Yate eléctrico solar diseñado por Cupra, propulsado por la plataforma MEB de Volkswagen

Así es el nuevo proyecto de los yates eléctricos diseñados por Cupra, propulsados por los componentes de la plataforma MEB, alimentados por baterías de electrolito sólido de Quantum Scape y que se recargan con la tecnología de paneles solares de Silent-Yatch.

Silent-Yatchs es reconocida en el sector de la navegación de lujo por crear embarcaciones únicas, movidas por sistemas eléctricos, y totalmente sostenibles, ya que se alimentan de energía solar.

Ahora anuncia una colaboración especial con el Grupo Volkswagen para que los paneles solares de la cubierta de sus yates alimenten los mismos componentes que integran la plataforma modular MEB que emplean los coches eléctricos del grupo alemán.

Además, será Cupra, la empresa segregada de Seat, la que se encargue de diseñar esta nueva serie de yates de lujo.

Michael y Heike Köhler, los dos fundadores de Silent-Yatchs, han aprovechado su experiencia en la navegación para crear un sistema solar eléctrico par la propulsión náutica.

En base a ella, han desarrollado con éxito cuatro yates solares eléctricos completos, el SILENT 55, el SILENT 60, el SILENT 64 y el SILENT 80.

Tras poner en pie nuevos astilleros en Tailandia e Italia y con 31 catamaranes eléctricos en proceso de construcción cuya entrega está prevista para este año, ahora anuncian una nueva etapa en colaboración con el Grupo Volkswagen, que no solo se basa en el empleo de su tecnología, sino que también ayudará en el diseño de los yates.

Para Köhler, “este emocionante proyecto dará como resultado algo realmente emocionante”.

Los barcos de Volkswagen y Silent-Yatchs

Por ahora no se han revelado muchos datos técnicos sobre la configuración de esta nueva gama de embarcaciones eléctricas solares. La idea general es que los paneles solares de Silent-Yatchs alimentarán los componentes eléctricos de la plataforma MEB de Volkswagen.

En este acuerdo además también será importante la relación del grupo alemán y QuantumScape, que se remonta a 2012, cuando realizó su primera inversión de 100 millones de dólares a los que sumó a principios de 2020 un aporte adicional de 200 millones más.

Las baterías en estado sólido que se anuncian para ser implementadas en 2025 en sus coches también tienen posibilidades de alimentar el sistema de propulsión de estos yates eléctricos.

Esta no es la primera vez que un fabricante de automóviles utiliza sus baterías para propulsar un barco eléctrico.

En 2017, BMW llegó a un acuerdo con Torqeedo, un fabricante líder a nivel mundial de sistemas de propulsión eléctrica e híbrida para barcos, para suministrar los paquetes de baterías de su modelo eléctrico i3 a su gama de embarcaciones formada por lanchas, veleros, taxis acuáticos y otros barcos comerciales.

Sin embargo, el concepto modular que acoge este proyecto de colaboración entre Volkswagen y Silent-Yatchs es nuevo en este campo.

La participación de Cupra

Según la propia Volkswagen, la plataforma MEB “conduce a cambios fundamentales en el diseño de la carrocería, el diseño interior, y las especificaciones del sistema de propulsión de nuestros coches eléctricos”. Esa podría ser la razón por la que Cupra participa en el diseño. 

El concepto del yate que desvela el comunicado muestra el logotipo de la compañía en la embarcación. Si bien el diseño de un barco es totalmente diferente al de un automóvil, la experiencia de Cupra en la instalación de la plataforma MEB en vehículos de cuatro ruedas es imprescindible para implementarla con éxito en un vehículo que se propulsa mediante hélices.