1

10 fantasías sexuales más comunes entre las Mujeres

La imaginación femenina es muy creativa, sus fantasías están detalladas con toda claridad.

Las fantasías femeninas pueden incluir elementos y situaciones cotidianas, pero siempre irán acompañadas de todo tipo de detalle. La búsqueda de juegos nuevos para alcanzar sus expectativas y conseguir nuevos placeres es también un enfoque que se repite. El imaginario erótico femenino es muy amplio, y para muestra un botón.

1. HACER UN TRÍO

Sí, el trío es la archiconocida fantasía erótica masculina, pero no nos engañemos: tanto ellos como ellas sueñan (a veces) con poder hacer un trío. Sin embargo, entre ellxs hay ligeras diferencias en el “cómo” y “con quién”.

Ellxs se imaginan siendo la parte dominante entre otras dos personas, que a su vez suelen jugar entre ellas durante la fantasía. Sin embargo, ellas se suelen imaginar acompañadas por dos personas con pene y no siempre su pareja está invitada a la fiesta.

La fantasía por excelencia resulta tan estimulante porque combina diferentes factores que juntos multiplican el placer: la posibilidad de cambiar de pareja junto con la opción de estar con alguien desconocido, o recibir las atenciones de dos personas a la vez… Si siempre has querido participar en un trío pero tienes dudas y preguntas, te contamos todo lo que necesitas saber en nuestro artículo sobre cómo hacer un trío. En este caso, tres no serán multitud. 

2. INTERCAMBIO DE PAREJA

El intercambio de pareja real es algo que cada vez está más extendido. Pero el paso previo es, quizá, imaginarlo y fantasear con la idea. Al igual que los tríos, este tipo de fantasías te permite compartir juegos con alguien desconocido o con más de una persona a la vez.

Si os animáis a llevarlo a la práctica te recomendamos hacer un ejercicio muy importante de comunicación con tu pareja. Dejad claro qué es lo que estáis dispuestos a aceptar y qué no, poned unas reglas antes de llevarlo a cabo. La idea, como siempre, es que disfrutéis teniendo en cuenta la implicación emocional que los intercambios de pareja conllevan. Todo es válido si todo el mundo está de acuerdo.

3. SEXO EN UN LUGAR PÚBLICO

Otra de las fantasías recurrentes en el imaginario erótico femenino, es la que involucra lugares públicos que aportan un plus de peligro. Por ejemplo, el capó de un coche, la playa, el ascensor, el probador de la tienda en la que estás…

¿Por qué es tan común esta fantasía? Son varios los factores que se unen en este tipo de fantasías: el morbo de lo prohibido (para los despistados, recordemos que es ilegal mantener sexo en lugares públicos), la posibilidad de que alguien te vea, la inmediatez de la acción (un “aquí te pillo aquí te mato” para calmar las ganas) … Para ellas es importante el “Dónde” como elemento pasivo de la fantasía. El lugar en el que ocurre la acción es un actor protagonista más dentro de la historia que hay su mente.

Una variante de esta fantasía es usar juguetes eróticos, por ejemplo un Satisfyer o un huevo vibrador, en lugares públicos. Puede hacerse de forma muy dicreta discreta y puede ser muy excitante.

4. SEXO CON UN CONOCIDO

Seamos sinceros ¿quién no tiene algún conocido al que le haríamos un favor? Ese amigo de toda la vida, tu profesor, el psicólogo, el monitor de pilates, tu jefe… Las posibilidades son tan amplias como lo sea tu círculo de conocidos, y conforme tu círculo se amplía las posibilidades de seguir fantaseando también lo hacen. Es completamente normal fantasear con alguien cercano al que consideramos atractivo, más aún si alguna de las partes tiene pareja ya que entonces entra en la ecuación la variante de lo prohibido que tanto excita.

5. SER OBSERVADA U OBSERVAR

Ya hemos comentado lo que gusta fantasear con el sexo en lugares públicos, y seguramente la recurrencia de esta fantasía se deba al morbo de que nos pillen. Que puedan descubrirnos y observarnos mientras obtenemos placer nos deja en una situación de dominación por encima de la persona que nos observa. Tenemos el poder en ese momento, y le enseñamos lo que queremos que vea. Nos gusta ser observados, ser exhibicionistas por una vez.

Si le damos la vuelta a la situación, también resulta muy excitante imaginarte observando escenas prohibidas al otro lado de la puerta (es lo que conocemos con el término francés de vouyerismo). El ser humano es curioso por naturaleza. ¿Te haces una idea en tu mente sobre a quién te gustaría poder observar? Sin embargo, observar a otros en tus fantasías puede ser el paso previo para fantasear tú mismx con el tipo de experiencia que estás observando. Quizá aún no te atrevas a practicar, pero sí que sientas curiosidad.

6. SEXO EN GRUPO

En las fantasías de sexo en grupo tienen cabida todos los subtipos de fantasías que queramos incorporar: sexo con desconocidos, con conocidos, ejerciendo diferentes roles…

La fantasía de participar en una sesión de sexo en grupo suele ser de las que apartamos en el cajón de las anheladas por parecernos irrealizable. Es posible que no tengas la suficiente información sobre dónde y cómo se realizan, o porque pienses que puestos a llevarla a cabo no sea todo tan ideal como has imaginado en tu mente… Ten en cuenta que mantener sexo con varias personas a la vez requiere de cierto nivel de preparación física para poder mantener el ritmo. Sea como sea, pensar en ello siempre es el primer paso para poder llevarlo, siempre que sea algo que tú desees.

7. SER DOMINADA O DOMINAR

En las fantasías en las que la persona con vulva ejerce el rol de sumisa (ser dominada), se fantasea con recibir órdenes por parte de un amo y ejecutarlas sin contemplación para proporcionarle placer. Dependiendo del grado de la fantasía y el atrevimiento se puede llegar a fantasear con el placer propio a través del dolor físico. Se tiene la creencia de que las personas que tienen fantasías de sumisión suelen ser controladoras en su vida real, y se excitan al pensar que no son ellas las que tienen el mando en esas situaciones.

En las fantasías con rol de dominante, se fantasea con ordenar y hacer cumplir tus deseos a alguien que presente sumisión hacia ti para obtener tu propio placer. Tendrás a la otra persona a tu merced y podrás hacer con ella lo que quieras (dentro de los límites de seguridad establecidos).

En los últimos años han proliferado numerosos libros y películas cuyo tema principal es la dominación, consiguiendo acercar esta temática hacia el gran público para el que hasta ahora no era tan conocida. La mejora forma de poner en práctica esta fantasía es iniciarse en el mundo de las ataduras y la inmovilización aprendiendo los nudos bondage para principiantes.

8. SEXO CON OTRA PERSONA CON DIFERENCIA DE EDAD

Fantasear con alguien con una gran diferencia de edad también suele ser recurrente, ya sea con alguien mucho mayor que nosotros o con alguien menor. Tendemos a pensar que una persona de más edad puede aportarnos conocimientos o maneras de hacer nuevas y mejores, ya que debería de tener más experiencia.

Sin embargo, cuando fantaseas con alguien más joven, estás anhelando transmitir tu saber hacer sexual hacia esa persona más inexperta, demostrar que estás en una posición de poder y que tienes el control de la situación. Quieres enseñarle todo lo que sabes y lo que puedes conseguir.

9. SEXO CON OTRA PERSONA CON VULVA SIENDO HETEROSEXUAL

Una de las fantasías femeninas más habituales pasa por tener relaciones con otra persona con vulva. Son numerosas las teorías que afirman que todos nacemos con una bisexualidad latente, pero que el contexto social y cultural nos reprime. Sin embargo, tener fantasías con otra persona con vulva no significa necesariamente que seas bisexual, sino que la experiencia con una persona con vulva te despierta curiosidad. Recuerda que en tu mente está permitido hacer todo lo que quieras, te lo puedes permitir. Si decides hacer realidad esta fantasía te recomendamos echar un ojo a los juguetes específicos para parejas lésbicasporque pueden convertirse en grandes aliados. 

10. SEXO CON UN EXTRAÑO O FAMOSO

Muchas personas con vulva se excitan al imaginarse con alguien con el que no tienen ningún vínculo. Puede ser alguien que forma parte más o menos de tu día a día (el chico que te trajo la pizza anoche, el policía que dirige el tráfico por las mañanas, alguien que va contigo en el mismo vagón de tren…) y con el que te imaginas sin apenas conoceros.

También se dan fantasías con personas famosas a las que se admira, todos tenemos un amor platónico en secreto: tu cantante favorito, ese presentador de la televisión, el prota de la serie de los viernes… El sentido de la admiración mezclado con el placer del momento de estar con tu ídolo puede ser una combinación explosiva.