Remodelación de US$ 1.000 millones del Waldorf Astoria

6

Este mes se cumplen 90 años desde que el Waldorf Astoria abrió sus puertas por primera vez en la Park Avenue de Nueva York en 1931, convirtiéndose en el hotel de lujo más alto y grande del mundo durante una época poco propicia, en la que la Gran Depresión proyectaba su larga sombra.

Los famosos interiores Art Decó del hotel han sido el telón de fondo de innumerables galas y actos benéficos para la alta sociedad, así como el lugar de conferencias históricas para políticos internacionales. Celebridades como Marilyn Monroe y Frank Sinatra lo llamaron su hogar, mientras que todos los presidentes de EE.UU., desde Herbert Hoover hasta Barack Obama, han descansado en la suite presidencial.

Pero el Waldorf Astoria también ha estado cerrado durante los últimos cuatro años y medio, sometiéndose a una renovación de más de US$ 1.000 millones después de que fuera comprado por US$ 1.950 millones en 2014 por la aseguradora china Anbang (ahora Dajia Insurance Group). Mientras que algunas partes del hotel están siendo restauradas a su estado original (las habitaciones, incluyendo el Grand Ballroom, están protegidas por la Comisión de Preservación de Monumentos de la ciudad de Nueva York), gran parte del edificio está siendo reimaginado totalmente para el futuro. Y, por primera vez, el Waldorf Astoria ofrecerá departamentos residenciales en propiedad, en lugar de en alquiler, dentro de las torres gemelas Waldorf.

“En la sección en la que trabajé, no había nada que fuera emblemático, así que no había ningún punto de partida, no había nada que preservar”, dijo Jean-Louis Deniot, el diseñador francés encargado de transformar los nuevos departamentos y servicios. (Las habitaciones del hotel, por su parte, serán renovadas por Pierre-Yves Rochon). “Quería ser más modernista… más fresco, pero sin perder la sensación de tener los pies en la tierra”.

Cuando el Waldorf Astoria vuelva a abrir sus puertas en 2023, tendrá 375 habitaciones de hotel, frente a las 1.400 existentes, y 375 unidades de condominio. Los departamentos en venta irán desde estudios a partir de US$ 1,8 millones hasta departamentos de cuatro habitaciones a partir de US$ 18,5 millones (más dos áticos, cuyos precios no se han revelado). Entre los servicios a los que solo podrán acceder los residentes se encuentra la piscina Starlight, de 25 metros de largo y con un tragaluz, que se encontrará en el espacio donde Ella Fitzgerald se presentaba habitualmente, así como el Winter Garden, un bar y salón convertido en un oasis verde.

“Hay algo muy pacífico y atractivo en la sensación de serenidad de estar conectado con la naturaleza”, comentó Deniot.

Deniot está diseñando los espacios residenciales con la disposición de una mansión privada en mente, dijo por teléfono, conceptualizando habitaciones para el ocio y el entretenimiento, como la majestuosa Biblioteca Presidencial y el Bar y la moderna Sala de Juegos Monte Carlo.

“Quería que se sintiera como una gran casa y no como un hotel”, afirmó.

Debajo del hotel hay una estación de tren secreta

No hay manera de detectarla desde la superficie, pero justo debajo del Waldorf pasa una poco conocida extensión de la Estación Grand Central construida en la década de 1930 para ayudar a mantener en privado el diagnostico de poliomielitis de Franklin Delano Roosevelt.

Un largo legado

Las extensas renovaciones son el mayor cambio de imagen que ha recibido el Waldorf Astoria desde su apertura. Sin embargo, se trata de la segunda versión del hotel: la primera, establecida en 1893, fue demolida para dar paso al Empire State Building. El primer hotel no fue muy querido de inmediato y el Indianapolis Times informó en 1928 que “la gente de todo el país se reía” de la idea de que ofreciera 350 baños privados, calificando el proyecto de “locura de Astor”.

El hotel era en realidad dos edificios, el resultado de una notoria confrontación entre dos primos adinerados de la familia Astor. William Waldorf Astor, que se convirtió en el hombre más rico de Estados Unidos gracias a la herencia de su padre, construyó el Waldorf. Cuatro años después, su primo, John Jacob Astor IV, condenado a convertirse en el hombre más rico que murió a bordo del Titanic en 1912, construyó un hotel más alto justo al lado. Con el tiempo, dejaron de lado las hostilidades y separaron el nombre del hotel y de los edificios, conectando ambos a través de un pasillo de mármol de 90 metros apodado “Peacock Alley”. Entre sus ventajas, el Waldorf-Astoria fue el primero en ofrecer baños privados y servicio a las habitaciones.

Pero cuando el Waldorf Astoria empezó a funcionar de nuevo en Park Avenue, entre las calles 49 y 50, ya no estaba en manos de la familia Astor (William Waldorf Astor murió en 1919), sino en las del hotelero Lucius M. Boomer, que gestionó el hotel tras ser adquirido por T. Coleman du Pont en 1918. Tras la venta del establecimiento, la junta directiva le vendió los derechos del nombre Waldorf-Astoria por un dólar como gesto de buena voluntad, y él utilizó el trato a su favor.

En las décadas siguientes, la propiedad entró en su apogeo, atrayendo a las caras más famosas del mundo. Las suites recibieron el nombre de Elizabeth Taylor y Winston Churchill tras sus estancias, y Angelina Jolie y Brad Pitt tuvieron un departamento en Las Torres hace más de una década. Otros residentes famosos del Waldorf han sido Sinatra y el compositor Cole Porter, que se alojaron en la suite 33A: Porter durante 30 años, hasta su muerte en 1964, y Sinatra en los años 70 y 80. Monroe, por su parte, ocupó la Suite 2728 durante gran parte de 1955, pagando US$ 1.000 a la semana (unos US$ 10.200 en la actualidad).

Cuando el expresidente Dwight D. Eisenhower y la primera dama Mamie Eisenhower se instalaron en la séptima planta en la década de 1960, eligieron un piso inferior a las Torres debido al miedo que ella le tenía a las alturas, según el hotel. Hicieron reconfigurar el ascensor para que se detuviera en su planta y así poder acceder plenamente a los servicios de las Torres.

Incorporación de nuevas obras de arte

El Waldorf ha conservado algunos de sus objetos más famosos a lo largo de los años, como el piano Steinway de 1907 de Porter. Éste, junto con los murales, los mosaicos y el reloj de tres metros del vestíbulo –un complejo reloj del siglo XIX encargado por la reina Victoria para la feria mundial de Chicago de 1893– también se renovarán.

A ellos se unirá ahora una nueva colección de obras de arte, curada por el subastador y marchand Simon de Pury, que se expondrá en las instalaciones compartidas de las torres. La colección solo incluirá obras de arte originales, entre ellas piezas de artistas emergentes como el escultor taiwanés-canadiense An Te Liu, el artista coreano de técnicas mixtas Minjung Kim y el pintor suizo Philippe Decrauzat.

“El noventa y cinco por ciento de los proyectos hoteleros de todo el mundo incluyen impresiones y reproducciones”, dijo de Pury por correo electrónico. “El arte original es mucho más personal. Nos hemos asegurado de seleccionar obras que resalten contextualmente la arquitectura y la decoración”.

Ya se han publicado imágenes de muchos de los nuevos espacios residenciales, pero las joyas de la corona, los dos áticos diseñados por Deniot, aún están en fase de elaboración. Su objetivo es diseñar espacios “más contemporáneos”, pero también “atemporales”, por lo que no se guía necesariamente por la larga historia del edificio.

“No quieres retroceder demasiado en el tiempo. Hay una sensación de melancolía”, dijo. “En los años 40, 50, 60 y 70, todos se divertían mucho allí. La razón por la que se reformó todo el lugar es para llevarlo al próximo siglo”.

El gran salón de baile tiene tal distribución que las 38 agencias de orden público pueden inspeccionarla en escasos minutos.

El calendario de eventos para otoño y primavera en el gran salón de baile del Waldorf está casi escrito en piedra para los próximos cinco años. Las reuniones anuales de Naciones Unidas de septiembre, los bailes de debutantes de diciembre y otros acontecimientos suceden prácticamente el mismo día cada año, y las reservas están agotadas hasta la fecha que permite el hotel.