1

Emiratos Árabes Unidos está considerando ser el primer miembro de la OPEP en fijar un objetivo de cero emisiones

Los Emiratos Árabes Unidos podrían convertirse en el primer país de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en establecer un objetivo de emisiones netas cero, una medida que complacería a los países occidentales que presionan para que se comprometan más con el clima, pero que no les obligaría a vender menos petróleo.

El país está estudiando un objetivo para 2050 que se ajuste a la presión mundial para evitar que la temperatura aumente más de 1,5 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, según personas familiarizadas con las conversaciones. Pidieron no ser nombrados porque las conversaciones son privadas y están en curso. El objetivo es hacer un anuncio antes de la cumbre del clima de las Naciones Unidas que se celebrará en Glasgow en noviembre, dijeron las personas.

Si los Emiratos Árabes Unidos se deciden por un objetivo para 2050, serán el primer gran estado petrolero que se fija una meta climática tan ambiciosa. Las emisiones procedentes de la quema de combustibles fósiles una vez enviados al extranjero no se incluyen en estos objetivos nacionales, lo que significa que los EAU podrían alcanzar técnicamente el objetivo cero mientras siguen con sus planes de invertir miles de millones en la extracción de petróleo.

Las exportaciones de petróleo de la región que se convirtió en los EAU comenzaron en la década de 1960, y los crecientes ingresos han convertido al país en uno de los más ricos del mundo. El consumo de combustibles fósiles y la generación de emisiones que calientan el planeta han aumentado a la par. Hogar de casi 10 millones de personas, los EAU generaron 190 millones de toneladas de dióxido de carono en 2019, según el Global Carbon Project. Se encuentra entre las emisiones per cápita más altas del mundo, superando a Australia y Estados Unidos.

El actual plan energético a largo plazo de los EAU prevé que solo la mitad de toda la capacidad energética esté libre de emisiones para 2050, y que consista en renovables y nuclear. Prevé cubrir el resto de sus necesidades energéticas con gas y carbón. Climate Action Tracker, una organización sin ánimo de lucro que analiza los objetivos climáticos, califica las políticas de EAU de “muy insuficientes”. Abu Dhabi National Oil Company, el gigante energético estatal, tiene previsto aumentar su capacidad de producción de poco más de 4 millones de barriles al día a 5 millones de barriles al día en la próxima década.

Noticia tomada de: Bloomberg / Traducción libre del inglés por World Energy Trade




IKEA y los Rockefeller realizan de U$ 1.000 millones para impulsar las energías renovables

La iniciativa busca conectar a unas mil millones de personas a sistemas de energía renovable distribuida y reducir de manera considerable las emisiones de dióxido de carbono.

La Fundación IKEA y la Fundación Rockefeller han anunciado este lunes que aportarán conjuntamente 1.000 millones de dólares a una iniciativa global diseñada para acelerar el despliegue de las tecnologías de energía renovable distribuida y ayudar a las economías en desarrollo a ampliar sus esfuerzos de reducción de emisiones.

La nueva plataforma de inversión, que funcionará como una organización benéfica pública, se lanzará a finales de este año y otorgará fondos a proyectos enfocados en conectar a comunidades con fuentes locales y confiables de energía renovable.

El Acuerdo de París como meta

La iniciativa tiene como objetivo conectar a unas mil millones de personas con sistemas de energía renovable distribuida (DRE, por sus siglas en inglés), así como reducir en unos mil millones de toneladas las emisiones de dióxido de carbono.

Para ello, cada fundación se ha comprometido a aportar 500 millones de dólares de capital de riesgo, con la esperanza de que esa inversión inicial ayude a atraer fondos adicionales en un año por valor de hasta 10.000 millones de dólares por parte de agencias internacionales de desarrollo.

“Si el consumo mundial de energía no cambia de combustibles fósiles a energías renovables, no cumpliremos las metas del Acuerdo de París y millones de familias se quedarán atrás en la pobreza”, afirmó Per Heggenes, director ejecutivo de la Fundación IKEA, citado por Financial Times.

Cambio de enfoque

En este sentido, Heggenes aseguró que es necesario ser honestos y reconocer que el enfoque actual no está generando el impacto que el mundo necesita en el poco tiempo del que disponemos para frenar el calentamiento global.

Por su parte, Rajiv J. Shah, presidente de la Fundación Rockefeller, indicó que la nueva asociación “desbloqueará unos financiamientos y recursos que son esenciales para proporcionar una electricidad limpia y confiable que mejore las vidas y los medios de vida de las personas en todas partes“.

Los partidarios de la DRE sostienen que la caída del precio de la energía eólica y solar, así como de las baterías, proporciona un medio para que las comunidades que se encuentran fuera de la red en las economías en desarrollo accedan a una energía limpia confiable sin tener que esperar a que se expandan las más costosas redes eléctricas nacionales.