Unilever busca que todos los trabajadores de nuestra cadena de suministros ganen un salario digno

  • La desigualdad mundial está destruyendo la confianza en las instituciones, fracturando la sociedad y frenando el progreso económico.
  • Las empresas son un motor de prosperidad que puede mejorar la vida de miles de millones de personas en todo el mundo.
  • Unilever ha anunciado su compromiso de garantizar que todas las personas que suministran directamente bienes y servicios a la empresa ganen al menos un salario o un ingreso digno para 2030.

El capitalismo está cambiando, evolucionando para que nuestros sistemas basados en el mercado se basen en sus fortalezas históricas para incentivar resultados que sean mejores para las personas, el planeta y nuestra economía. Pero el ritmo actual de cambio no es lo suficientemente rápido. Los dos mayores retos colectivos a los que nos enfrentamos -la desigualdad social y el cambio climático- siguen empeorando, no mejorando.

En 2020 se produjo un gran aumento de las empresas que asumieron compromisos de emisiones netas de carbono, y aún queda mucho por hacer en ese frente. En 2021 veremos cambios en los compromisos de las empresas para abordar además la desigualdad social. La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto la profundidad de este problema, ampliando la brecha para muchos. Es hora de actuar.

La desigualdad no es un juego de ganadores y perdedores; todos estamos perdiendo. La desigualdad destruye la confianza en las instituciones, incluidas las empresas, fractura la sociedad y frena el progreso económico.

Estoy convencido de que las empresas pueden ayudar a atajar la arraigada desigualdad social. Las empresas son el motor de la prosperidad que puede mejorar la vida de miles de millones de personas en todo el mundo. Pero para ello, las empresas tienen que actuar de forma que esa prosperidad se reparta de forma más equitativa. En pocas palabras, hay demasiadas personas que no cobran lo suficiente. Reciben una parte injusta del valor que crean, y eso debe cambiar.

Compartir el valor de forma justa

El 21 de enero, Unilever anunció un amplio conjunto de nuevos compromisos para hacer frente a la desigualdad social, elementos clave de nuestro modelo de negocio multipartito. Entre ellos se incluye el compromiso de garantizar que todas las personas que proporcionan directamente bienes y servicios a Unilever ganen al menos un salario o un ingreso digno para 2030.

Destaco este compromiso específico porque sabemos que su consecución requerirá la acción colectiva de las empresas, los gobiernos, la sociedad civil, los sindicatos y el mundo académico. Tendremos que impulsar este cambio sistémico a una escala nunca vista.

Aumentar los ingresos de las personas peor pagadas del mundo puede generar enormes beneficios en términos de salud, educación, igualdad de género y calidad de vida. Los empresarios verán una mayor productividad y compromiso, una menor rotación de personal y una base de consumidores más próspera. Todo ello redundará en beneficio de los resultados económicos locales, nacionales y mundiales.

Acción colectiva para un bien colectivo

En los últimos cinco años hemos trabajado duro para mejorar los medios de vida de millones de personas en nuestra cadena de valor a través de programas de ayuda a los pequeños minoristas y a los pequeños agricultores.

Aunque hemos mejorado las vidas y los medios de subsistencia de millones de personas, no hemos cambiado el juego ni hemos creado el cambio sistémico más amplio al que aspirábamos. Nuestra ambición final es que todos los integrantes de nuestra cadena de valor ganen un salario o ingreso digno, al igual que nuestros propios empleados.

Sin embargo, para llegar a esta nueva normalidad, necesitamos un cambio transformacional, uniendo las fuerzas de todos los sectores para conseguirlo. Un primer paso será crear metodologías de salario digno fiables, escalables, transparentes y comparables, así como una mejor visibilidad de los datos sobre el salario digno para elevar el nivel mínimo en todos los sectores y países.

El cumplimiento de este compromiso no va a ser fácil; no tenemos todas las respuestas y, sinceramente, la magnitud del reto me pone nervioso. Sin embargo, estoy convencido de que es lo correcto, tanto moral como económicamente, y me consuela el hecho de que tenemos amigos en Patagonia, L’Oreal, Nestlé y otros que ya han iniciado este camino.

A medida que el capitalismo evolucione, una distribución más equitativa del valor se convertirá en una característica central y los salarios dignos como umbral mínimo se convertirán en la norma. Sin embargo, las normas no surgen sin más, sino que se crean, y creemos que las empresas líderes que impulsen esta agenda serán las empresas de éxito del futuro.

Tomado de https://es.weforum.org/