1

Descubren ciudad de 3.000 años en Luxor: Ciudad Dorada

“El hallazgo de esta ciudad perdida es el segundo descubrimiento arqueológico más importante desde el hallazgo de la tumba de Tutankamón”, según Betsy Brian, la profesora de Egiptología de la universidad John Hopkins.

El Gobierno egipcio anunció este jueves (08.04.2021) el hallazgo bajo la arena en la monumental Luxor de una gran ciudad de unos 3.000 años de antigüedad que se hallaba perdida y que se encuentra en un buen estado de conservación.

 

Se trata del “mayor asentamiento administrativo e industrial de la era del Imperio Egipcio en la orilla occidental de Luxor”, situada en el Nilo, indicó el Ministerio de Turismo y Antigüedades egipcio en un comunicado, que calificó el descubrimiento como “la mayor ciudad jamás encontrada en Egipto”.

“La misión arqueológica […] descubrió una ciudad enterrada […] que data del reinado del rey Amenofis III y que continuó siendo utilizada por el rey Tutankamón, es decir, hace 3.000 años”, afirmó la misión arqueológica en un comunicado.

Amenofis III, que ascendió al trono en 1.391 a.C, murió en el año 1.353 a.C. En la ciudad se hallaron objetos, como joyas y piezas de cerámica con su sello, que permitieron confirmar la datación, precisa el texto.

“La ciudad antigua más grande de Egipto”

Se trata “de la ciudad antigua más grande de Egipto”, según el director de la misión, arqueólogo Zahi Hawas, citado en el comunicado.

La misión empezó sus excavaciones en septiembre de 2020 entre los templos de Ramsés III y Amenofis III, cerca de Luxor, a unos 500 km al sur de El Cairo.

“En unas semanas, para gran sorpresa del equipo, empezaron a aparecer formaciones de adobe”, indica el comunicado. El yacimiento está “en buen estado de conservación, con paredes casi enteras y habitaciones llenas de herramientas de la vida diaria”.

“Las calles de la ciudad están flanqueadas por casas, con piedras en sus muros de hasta tres metros de alto”, aseguró el famoso arqueólogo Zahi Hawas, que está al frente de la misión responsable del hallazgo.

Hawas explicó que “muchas misiones extranjeras habían buscado esta ciudad y no la habían encontrado” y, según el Ministerio de Antigüedades, “las capas arqueológicas han permanecido intactas durante miles de años, como si sus antiguos residentes las hubieran dejado ayer mismo”.

“El descubrimiento más importante desde la tumba de Tutankamón”

El hallazgo “de esta ciudad perdida es el descubrimiento arqueológico más importante desde la tumba de Tutankamón”, consideró Betsy Brian, profesora de Egiptología en la Universidad John Hopkins de Estados Unidos, también citada en el comunicado.

La ciudad recién descubierta permitirá “ofrecernos una visión global inusual de la vida de los antiguos egipcios durante las horas más fastuosas del Imperio [Nuevo]”.

La ciudad se compone de “tres palacios reales […] y del centro administrativo y manufacturero del Imperio”. Además, los arqueólogos también exhumaron una “zona de preparación de alimentos” con una “panadería”, un “barrio administrativo” y un “taller” de construcción.

También se descubrieron dos esculturas de “vacas o de toros” y restos humanos, algo “inusual”.

Después de años de inestabilidad política relacionados con la revuelta popular de 2011, que asestó un duro golpe al turismo, un sector clave, Egipto trata de atraer visitantes, sobre todo promoviendo su patrimonio antiguo.

 




Descubren que la pirámide de Keops concentra energía electromagnética gracias a sus cámaras ocultas

El descubrimiento podría inspirar la creación de diseños de nanopartículas para sensores, computadoras ópticas y otros aparatos del futuro.

Un grupo de científicos de Rusia y Alemania ha descubierto que la Gran Pirámide de Giza puede concentrar energía electromagnética en sus cámaras internas y dirigirla hacia la parte inferior de su base. Los resultados de su estudio han sido publicados en la revista Journal of Applied Physics.

“Dado el gran interés en las pirámides, decidimos echar un vistazo a la pirámide de Keops como a una partícula que dispersa ondas de radio. Hemos obtenido varios resultados interesantes que pueden encontrar aplicaciones prácticas importantes“, explicó Andréi Yevliujin, coordinador de los estudios completados en la Universidad ITMO de San Petersburgo (Rusia).

Junto con sus colegas de la Universidad de ITMO y físicos de la Universidad de Hannover (Alemania), Yevliujin decidió estudiar cómo esta construcción, levantada hace miles de años para el faraón Keops (Jufu), interactúa con diferentes formas de radiación electromagnética.

Los investigadores sugirieron que la pirámide puede servir de resonador amplificador y oscilador de enfoque con una longitud de onda proporcional a las dimensiones de la propia construcción. En este caso, se trata de ondas de radio aproximadamente en el mismo rango en el que operan muchas estaciones de radio, entre 200 y 600 metros.

Los físicos utilizaron un modelo computarizado de la pirámide y analizaron cómo los rayos de ondas de radio interactuaron con la estructura general y con sus elementos individuales. Según sus cálculos, la pirámide realmente interactúa con las ondas de radio, acumulando su energía en la tumba del faraón y redirigiéndola a un punto que se encuentra directamente debajo del fundamento de la construcción, donde se halla la tercera cámara inacabada.

Según los autores del estudio, los resultados del experimento pueden ser utilizados para elaborar diseños eficientes de nanopartículas, algo que ayudaría en la creación de nanosensores, células solares altamente eficientes, computadoras ópticas y otros aparatos del futuro.