. En general, están asociados con características naturales como bosques, cuevas, piedras y campos, pero también pueden ser seducidos para trasladarse a algún lugar a través de las ofertas.

Los aluxes pueden ser benefactoras para el cultivo o criaturas traviesas.

Los fanáticos de la lucha recordarán a Alushe, la mascota del luchador Tinieblas; esa criatura con similitud a los ewoks que aparecen en Star Wars VI y que apareció en la escena en 1988 como un éxito instantáneo y se convirtió en un personaje popular que emocionó a admiradores de todas las edades con sus travesuras.

Este personaje se basa en el alux: el personaje mitológico maya con similitud a los duendes.

El periodista de televisa Hernández Valdés, visitó Ekelelchakán municipio de Campeche de los vocablos mayas “helel” y “chakán” que significan “descanso” y “sabana”, que al castellanizarse se transformó en Hecelchakán; donde conoció la historia de los “Alushes” o “Señores de los Montes”, a los que los campesinos ofrecían una “comida de la milpa” para asegurar una cosecha exitosa.

Ofrenda a los Alushes

MITOLOGÍA

En lengua maya el plural de alux es aluxo’ob, aunque en la mayor parte de México el plural se forma como en español: aluxes. Es el nombre dado al duende o espíritu en la tradición mitológica de algunos pueblos mayas del sureste de México, Belice y Guatemala.

Se dice que son descendientes del Enano de Uxmal creados de barro por viejos sacerdotes mayas, quienes recogían barro de las cuevas vírgenes en las que nunca haya pisado mujer alguna; el barro se ponía a reposar 9 noches, se mezclaba con una pócima hecha de miel y flores silvestres durante otras 9 noches en un altar cuidando que el sol no llegue hasta ellos. Transcurrido el tiempo específico se llevaban a esparcir por el monte entre cantos y rezos para cumplir con su misión, cuidar de la cosecha.

En la pirámide de Nohoch Mul, en Quintana Roo y Yaxchilán, Chiapas, tienen una imagen que alude a estos protectores existe una representación de estos.

 

Se cree que los aluxo’ob o aluxes son pequeños, con una estatura que solo se acerca a la altura de las rodillas de una persona promedio, y con la apariencia de personas miniatura, tradicionalmente vestidas a la usanza maya.

La tradición sostiene que los aluxes son invisibles generalmente, pero pueden asumir forma física con el propósito de comunicarse o espantar a los humanos así como para congregarse entre ellos. Están asociados generalmente con lugares de la naturaleza tales como las selvas, grutas, piedras, y los campos pero también pueden ser engatusados a moverse hacia algún lugar por ofrendas.

Su descripción y papel mitológico, como por ejemplo las artimañas que ellos juegan, son muy semejantes a las que tienen otras entidades míticas en otras culturas (tal como el leprechaun celta o el chaneque totonaca). Se dice que habitan en los cenotes y grutas.

Los aluxes también deben proteger el mundo subterráneo maya, el Xibalbá. Para ingresar a un bosque o santuario, es necesario pedir permiso a los aluxes para evitar que sus mentes causen accidentes, enfermedades o incluso desastres naturales (huracanes, tormentas, rayos).

ACTUALIDAD

Algunos mayas contemporáneos aún creen que los aluxes son convocados en cuanto un campesino construye en su propiedad una especie de altar en una casita conocida como kahtal alux o “la casa del alux”, normalmente en su milpa.

Durante siete años, los aluxes ayudarán a crecer el maíz, llamar la lluvia y vigilar los campos de noche, silbando para espantar a los animales de rapiña o delatar a los ladrones.

Al final de los siete años, el granjero debe cerrar las ventanas y las puertas de la casita, sellando al alux dentro. Si esto no es así, se puede perder el control sobre el alux y este empezará a comportarse de forma agresiva en contra de las personas.

Algunos mayas contemporáneos aún consideran que los altares les son útiles en sus labores de campo (aunque sus orígenes y el propósito verdaderos de estos les sean desconocidos).