Los retos de Andy Jassy al frente de Amazon: en la herencia de Bezos no es oro todo lo que reluce

108

Tras 27 años, Amazon cambia de dirección en su momento económico más saludable, pero también el más criticado.

Las riendas de una de las empresas más grandes del mundo cambiaron el pasado 5 de julio. 

Jeff Bezos abandonaba su puesto como Director Ejecutivo de Amazon tras 27 años con el plan a medio plazo de viajar al espacio el próximo 20 de julio y, a largo, de centrarse en Blue Origin, su empresa espacial, y actividades filantrópicas.

A los mandos de la mayor empresa de comercio electrónico del mundo dejaba al que muchos consideran su heredero natural, Andy Jassy, el hombre que había hecho fuerte la división de Amazon Web Services en los últimos años.

Un relevo seguramente sosegado tanto visto desde fuera como desde dentro, que ahonda aún más en la nueva etapa de relevo de fundadores que las Big Tech han afrontado en los últimos años. De las denominadas GAFAM, solo Zuckerberg (también el más joven) sigue al mando de la compañía que fundó.

Jassy, de 53 años, ha sido un fiel lugarteniente de Bezos desde que entrara en la empresa en 1997, solo tres años después de que Bezos fundara lo que un inicio iba a ser una librería online en Seattle.

Dirigir Amazon, con más de 1,3 millones de empleados en todo el mundo y 386.000 millones de dólares de ingresos en 2020, no es desde luego un trabajo cualquier. Y más cuando Amazon se ha enfrentado seguramente por primera vez en toda su historia al escrutinio público por sus políticas laborales en los últimos tiempos, algo a lo que se suma el reto de las investigaciones por abuso de posición dominante y el reto de seguir manteniendo la ventaja actual sobre sus competidores. El negocio está en auge, pero también el escrutinio, ya que la empresa se enfrenta a una serie de obstáculos normativos y esfuerzos de sindicalización que pondrían a prueba el temple de cualquier director general.

¿Pero qué retos concretos tiene Jassy a corto y medio plazo al frente de Amazon? Desde luego, no son pocos.