1

Curiosos Árboles donde crecen más de 40 tipos de frutas

Conoce la historia de este profesor que hizo de un árbol, una verdadera obra de arte.

Aunque parece sacado de un cuento mágico, este árbol es real. Nació como un proyecto de un profesor universitario, científico y artista estadounidense llamado Sam Van Aken, que decidió unir distintas especies frutales en una sola. Por eso éste es conocido como el “árbol Frankenstein”.

Además de ser muy bonito, en él crecen ciruelas, cerezas, melocotones y otros frutos, ¡juntos!

Mediante injertos precisos, este profesor de arte de la Universidad de Syracuse logró un árbol que puede producir 40 frutas de hueso o drupas distintas (como ciruelas y melocotones). Para esto fue fundamental el consejo y la guía de otros profesionales, y la ventaja natural de que muchos de estos frutales poseen una estructura cromosómica similar, pudiendo unirse en el mismo árbol madre.

El primer árbol fue plantado en el 2011 y se pueden encontrar en Arkansas, Kentucky, Maine, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York y Pensilvania.

Cada uno de estos árboles son verdaderos tesoros de frutas que ya no se encuentran disponibles en el mercado con tanta facilidad. Por eso, además de ser una obra de arte, el proyecto de este profesor se ha vuelto una iniciativa de conservación que, por otra parte, también podría llegar a implicar un ahorro de espacio para las huertas.

En primavera, quienes pasan por delante de alguno de los 16 árboles que ya ha plantado Van Aken pueden disfrutar de sus colores rosas, violetas y blancos, y luego, ¡de sus frutas! Las texturas y colores que se conjugan con los sabores hacen de éste, un árbol único en el mundo.

 




La Flor Más Grande Del Mundo Vuelve A Florecer Luego De Tres Años

Un maravilloso ejemplar de la flor más grande del mundo llamada “aro gigante” ha florecido este miércoles en el jardín botánico de Meise, el cual se encuentra ubicado al norte de Bélgica.

El jardín botánico fue cerrado hace varias semanas por la cuarentena que está viviendo el mundo, pero esto no fue impedimento para que la gigante flor pudiera florecer.

De hecho algunos trabajadores del recinto señalan que la ausencia de curiosos ‘tiene algo que ver’ con este suceso, aunque esto no ha sido confirmado científicamente ni ha sido una declaración oficial del jardín botánico.

A pesar de que el recinto cerró su entrada a turistas y amantes de lo natural, han decidido transmitir el suceso en vivo por redes sociales.

Esta es la afloración número 10 que ha tenido esta planta en Bélgica desde su llegada al jardín botánico, la diferencia es que esta vez los visitantes no podrán sentir su desagradable olor que emite con el objetivo de atraer los insectos que la polinizan.

La afloración de esta especie solo dura un total de 72 horas y florece cada tres años, en los cuales se puede observar sus colores amarillo, fucsia y verde.

Cuando florece esta puede alcanzar hasta los 3 metros de altura, no obstante esta vez se ha quedado en los 2,12 centímetros.

Aquí podrás ver el video completo de la afloración y su transmisión en directo.

Amorphophallus titanum

El aro gigante o bunga bangkai (del indonesio, “flor cadáver”; en la clasificación científica Amorphophallus titanum, literalmente “falo amorfo titánico”) es una planta herbácea, tuberosa que produce una inflorescencia en espádice llamada a veces “la flor más grande del mundo”; en mayo del 2003 la Universidad de Bonn (Alemania) presentó un ejemplar vivo de 2,74 m de altura. Y tiene un peso de 278 libras.

Esta especie es originaria de las selvas tropicales de Sumatra (Indonesia), y además de su extraordinario tamaño, posee otra característica que la hace única: desprende un fétido olor a carne podrida, lo que impide estar cerca de ella por mucho tiempo. Por esta razón se la ha denominado “flor cadáver”.

La función de este desagradable aroma es la de atraer insectos polinizadores para que se encarguen del intercambio de polen necesario para su reproducción; atrae moscas que buscan cadáveres en los que depositan sus huevos, de los que saldrán luego larvas saprófagas.